El 5G: el nuevo ‘boom’ de la comunicación móvil para grandes empresas

La comunicación móvil, es uno de los temas de la tecnología que ha presentado una gran evolución en un muy corto tiempo. Así la primera generación de telefonía móvil (1G), fue hacia los años 80 donde aparecieron por primera vez las comunicaciones de voz por este medio gracias a células interconectadas, pero donde las redes no compartían protocolos. Estas eran las épocas de mala calidad de voz, poca capacidad de transferencia de datos y baterías que duraban pocas horas. La segunda generación (2G), se introduce a principios de los años 90 con el primer protocolo estándar conocido como GSM. Estas trajo mejoras en calidad de voz, SMS e incluso intercambio de imágenes posibilidad de navegar en Internet. Llegaron los primeros Blackberries y Smartphones.

La tercera generación (3G), es la clara evolución de la generación anterior aumentando la velocidad del Internet móvil lo cual trajo épocas en donde fue posible la aparición de aplicaciones de audio, imágenes y comunicaciones en tiempo real, aunque limitadas por la capacidad de la red. Finalmente llegamos a la actualidad donde se introducen mejoras en las antenas, capacidad, cobertura y calidad de señal, lo cual se ve reflejado en velocidad de conexión Internet. Así podemos llegar a ver video en tiempo real y en una calidad comparable con otros dispositivos como el televisor teniendo en cuenta que se navega a grandes velocidades.

Aunque hablar de 4G es hablar de nuestro presente, ya se está empezando a pensar hacia donde evolucionará la comunicación móvil. Definitivamente todo indica que la quinta generación (5G) va a basarse en temas de mayor velocidad y que esta no dependa de la cantidad de usuarios que hacen uso de los recursos, buscando así una hiperconectividad. Recordemos que hoy en día si hay muchos usuarios conectados esto se traduce instantáneamente en baja calidad del servicio.

¿Por qué la 5G será de hiperconectividad?

Con la evolución de la comunicación móvil, se dice que la penetración de la telefonía celular ha tocado techo y que prácticamente todos los habitantes del mundo disponen de un teléfono. Por esto, el paso que sigue es dotar a los objetos que utilizamos a diario de inteligencia, lograda por medio de la conectividad. Esto generará grandes beneficios para las empresas pues por un lado podrán tener nuevos negocios y por otro lado la información generada a través de dispositivos conectados será invaluable. Pero también los usuarios se verán beneficiados pues tendrán opciones que no tenían anteriormente, como por ejemplo que se haga un pedido a la tienda una vez la nevera indique que se le acabo ciertos productos y que los semáforos cambien su ciclo dependiendo del tráfico.

Aunque desde hace varios años se ha venido hablando de este concepto de Internet de la cosas (IoT por sus siglas en Inglés), hoy más que nunca parece que esto será una realidad. En los últimos años vimos como los teléfonos inteligentes, las tabletas y un intermedio entre estas llamadas phablets, se conectaron a Internet, pero hoy todo está girando hacia la conectividad de los diferentes objetos que utilizamos a diario. Actualmente únicamente el 1% de los objetos que utilizamos están conectados a Internet, con un aproximado de 12.000 millones de dispositivos conectados al finalizar el 2014 según Strategy Analytics. Sin embargo algunos analistas estiman que para el 2020 habrán 33.000 millones de dispositivos conectados, lo cual es un promedio de 4,3 dispositivos por persona. Otras cifras del grupo de telecomunicaciones Alcatel Lucent y sus Laboratorios Bell, incluso hablan de 100.000 millones de aparatos conectados a Internet para dicho año.

Sea cual sea la cifra a la que se llegue en el 2020, lo cierto es que la infraestructura debe prepararse y evolucionar para atender a esta necesidad. Por esta razón este fue un tema central en el pasado Mobile World Congress (MWC) en donde Telefónica Movistar presentó la prueba de LTE-Advanced con agregación de portadoras de 3 bandas (3 CA), uno de los principios de la conectividad 5G. Hoy en día la tecnología 4G ofrece una velocidad y manejo de datos buena pero, al evolucionar hacia la 5G lo que debe buscarse es ofrecer servicios de monitorización remota de objetos utilizando trafico infrecuente o de baja transferencia de datos.

Para terminar quisiera mencionar que aunque todavía falta tiempo para que llegue esta quinta generación, es importante que usted como empresario entienda hacia donde va a evolucionar el tema, pues como lo mencionaba antes esto generará grandes oportunidades para las empresas.

Imagen @Janitors, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER