Desestimulación virtual, una amenaza en el aprendizaje digital de las empresas

El auge de internet y los dispositivos móviles ha cambiado considerablemente el panorama de varios sectores, y desde luego el de la educación no podía ser una excepción. En la actualidad, estamos en una era digital donde se motiva y promueve el uso de las tecnologías de la información y la comunicación para mejorar el aprendizaje. Incluso, muchos centros educativos, colegios y universidades han invertido en la preparación de los centros para trabajar apoyados en estas herramientas.

Aunque en un principio el problema estaba en que no teníamos los suficientes recursos al alcance para incluir la tecnología y el mundo digital en la educación, actualmente existe una excusa común entre los docentes: “las herramientas no siempre funcionan” o peor aun “yo ya no estoy para tantas innovaciones”. Esta frase es lo que se llama “Desestimulación virtual”, pues el docente no es consciente de la importancia que tiene empezar por capacitarse él mismo para poder implementar estas herramientas para mejorar la educación en las aulas.

De esta manera, en lugar de comenzar a formarse, prefiere estancarse perjudicando a otra generación de alumnos y alumnas que son “nacidos digitales” y la escuela no les da la respuesta pertinente a sus necesidades. Desde luego, la solución a este problema es estar dispuesto a la constante formación, valorar el trabajo que se tiene como docente y entender que con el uso de las nuevas tecnologías pueden disfrutar ambos protagonistas del proceso de enseñanza-aprendizaje: el docente y el estudiante.

En la actualidad por ejemplo, en Europa los docentes y las instituciones educativas se preocupan porque sus clases salgan al mundo virtual, pues tienen en cuenta que la  versatilidad de estas herramientas no solo abarca escribir en una plantilla sino que también permite a los estudiantes hacer visitas virtuales a museos de cualquier parte del mundo. “Esto es lo que le estamos negando a los alumnos de infantil, simplemente por falta de interés”, indica la docente Cristina Picazo Bencandil, en el blog tiching.com.

Lectura digital: una herramienta para la virtualidad en las aulas

La lectura digital se ha venido abriendo campo como una de las principales herramientas para traer la virtualidad a las aulas de clase. Incluso, los autores de la publicación Hacia una antropología de los lectores, dirigida por Néstor García Canclini y editada por Fundación Telefónica México, aseguran que “hay vida para la lectura más allá de las bibliotecas y librerías. Hay vida para las bibliotecas, librerías y editoriales si se reinventan como editores, en el sentido de organizadores de textos y otros recursos de conocimiento y entretenimiento de acuerdo con esta etapa del desarrollo sociocultural y tecnológico”.

Por otra parte, según el docente y experto Jordi Jubany, la lectura digital no desplaza a la de papel, sino que por el contrario, la complementa. Al disfrutar de las dos y combinarlas, las personas pueden aprovechar una biblioteca casi infinita de producciones multimodales en las que se pueden combinar textos escritos y orales, imágenes y recursos como diccionarios, enciclopedias o traductores. Además, la lectura digital también les permite socializar sus experiencias lectoras en foros, blogs o redes sociales con cientos de lectores de diferentes países del mundo.

“No hay duda que incorporar dispositivos móviles en la educación provoca nuevas interacciones y puede posibilitar la creación de ambientes significativos de aprendizaje.  El futuro de la educación digital es el ahora”, afirma Juan Andrés Beltrán Sarmiento, jefe de educación y conocimiento de Fundación Telefónica – Educared Colombia.

Imagen @Janitors, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER