¿Por qué las empresas deben actualizar sus redes para subirse a la Nube?

Día a día más compañías quieren implementar soluciones en la Nube no solo para reducir gastos y escalar, sino también para ser más ágiles y competitivas en su campo. La acogida de esta tendencia ha sido tal que incluso, de acuerdo a Cisco, más de cuatro quintas partes de todas las cargas de trabajo serán procesadas por centros de datos en la nube para el año 2019, con los datos de nube de IP globales representando el 83% de todo el tráfico IP.

A lo anterior tenemos que sumarle que de acuerdo a un reciente estudio de Gartner, una política corporativa contraria a la Nube será tan rara como una política de no usar Internet en 2020. Por lo general, la solución preferida por las empresas es la nube híbrida, gracias a que permite a las organizaciones integrar un mecanismo público y privado para obtener capacidad extra de procesamiento. De esta manera, en un entorno híbrido, es más sencillo mover los datos con agilidad, algo que es de gran importancia para las organizaciones. Por eso, de acuerdo a Gartner, el modelo híbrido será el más común de todos, involucrando siempre servicios de nube pública en la estrategia general pero con una base de sistemas propios para las aplicaciones más críticas.

Aunque hasta aquí todo suene color de rosa, las empresas que están implementando estas soluciones están dejando de lado un tema muy importante: un enfoque metódico para la actualización de sus infraestructuras de red. El rápido crecimiento de las Nubes híbridas hace que, al no tener una red optimizada para soportar el tráfico, las organizaciones puedan incurrir en un grave descuido que podría impedir el rendimiento e introducir inestabilidad.

Para que lo anterior no ocurra, las empresas tienen que tener en cuenta consideraciones como las siguientes, recomendadas por el sitio web TechTarget:

  • ¿Los equipos de red optimizan el tráfico en función del tipo de carga de trabajo?
  • ¿Es robusta la infraestructura de red, y tiene la organización herramientas para garantizar la estabilidad y la seguridad de la red?
  • ¿La red proporciona una experiencia consistente y de alto rendimiento para el usuario final?
  • ¿Se ha comprometido la organización con tecnologías emergentes, tales como redes definidas por software, para mejorar su inversión en la nube?

Claves para tener redes óptimas

Como les comentábamos antes, es importante tener una infraestructura de red actualizada para que las empresas puedan subirse a la Nube sin inconvenientes. Para ello, una de las claves que tenemos que tener en cuenta es la capacidad de gestión. Aunque en principio las empresas buscan migrar las cargas de trabajo de las aplicaciones en las instalaciones a los recursos en las nubes, fuera de las instalaciones, los expertos aseguran que es importante optimizar las redes para obtener un mejor manejo del entorno.

Por otro lado, no podemos olvidarnos de la seguridad. Este aspecto no solo es importante para asegurar que los recursos de la Nube estén protegidos, sino que también es importante revisar que estén disponibles. Recuerda que, como lo dice la experta Amy Larsen DeCarlo, la naturaleza virtual y altamente distribuida de la computación en la Nube oscurece la visibilidad y hace desafiante la identificación y el aislamiento de las amenazas.

Imagen @Campus Party Europe in Berlin, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

1 comentario a esta entrada.
  1. Lo malo que en España por ejemplo, la tecnología parece que avanza muy lento en tema de infraestructura. Cuando en el resto de Europa se tienen conexiones mejores y más baratas. Aquí son de las más caras en relación.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER