M2M, “Machine to Machine” o simplemente conexiones “Máquina a máquina” es sin duda uno de los casos de mayor éxito en la historia de las telecomunicaciones móviles de los últimos años.

Si bien, hoy en día los dispositivos conectados a Internet son en su mayoría smartphones, tabletas, computadores, consolas y televisores, inevitablemente se irá sumando más dispositivos en los próximos años, entre ellos electrodomésticos, las cámaras de seguridad, e incluso las prendas de vestir. A través de la web, transmitirán datos sobre sus modos de uso, el estado de la casa y hasta cuestiones médicas, entre muchas otras.

Previsiones apuntan a que en 2014 el 70% de los dispositivos electrónicos de consumo estarán conectados a través de múltiples redes tecnologías (3G, 4G, WiFi, televisión vía satélite, etc.).

Sin embargo, la adopción de servicios M2M no solo debe pensarse en la cantidad de los productos conectados, sino en los procesos que conlleva, la posibilidad de recopilar datos y los nuevos modelos de seguridad digital que pueden surgir en el proceso. De esta manera se adoptan prácticas para lograr una transformación gracias al M2M.

Una de las apuestas más interesantes logradas gracias al Internet de las cosas es el concepto de “Smartcity“. En las grandes urbes del mundo circulan miles de datos sobre comportamientos de los habitantes y gracias a la tecnología se pueden usar para dar soluciones y más si se tiene en cuenta que 2050, el 70% de los 9.000 millones de terrícolas vivirá en áreas urbanas y 100 ciudades se sumarán a las 400 que hoy superan el millón de habitantes.

Soluciones para la gestión sostenible de los recursos naturales, asistencia remota en áreas clave como la salud o administración de trámites públicos en plataformas digitales, son algunas de ellas.

Más allá de las grandes urbes, cada individuo conectado puede proveerse de servicios gracias al Internet de las cosas: Desde un congelador que indica el estado de los alimentados allí almacenados, pasando por un automóvil inteligente capaz de avisarte si alguien extraño lo abordó, hasta conocer tu estado de salud con informes biométricos elaborados por la ropa que usas.

En el ámbito empresarial, la implementación de M2M puede abarcar procesos internos por medio de dispositivos que permitan una eficaz comunicación, organización, logística y automatización de servicios. La gestión y optimización en la reposición de mercancía en base al consumo (en el caso de las grandes superficies) así como controlar remotamente diversos ajustes de las máquinas expendedoras, son solo algunas de estas soluciones.

Imagen @gIadius, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER