8 aspectos importantes en la construcción de plataformas IoT
Hoy en día muchas empresas ofrecen una plataforma de Internet de las Cosas (usaremos IoT como sigla de ahora en adelante), pero una comparación más cercana revela grandes diferencias. Para un recién llegado puede ser difícil de entender si este término se refiere a una plataforma completa y ya madura en la computación en nube IO o si el término se ha estirado para describir simplemente un elemento concreto de una plataforma. Cuando hablamos de plataformas IoT generalmente nos referimos a programas de aplicaciones para su funcionamiento.

Las plataformas IoT en la conectividad o M2M

Estas plataformas se centran principalmente en la conectividad de los dispositivos a través de redes de telecomunicaciones de IoT (por ejemplo, tarjetas SIM), pero rara vez sobre el tratamiento y el enriquecimiento de los diferentes conjuntos de datos de los sensores. (Un ejemplo de una plataforma de conectividad es AIRVANTAGE Sierra Wireless).

Backends IaaS: Infraestructura como un servicio (IaaS),  proporciona espacio de alojamiento y la potencia de procesamiento para aplicaciones y servicios. Estos backends utilizados para la optimización en aplicaciones de escritorio y móviles, pero el IoT es ahora también su enfoque. (Un ejemplo de ello es IBM Bluemix – que no debe confundirse con IBM IoT).

Plataformas de software propio. Algunas compañías que venden dispositivos conectados han construido un backend de software propio. A ellos les gusta hacer referencia al programa de fondo como una plataforma de IoT, dado que el programa no está abierto a cualquier “cosa” o dispositivo en el mercado, discutible y cuestionable si es una plataforma IoT. (Un ejemplo de esto es Google Nest).

Extensiones y software para empresas de consumo. Los sistemas existentes de paquetes de software empresarial y operativos, como Microsoft Windows 10, permiten que cada vez más la integración de los dispositivos IoT. Actualmente estas extensiones, a menudo no están lo suficientemente avanzadas para clasificar como una plataforma IoT completa, pero pueden llegar a serlo.

Un aspecto confuso de las plataformas IoT es que las empresas empiezan a combinar diferentes servicios. IBM, por ejemplo, es la combinación de su plataforma de habilitación de aplicaciones Fundación IoT con su Bluemix backend IaaS, Jasper y Telit, dos compañías que se han centrado tradicionalmente en el espacio de conectividad / M2M ahora han añadido capacidades de aplicación para IoT.

En su forma más simple, una plataforma IoT trata de habilitar la conectividad entre las “cosas” o los dispositivos. La arquitectura también puede consistir en una plataforma de software, un sistema para el desarrollo de aplicaciones o un programa de análisis, dependiendo del punto de vista de una empresa. En una forma más sofisticada y amplia del concepto, una verdadera arquitectura y plataforma (de extremo a extremo) IoT consta de ocho importantes bloques arquitectónicos:

  1. Conectividad y normalización: llega con diferentes protocolos y formatos de datos en una interfaz de “software” para garantizar una transmisión precisa de los datos y la interacción con todos los dispositivos. Como en todos los gráficos de interoperabilidad, es la más física con respecto a las más elevadas que son mas conceptuales y abstractas.
  2. La gestión de dispositivos: asegura que las “cosas” conectadas funcionen correctamente, sin problemas, busca actualizaciones para el software y las aplicaciones que se ejecutan en las puertas de entrada del dispositivo o en la misma puerta de enlace (gateway).
  3. Base de datos: el almacenamiento de los datos del dispositivo trae los requisitos de las bases de datos híbridas, basadas ​​en una arquitectura de cloud computing para controlar el volumen de datos, variedad, velocidad y veracidad.
  4. Procesamiento y gestión de la acción por medio de triggers: esto aporta datos en tiempo real, basados ​​en reglas de acción de evento-disparador que permitan la ejecución de las acciones “inteligentes” y datos específicos del sensor o sensores de manera conjunta.
  5. La analítica: lleva a cabo una serie de revisiones complejas a partir de la agrupación de datos básicos y con técnicas de aprendizaje automático (Learning Machine) en profundidad, para un análisis predictivo que extrae el máximo valor de la corriente de datos del sistema IoT.
  6. La visualización de los datos: permite a los expertos ver los patrones e insights, para encontrar las tendencias en tiempo real, donde se retrata a través de gráficas de línea y otros métodos de visualización, tanto en modelos en 2D o incluso modelos en 3D.
  7. Herramientas adicionales: el Internet de las Cosas permite a los desarrolladores generar prototipos para probar y comercializar el uso IoT para la creación de aplicaciones para la plataforma, con motivo de visualizar, gestionar y controlar los dispositivos conectados. Este ecosistema abierto (en algunos casos, son cerrados a la misma empresa) hace desarrollar un modelo de negocio interesante.
  8. Por último, la capa de interfaces externas: Se trata de APIs, SDKs y puertas de enlace que actúan como interfaces para sistemas de terceras partes.

La seguridad incorporada en el diseño, es un elemento imprescindible para todos estos bloques de construcción. Esta arquitectura de la plataforma tiene que ser diseñada de manera integral por lo que la amenaza de ataques cibernéticos se reduce al mínimo en todos los niveles mediante técnicas de identificación únicas, fuertes password y sistemas de seguridad embebidos en los mismos módulos.

Imagen: @NYC Media Lab, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER