Interoperabilidad en salud: ¿cómo beneficia a las organizaciones del sector?

Cada vez más escuchamos el tema de interoperabilidad en salud. Pero ¿qué es exactamente? ¿para qué sirve ? ¿cuáles son sus beneficios? ¿cómo se logra? Existe mucha información con relación al tema, por lo que vamos a enmarcar algunos conceptos.

A nivel informático las organizaciones de salud son complejas y por diferentes razones la evolución de sus sistemas de información no ha sido uniforme. En el mundo ideal, un solo sistema de información debería abarcar las diferentes necesidades funcionales, sin embargo, dados los niveles de especialización de los servicios de la salud, esto es casi imposible, por ello dentro de una clínica u hospital, existen sistemas de información especializados para imágenes (RIS-PACS), laboratorio (LIS), oncologia (OIS) , medicamentos, banco de sangre, cirugía, dietas, centrales de monitoreo, contact center, entre otros. Cada sistema de información puede pertenecer a un proveedor diferente y/o a su vez gestionar la información de su especialidad funcional.

La mayoría de las organizaciones en salud cuenta con un sistema de información hospitalarios (HIS, por sus siglas en inglés) que generalmente es la columna vertebral de la información clínica, pero de igual forma co-existen en la organización otros sistemas de información que también aportan y con los cuales es necesario establecer procesos de intercambio electrónico de datos. Es allí donde surge la necesidad de interoperar. Al proceso de intercambio de información de diferentes sistemas de información en salud, se le conoce como interoperabilidad en salud.  

La IEEE define la interoperabilidad como: “La capacidad de dos o más sistemas o componentes de intercambiar información y de utilizar información que ha sido intercambiada”.

La interoperabilidad sintáctica, hace referencia a los formatos y protocolos de los datos involucrados en los procesos de intercambio de información entre sistemas.  Por su parte la interoperabilidad semántica, busca que la información que se intercambia tenga la misma interpretación por los sistemas que intervienen, para ello establece un modelo de referencia sobre el cual se unifican los conceptos terminológicos y de vocabulario.

¿Para qué sirve todo esto llamado interoperabilidad?

La interoperabilidad si bien se sustenta en lo técnico y en lo tecnológico genera beneficios a diferentes niveles. Su implementación debe favorecer en primera instancia la calidad y la seguridad en la atención del paciente ya que se evita la redigitación y la transcripción de datos en diferentes lugares. Los profesionales de la salud tienen mejor acceso y oportunidad en la consulta de los exámenes solicitados. La interoperabilidad en la organización promueve la eficiencia, como consecuencia se dan menores volúmenes de impresión y mejoras sustanciales en los tiempos y movimientos de los procesos de atención.

Cuando evadimos los esfuerzos hacia el trabajo colaborativo sobre lo cual basa su premisa la interoperabiliad “todos-pierden”. La interoperabilidad genera beneficios dentro de la cadena de valor asistencial, como lo son la calidad de las órdenes médicas solicitadas, la mejora en tiempos de respuesta, los procesos de trascripción, la validación y entrega de resultados, entre otros. Cuando estos ciclos de operación asistencial se realizan de forma manual en los hospitales y organizaciones de salud, la posibilidad de error puede aumentar.

Interoperabilidad entre organizaciones

Cuando se realiza interoperabilidad entre organizaciones, se favorece la atención de salud ante la movilidad de los pacientes; pues la información de historia clínica que se encuentra en una institución y en un lugar determinado, puede ser accedida en otra institución o en otro lugar.  Hoy por ejemplo, cuando cambiamos de un asegurador a otro o incluso cuando vamos de una institución de salud a otra, la información previa no es accessible para el profesional de salud, quien si tuviera acceso a ella (con los debidos mecanismos de seguridad) podría conocer mejor los antecedentes clínicos del paciente.

Es claro que para lograr este nivel de intercambio de información, se requieren definiciones y consensos en el marco legal y jurídico, en temas relacionados con consentimiento informado y protección de datos. El proyecto EPSOS europeo, genera una visión interesante de lo que puede ser el intercambio de datos en salud, incluso a nivel de países, la Unión Europea promueve el proyecto en beneficio de sus ciudadanos.

Estándares e Interoperabilidad en salud

El problema de compartir información en salud, ha sido un tema que se ha venido abordando desde hace tiempo y una lección aprendida es el trabajo de cooperación que ello ha generado. El estándar DICOM por ejemplo nace con la iniciativa de los grandes fabricantes de tecnología de imagen médica, quienes siendo competencia, identificaron que dentro de sus clientes requerían intercambiar información y era necesario estandarizar los datos que provenían de sus modalidades diagnósticas.

Se sentaron en la misma mesa, realizaron definiciones, las validaron ante la comunidad internacional de SDO como ISO y ANSI y generaron el estándar DICOM que han beneficiado a muchos interesados. De igual manera HL7 ha logrado definir diferentes tipos de mensajes que han resultado un aporte fundamental para el avance de los procesos de interoperabilidad en salud.

Incluso hoy existen eventos de conectathlon promovidos por IHE, que involucran el trabajo en comunidad de los diferentes proveedores de sistemas de información en salud, estos eventos permiten certificar las aplicaciones en el uso de estándares de interoperabilidad en salud.

Los desafíos de la interoperabilidad

Es conveniente, entonces que exista desde la dirección de TI y el apoyo Directivo, la incorporación de interoperabilidad en las organizaciones de salud. Lo cual implica la especificación formal de proyectos que involucren alcances, recursos, herramientas. Las “victorias tempranas son necesarias. Los proyectos que duran años en presentar resultados en el ámbito tecnológico son complejos de sustentar. Se requiere realizar algunos desarrollos y ajustar algunos componentes, pero realmente lo mas difícil de este proceso es colocarnos de acuerdo. Para ello, las definiciones, los trabajos interdisciplinarios, el marco legal, conocimiento de estándares, arquitecturas y plataformas de TI.

La interoperabilidad es una apuesta al “todos-ganan” y nos compromete a quienes trabajamos en el medio con el generar innovación para el servicio de la salud.

 

Imagen @IntelFreePress, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER