Internet de las Cosas: Mayor eficiencia y seguridad ante amenazas cibernéticas

No cabe duda que el Internet de las Cosas está dejando de ser una mega tendencia del futuro para convertirse en una realidad palpable. Pero como por lo general sucede en el mundo de la tecnología, las novedades y los avances son objeto de mayores amenazas por parte de la ciberdelincuencia.

Este año estaremos llegando a más de 20 mil millones de dispositivos conectados, ahora vemos que los televisores, automóviles, hogares, electrodomésticos y diferentes dispositivos, entre ellos los médicos, están ahora conectados a la red con el fin de prestar servicios que hasta hace unos años pertenecían a la imaginación.

Actualmente contamos con dispositivos que nos permiten controlar nuestra actividad física, ordenar productos a domicilio sin navegar en la red, encontrar nuevas experiencias de compra, verificar el estado de la prestación de servicio público, el monitoreo del estado de salud de los pacientes de una organización prestadora de salud sin importar el lugar, entre otras tantas aplicaciones que se suman a las que ya hemos presenciado en los últimos años.

IoT como aliado en la protección de amenazas cibernéticas

Las facilidades que brinda el Internet de las Cosas es innegable, pero es el momento de prestar atención a las amenazas latentes que conlleva la implementación de una estrategia de Internet de las Cosas para un mayor acercamiento con el mercado objetivo de las compañías. El IoT se puede convertir en la puerta de entrada de los ciberatacantes a la red corporativa a la que no habían podido acceder anteriormente debido a algunas brechas de seguridad que están en mora de resolverse.

Estas preocupaciones deben ser adoptadas tanto por los fabricantes de los dispositivos, los prestadores del servicio de Internet y los mismos usuarios dados los retos que supone el inatajable avance del IoT. Estos retos se suscriben a consideraciones de privacidad y seguridad.

En cuanto a la privacidad, debido a que los datos personales administrados en la prestación de los servicios (por ejemplo los servicios médicos o de localización) son confidenciales y representan un potencial peligro para los usuarios, se hace necesario que los oferentes reduzcan la posibilidad de que este tipo de información quede expuesta ante terceros.

¿Por qué proteger los dispositivos de mi empresa?

En materia de seguridad las previsiones deben apuntar a los servicios prestados en la nube, cuyas vulnerabilidades son bien conocidas y analizadas con anterioridad.

Se debe trabajar entonces en extremar el cuidado en hacer compatible la operación de dispositivos heterogéneos, la autenticación de los mismos y su adecuado funcionamiento sin hacer más compleja la tecnología requerida.

Con todo lo anterior, todos dentro del ecosistema son responsables de tomar las precauciones necesarias para elevar el nivel de seguridad en la prestación del servicio, y un buen punto de partida es hacer una evaluación consciente no solamente de los recursos actuales sino de los riesgos presentes y potenciales de la actividad.

Las preguntas necesarias van en el sentido de comprender si la estrategia de seguridad está siendo debidamente abordada desde el principio del diseño de la oferta, si se han definido adecuadamente los sistemas de monitoreo y detección durante la prestación del servicio, los niveles de información y la consecuente prevención ajustada a cada uno, así como los protocolos de respuesta ante un compromiso de seguridad.

De esta manera todos los involucrados en el desarrollo y uso de la tecnología podrán confiar en un servicio de calidad, oportuno y disfrutar de grandes beneficios, todo con la tranquilidad de no exponer un activo valioso: la privacidad de los datos.

Imagen @Gruenewiese86, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER