Cómo los MOOC están transformando el escenario del e-learning corporativo

Los cursos masivos, abiertos y online (MOOC, por las siglas en inglés) fueron el tema estrella en el mundo de la educación y la tecnología en 2012 y lo han seguido siendo en 2013. Pero si en 2012 fueron un tema ante todo ligado a la educación formal y superior, este año han pasado varios sucesos en la historia de los MOOC que apuntan a que éstos están transformando el escenario del e-learning corporativo.

Uno de los más importantes ha sido el giro de Udacity desde el mercado de la educación superior hacia el del aprendizaje corporativo, con acuerdos con empresas tecnológicas como Google, Autodesk, Intuit, Nvidia, Salesforce.co, AT&T o Cloudera para la formación no sólo de posibles candidatos a trabajar en estas empresas sino también de empleados de las mismas. Respecto a los grandes proveedores tradicionales de soluciones de aprendizaje corporativo (Blackboard, Desire2Learn, SAP) y la comunidad de Moodle (el gestor de aprendizaje más popular cuando de software libre se trata), este año todos se han unido a la fiesta y han lanzado sus plataformas MOOC: Learn Moodle, MOOCs Powered by Blackboard, Desire2Learn Open Courses y OpenSAP.

La diferencia tecnológica

El componente masivo de los cursos requiere que el coste de servicio de la hora de aprendizaje sea excepcionalmente bajo. No es de extrañar pues que las nuevas plataformas estén alojadas en la nube y construidas sobre una infraestructura que pueda escalar de forma fácil y barata hacia arriba o abajo para responder a la demanda del mercado de cada momento. Así, las plataformas Futurelearn y Canvas están construidas sobre el framework Ruby on Rails, EdX sobre Django (un framework de Python), Coursera sobre Django, Python y PHP/MuSQL y Udacity sobre Google Apps que a su vez es un framework de Python. Todos ellos cuentan con arquitectura MVC cuya principal ventaja consiste en la agilidad de desplegar nuevas versiones. Esto, unido a la capacidad de escalar que aporta la nube, hace que las nuevas plataformas sean más competitivas en costes que las de la generación anterior (como las mencionadas Blackboard, Desire2Learn, SAP y Moodle).

La relación oferta-demanda

Adecuar la oferta formativa a la demanda real del mercado y de las empresas ha sido tradicionalmente uno de los grandes retos del e-learning corporativo. Y aunque existen soluciones  para este desafío, como los cursos y hasta universidades in-house de las grandes empresas, ahora al reto de que los empleados necesitan formarse más que antes se suma otro: que se quedan en la empresa menos tiempo que antes. En este contexto, la inversión en el aprendizaje continuo de los empleados se convierte en un problema para las empresas que necesita nuevas soluciones. El reciente giro de Udacity, abandonando las disciplinas académicas y poniendo el foco en formar en competencias y habilidades concretas demandadas en el mercado laboral mediante cursos financiados por empresas como Salesforce.com o Google que luego seleccionan tanto empleados nuevos del pool de personas que completan los MOOC como piden a empleados actuales que completen un MOOC, va precisamente en esa dirección.

La integración del aprendizaje a lo largo (y ancho) de la vida

Con su nuevo enfoque de los MOOC –un término que al fundador Sebastian Thrun parece que ni siquiera le gusta– Udacity podría convertirse en un proveedor de formación online con una oferta efectiva de aprendizaje a lo largo de la vida, integrando educación superior formal –como el Máster en Ciencias de la Computación, el primer máster completamente acreditado en formato MOOC, financiado en parte por AT&T y en parte por los estudiantes– y cursos de certificación de competencias concretas –como el curso Introducción a Hadoop y MapReduce, financiado por Cloudera, disponible en abierto y en cuyo caso el alumno solo paga si quiere obtener el certificado. Se trata de un enfoque que, bien implementado, tiene el potencial de superar mitos del aprendizaje –como separar el lugar donde se aprende del lugar donde se debe aplicar lo aprendido–que no hacen más que dificultar del aprendizaje.

Conclusión

Udacity no es el único ejemplo para los MOOC como parte del escenario del e-learning corporativo. La cursos ofertados en la plataforma Udemy –desde gratuitos hasta cursos que cuestan 500 dólares estadounidenses– también sirven este mercado. Otro ejemplo es la multinacional metalúrgica Tenaris, que integra los MOOC de EdX en los itinerarios formativos articulados en su universidad corporativa a través del cual proporciona cursos para 27.000 empleados. Los MOOC aportan elementos innovadoras, tanto tecnológicas como pedagógicas, al aprendizaje en general y al e-learning en particular y por eso influyen y seguirán influyendo también en la evolución del e-learning corporativo.

Imagen @algogenius, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER