Gamificación, una herramienta para mejorar el aprendizaje en las empresas

Con el paso de los años los videojuegos han empezado a tener otros usos que van más allá del entretenimiento. El aprendizaje lúdico los ha acogido como una herramienta relevante para las grandes empresas y para el sector de la educación, pues consigo llevan la labor de motivar a los empleados en su trabajo diario y a los niños en los colegios a aprender de una forma más entretenida.

Y es que precisamente el objetivo de esta técnica, conocida como gamificación, es resolver problemas prácticos y lograr el compromiso en una actividad o proyecto por parte de un grupo específico de personas. Por eso además de aportar conocimiento, esta herramienta “engancha” a los alumnos para estimular el autoaprendizaje y el interés por seguir aprendiendo o profundizando en ciertos temas.

Pero esta técnica no solo es utilizada en los entornos educativos. De acuerdo a Telefónica, lo que ahora está empezando a generalizarse es la aplicación de conceptos y bases de los juegos para su aplicación en entornos no lúdicos, esto con el fin de atraer la atención de las personas y motivarlos a completar las tareas de manera óptima. Además, la gamificación también busca introducir en procesos de negocio, la predisposición natural de los seres humanos a aprender; el deseo de superación y de triunfar. En otras palabras, la gamificación trata de aplicar las técnicas del juego y del diseño del juego al servicio del aprendizaje.

Gamificación en los procesos empresariales

Esta técnica ha ganado tanta popularidad en los negocios que incluso Gartner indicó en el 2015, que el 50% de las organizaciones basadas en la innovación habían gamificado alguno de sus procesos para estimular el ciclo de retorno de información.

Aunque todo esto suena tan interesante, es importante tener en cuenta algunas bases para implementar esta tendencia en los negocios. Por ejemplo, hace algún tiempo en Reporte Digital les hablamos de la importancia de la Teoría de la Autodeterminación en este sentido, pues los principios de dicha teoría nos ayudan a entender cómo funciona la motivación de las personas en la toma de decisiones sin ningún tipo de influencia externa, un elemento fundamental a la hora de intentar motivar a los usuarios a través de estrategias de gamificación. El relacionamiento, la competitividad y la autonomía, son esos tres factores clave que se deben tener en cuenta antes de utilizar la gamificación en una organización.

Gamelearn, una plataforma de game-based learning 

En la actualidad existen soluciones como Gamelearn, que se ha convertido en la plataforma de formación más premiada del mundo. Su metodología integra elementos de gamificación, avanzados simuladores y contenidos teóricos de máxima calidad en un videojuego para motivar al aprendizaje. Desde que fue lanzado, 9 de cada 10 alumnos que han probado los videojuegos de Gamelearn los han finalizado.

Debido a que el 58% de la población asegura que juega videojuegos, el informe Global Market for Game-based Learning 2016-2021 de Ambient Insight, estima que en los próximos cinco años la gamificación se convertirá en el modelo de enseñanza con el mejor índice de crecimiento.

En síntesis, las principales fortalezas que aportan los videojuegos en los procesos de aprendizaje tienen que ver con su alto nivel de atracción, las posibilidades que ofrecen al elevar la motivación de los alumnos o empresarios, y su capacidad para incrementar la retención de los conceptos aprendidos.

Imagen por @Sergey Galyonkin, distribuida con licencia Creative Commons CC BY-NC-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER