Del cine a la educación: el nuevo reto de la enseñanza es en 3D

El primer contacto que se realizó entre humanos y personajes en tercera dimensión se efectuó para un fin lúdico, los videojuegos fueron quienes conquistaron e invadieron los primeros espacios en los grupos familiares. Tras el auge de técnicas cinematográficas y de animación, el 3D llevó a las familias a las salas de cine para vivir nuevas sensaciones por medio de una historia. Pero ¿se pensó en el 3D como mecanismo y herramienta tecnológica digital para transmitir conocimientos?

Existen algunas plataformas en línea, como Second Life,  que le permite a sus visitantes identificarse con un rol y relacionarse con otros usuarios y objetos. Algunos modelos de e-learning estarían enfocados en seguir los mismos pasos de estos entornos virtuales, con la integración de herramientas visuales y auditivas, que le ofrece a los usuarios un panorama de observación y exploración a la hora de abordar un tema con cierto interés de aprendizaje.

Dentro de las ventajas que ofrece una metodología como la enseñanza por medio de la tercer dimensión, existe la posibilidad de hacer impredecible los desafíos que también ofrece el mundo real, lo que haría la experiencia de aprender más al azar.

Asimismo, los entornos virtuales fortalecen al alumno ante situaciones en las que se pueden poner a prueba diferentes habilidades a la vez, tanto física, interpersonal o cognitiva. Es decir, que las plataformas 3D se convierten en una herramienta o punto de encuentro para desarrollar destrezas en una experiencia integral.

¿Cuándo usar una plataforma virtual para educar?

Aunque un entorno virtual podría ejecutarse en diferentes áreas del conocimiento, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos a la hora de involucrar una plataforma 3D en el proceso de aprendizaje:

  • Cuando es necesario que el alumno conozca un espacio específico determinado.
  • Donde  se pone a prueba la capacidad para enfrentar situaciones al azar.
  • Donde el fracaso en el mundo real lleve a una consecuencia extrema, por ejemplo, la simulación de operaciones militares.

La piedra en el zapato que surge a partir de los proceso de aprendizaje a través de tecnología 3D son los siguientes:

  • Infraestructura tecnológica: Una aplicación 3D requiere de una tecnología que algunas empresas no podrían soportar fácilmente, CPU, memoria de alta gama, procesador gráfico, entre otros.
  • Actualización: como en cualquier otro mecanismo de aprendizaje, deberán existir nuevos personajes y nuevos escenarios, es decir nuevos retos para los alumnos.
  • Usabilidad: La plataforma y el entrono 3D no debe convertirse en una barrera para las personas que no se encuentran dentro del público objetivo de la plataforma.

Imagen @fdecomite, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER