Gartner identifica 10 puntos calientes para la implementación de Internet de las Cosas

Para todo CEO que esté pensado en la implementación de estructuras tecnológicas empresariales e interempresariales de Internet de las cosas debe tener en cuenta estos puntos calientes que nombre una de las consultoras más activas en estos temas.

En el 2017 y 2018 se hará más complejo el ecosistema de Internet de las Cosas (IdC) y, como tal, emergerán nuevos sistemas de relación y comunicación entre dispositivos, objetos, agentes y espacios de trabajo bajo el manto de interfaces de programación de aplicaciones (lo que se llama API, Application Programming Interface). Aunque los ecosistemas y las normas de interfaces y de interacción no son precisamente de carácter tecnológico, la mayoría de los componentes en una organización se materializará en APIs.

Será fundamental para las estrategias de comunicación y de intercambio en los modelos de negocio. Como bien dice Gartner, las entidades que creen productos pueden tener que desarrollar variantes de apoyo a múltiples normas internas de la organización o a los mismos ecosistemas que emergen de esas mismas interrelaciones creadas que constantemente se deben actualizar en su ciclo de vida. Habrá guerras de posicionamiento y batallas comerciales en las distintas áreas de IdC con los nuevos dispositivos creados tanto para el hogar inteligente, en el nivel operativo empresarial, en las ciudades inteligentes o en la mismos sistemas de salud.

Para estos años venideros se establecen algunos puntos que serán decisivos para el desarrollo de Internet de las Cosas:

La seguridad en Internet de las cosas

Aparecen aspectos nuevos de seguridad con respecto a los dispositivos de IdC, de sus plataformas y sistemas operativos, sus comunicaciones. Se requieren tecnologías de seguridad para proteger los dispositivos y plataformas de IdC para ataques y manipulación física de objetos. Por ejemplo, recientemente han hackeado un Jeep Chrysler conectado desde la distancia e incluso la suplantación de las cosas conectadas.

La analítica de Internet de las cosas

La información que generan las “cosas” serán recogidas y analizadas de muchas maneras y vías. Por ejemplo, puede ser para entender el comportamiento del cliente, para ofrecer servicios a partir del análisis previo de los datos obtenidos, para mejorar los productos y para identificar momentos de negocio. Cada vez que se recojan más datos la manera de hacer analítica de los ecosistemas creados será distinta de los que se entiende por las analíticas tradicionales. Un aspecto de cambio es hacer uso de esa analítica en tiempo real.

La gestión de los dispositivos de Internet de las cosas.

Todos los objetos conectados requerirán una gestión y seguimiento en el tiempo de “vida” que tengan. Para ello se debe tener en cuenta la supervisión de los dispositivos, las actualizaciones de firmware y software, diagnósticos, análisis de posibles colisiones y presentación de informes, la gestión física y la gestión de la seguridad. Estas herramientas deben ser capaces de administrar y supervisar miles de dispositivos en un principio.

Redes de Internet de la cosas de corto alcance y bajo consumo

Se debe seleccionar una red inalámbrica con los propios dispositivos IdC. Esto implica equilibrar muchos requisitos en conflicto, como la distancia, la vida de la batería, el ancho de banda, la densidad, el costo de la implementación de endpoints y el coste operacional. Redes de corto alcance con bajo consumo de energía dominarán la conectividad inalámbrica a través de IdC hasta el 2025, superando en número a medida que las conexiones se amplian en la utilización de redes IdC de área amplia. Sin embargo, las compensaciones comerciales y técnicas significan que muchas soluciones van a coexistir, sin ganador dominante individual y grupos emergentes en torno a ciertas tecnologías, las aplicaciones y los ecosistemas de proveedores.

Red de área amplia (WAN) con bajo consumo

En los próximos años según Gartner habrá una mayor velocidad en la transferencia de datos de miles de dispositivos conectados a una estación base o su equivalente. Las primeras redes de baja potencia de área amplia (WAN) se basan en tecnologías propietarias, pero en los estándares emergentes habrá una hibridación con las de banda estrecha (NB-IoT).

Los procesadores de Internet de las Cosas

Los procesadores y arquitecturas utilizadas por los dispositivos de IdC definen muchas de sus capacidades: si son capaces de una gran seguridad y cifrado, del consumo de energía, de si son lo suficientemente sofisticados como para apoyar un sistema operativo, del firmware actualizable, y agentes de gestión de dispositivos embebidos. Al igual que con todo el diseño de hardware, existen complejas compensaciones entre las características, el coste del hardware, software de costos, capacidad de actualización de software y así sucesivamente. Como resultado de ello, la comprensión de las implicaciones de las opciones de procesador exigirá profundos conocimientos técnicos.

Los sistemas operativos de Internet de las cosas

Los sistemas operativos tradicionales (OSS), como Windows y el iOS no fueron diseñados para aplicaciones de IdC. Ellos consumen demasiada energía, necesitan procesadores rápidos, y en algunos casos, las características tales como la falta de respuesta en tiempo real no está garantizado. También tienen demasiado grande una huella de memoria para dispositivos pequeños y pueden no soportar los chips que utilizan los desarrolladores de IdC. En consecuencia, una amplia gama de sistemas operativos IdC específicos han sido desarrollados para adaptarse a muchas huellas de hardware y con unas características diferentes por sus cualidades y contexto.

Procesamiento en streaming

Algunas aplicaciones de IdC generarán tasas extremadamente altas de datos que se deben analizar en tiempo real. Sistemas de creación de decenas de miles de eventos por segundo son comunes, y millones de eventos por segundo pueden ocurrir en algunas situaciones de telecomunicaciones y telemetría. Para hacer frente a estos requisitos, han surgido software para plataformas de computación en streaming distribuido (DSP). Se suelen utilizar arquitecturas paralelas para procesar flujos de datos de muy alta tasa para realizar tareas tales como análisis en tiempo real y la identificación de patrones.

Las plataformas de Internet de las Cosas

Otro punto álgido son las plataformas IdC, agrupando muchos de los componentes de la infraestructura de un sistema IdC en un solo producto. Los servicios prestados por dichas plataformas se dividen en tres categorías principales: (1) el control de dispositivos de bajo nivel y operaciones tales como las comunicaciones, el seguimiento y la gestión de dispositivos, seguridad y actualizaciones de firmware; (2) la adquisición de datos, la transformación y la gestión de IdC; y (3) el desarrollo de aplicaciones IdC, incluyendo la lógica orientada a eventos, programación de aplicaciones, visualización, análisis y adaptadores para conectar a los sistemas empresariales a nivel mundial.

Estándares y ecosistemas de IdC

Por encima de dispositivos conectados, agentes, sistemas operativos y plataformas se encuentran los ecosistemas y los posibles estándares que están en camino y es un punto caliente para el desarrollo de un IdC efectivo. Otra consultora como Deloitte ha investigado en los ecosistemas de IdC.

A medida que los dispositivos conectados están proliferando y las redes IdC han penetrado en regiones remotas, el potencial de las soluciones y el crecimiento en el ecosistema IdC se ha incrementado. Si las soluciones pueden mejorar los valores fundamentales del negocio de la empresa adoptantes, no sólo el ahorro y la gestión del riesgo, pero el crecimiento de los ingresos y de innovación, la demanda y los nuevos usos de los dispositivos conectados crecerán. En un nivel superior, IdC tiene un papel importante que desempeñar para ayudar a las empresas a crear más valor sostenido a través de pasar de un enfoque de transacciones de una sola vez a una relación con los clientes, proveedores, trabajadores y activos. Es un campo abonado para generar ecosistemas, pero todavía hay muchos escollos que resolver y superar.

Imagen @ITU Pictures, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER