3 propuestas interesantes para trabajar la inteligencia emocional en las aulas [Te Interesa Conocer]

La inteligencia emocional (IE) se conoce como la capacidad de identificar, comprender y manejar las emociones, o en otras palabras, la disposición que tenemos para tratarnos bien y tratar bien a los demás. De acuerdo al blog de educación Tiching, la IE aumenta el bienestar de los alumnos, se reducen los conflictos escolares para así lograr resolverlos de una manera más asertiva.

Sin embargo, el mayor problema que existe en la actualidad es que en la mayoría de instituciones educativas, los alumnos carecen de estas características, no saben cómo identificar las emociones, cómo reconocerlas y mucho menos cómo gestionarlas. Aunque estas competencias casi siempre se dan por adquiridas, a veces no están lo suficientemente desarrolladas.

Para poder reforzar este tema, las instituciones deberían dedicar unas sesiones a explicar cuáles son las emociones básicas (la alegría, tristeza, asco, enfado, miedo y sorpresa), enseñar cómo pueden identificarlas y qué hacer cuando las identifican. En este punto se preguntarán ¿cómo pueden hacerlo? Pues bien, existen diferentes herramientas que, de acuerdo a Tiching, pueden llegar a ser muy útiles para reforzar este tema en las aulas.

1. Videos: Esta puede llegar a ser una excelente herramienta de aprendizaje, en forma de juego. La actividad consiste en analizar los estados emocionales de los personajes que aparezcan en ciertos videos, preguntar a los niños cómo creen que se sienten y cómo lo demuestran. Tienen que prestar atención tanto a la comunicación verbal, como a la no verbal y crear debates alrededor de este tema.

2. Juegos en línea: Los juegos tienen un papel muy importante en el aprendizaje dentro y fuera de las aulas. Actualmente existen títulos como Descubre cómo eres, donde se descubren diferentes actividades que permiten a los niños descubrir cómo trabajar la propia identidad, experimentar sentimientos y reconocer emociones.

3. Libros físicos y electrónicos: A través de cuentos o historias, siempre podremos  agregar el componente emocional a las actividades, para conocer realmente cómo se sienten los alumnos y por qué les cuesta identificar las emociones propias y de terceros.

El papel de la tecnología en la inteligencia emocional

La tecnología puede llegar a jugar un papel fundamental en el campo de la inteligencia emocional. Los principales beneficios de que ofrece son: permitir a los usuarios relacionarse con gran cantidad de personas; ofrecer cercanía a través de la web; brindar información para aquellos que quieran aprender más sobre las emociones; y desde luego, permite que todos tengamos una comunicación inmediata.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que así como las tecnologías de la información pueden ser útiles para que los estudiantes mejoren su inteligencia emocional, el mal uso también trae algunos riesgos. Por ejemplo: la tecnología ha empezado a producir adicción a los medios de comunicación; restringe el contacto físico entre las personas; produce estrés si no se recibe lo esperado o si hay un malentendido en el proceso de comunicación; y finalmente motiva al bullying.

En este punto, es importante que las instituciones educativas no dejen de lado las tecnologías pero que aprendan a utilizarlas para su beneficio, y que enseñen a los alumnos a sacar el mayor provecho de estas herramientas sin hacer un mal uso de ellas.

Imagen @ITU Pictures, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER