Para 2018, más del 80% de las grandes empresas usarán una cloud híbrida

La nube híbrida se ha convertido en una de las soluciones preferidas por las empresas, pues permite a las organizaciones integrar un mecanismo público y privado para obtener capacidad extra de procesamiento. De esta manera, en un entorno híbrido, es más sencillo mover los datos con agilidad, algo que es de gran importancia para las organizaciones. Dado que los datos son el activo principal de los negocios, la decisión sobre dónde ubicarlos en cada etapa de su ciclo es clave”, indica Alberto Belle, Research Manager de IDC.

Así mismo, utilizar este servicio ha sido de gran utilidad para el sector empresarial debido a que plantea mejoras, evoluciones o nuevos entornos con inversiones bajas, lo que permite a las organizaciones ganar flexibilidad y agilidad.

Los beneficios que mencionamos anteriormente se han visto reflejados en la adopción que tiene esta tecnología en la actualidad. Incluso, según el informeGestión de la información y continuidad de negocio en entornos de cloud híbrida” realizado por la firma IDC, cada día más empresas han decidido evolucionar hacia una combinación de diferentes modelos de tecnología para hacer sus negocios mucho más eficientes. De esta manera, el modelo outsourcing o TI in-house tradicional está perdiendo peso en favor de modelos de servicios flexibles.

Por lo anterior, IDC reveló que para 2018, el presupuesto de TI destinado a la TI tradicional in-house va a pasar del 57% al 43%, y la diferencia de presupuesto será destinada a adquirir modelos cloud. “Más del 80% de las grandes empresas utilizarán entornos de cloud híbrida dentro de dos años”, indicó la firma.

Los beneficios de la nube híbrida

La nube ofrece un mayor control a las compañías no solo para poder proteger su información, sino también para poder aprender de los atacantes. Es así como, por ejemplo, con una tecnología de punto final basado en la nube, los cibercriminales pueden adquirir el software del sensor de endpoint.

Las ventajas que ofrece la nube híbrida son muchas, empezando por una mayor seguridad en la plataforma para desarrollar aplicaciones, una operabilidad sin dificultades, permitiendo implementar desarrollos en la plataforma, y finalmente, concediendo agilidad y rentabilidad a la hora de migrar nuevas aplicaciones.

Por otra parte, la seguridad es una de las más grandes prioridades para las organizaciones, debido a que la información clave sale cada vez más de su entorno, especialmente con el auge de tendencias como el BYOD o el Teletrabajo.  En este punto, la nube híbrida resulta ser muy útil, pues ofrece un mayor control a las compañías no solo para poder proteger su información, sino también para poder aprender de los atacantes. Es por esto que, de acuerdo con IDC, la mayoría de las organizaciones aprecia que los recursos dedicados a la seguridad por parte de sus proveedores son mayores que los que pueden destinar internamente. Con esta solución, las personas pueden gestionar activos remotos de forma fácil y la empresa también ahorra presupuesto en mantenimiento o en proteger una consola de administración.

Además, es importante recordar que las soluciones en la nube fueron creadas para prevenir vulnerabilidades, pues la mayoría de sus desarrolladores ejecutan simulacros de ataques y observan las tácticas que utilizan los criminales. De esta manera, la primera vez que se registra un ataque, la solución en la nube lo analiza e impide que se pueda realizar de nuevo.

Por lo anterior, IDC también reportó que el 68% de las empresas considera que los proveedores de soluciones TI en la nube son más seguros que el propio departamento de TI que tienen en su compañía.

Imagen @Perspecsys, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER