La penetración de LTE en Latinoamérica creció el 8,91% en 2015 [Te Interesa Conocer]

Hace aproximadamente cuatro años Latinoamérica empezó a ser testigo de la llegada de las redes 4G, cuando aterrizaron por primera vez en Uruguay. Con el paso del tiempo, esta tecnología empezó a tener un gran auge hasta llegar a estar presente en 18 mercados. Sin embargo, pese a que se consolidó como la de más rápido crecimiento en la historia de Latinoamérica en 2015, la región todavía cuenta con un promedio de penetración de líneas muy bajo.

Según cifras de 4G Américas, la penetración de LTE alcanzó un promedio de 8,91% en toda la región, debido a que aún existen varios mercados en los que el auge de esta tecnología es bajo. Este es el caso de Nicaragua, donde la penetración solo es del 0,11% en toda la población. Los nicaragüenses vieron llegar esta tecnología hasta el pasado mes de octubre, cuando compañías como Movistar llevaron este servicio a ciertas regiones del país.

Otros países como Costa Rica, Panamá, Honduras o Guatemala también tienen un índice bajo de penetración de líneas LTE, sin olvidar que El Salvador y Cuba aún no cuentan con una red de este tipo, lo que ha contribuido a que haya un bajo nivel de implantación de esta tecnología en las Américas.

El panorama anterior es muy diferente al de territorios como Uruguay, que tiene el mayor porcentaje con un 48,89% de penetración, seguido por Chile (17,95%), Perú (13,15%), Brasil (11,65%) y Argentina (10,39%). Estos tres países superan la cifra promedio del índice de penetración de LTE en la región. El informe compartido por la compañía 4G Américas destaca el buen comportamiento que ha tenido el auge de esta tecnología en territorios como el peruano y argentino, donde LTE apenas llegó en 2014.

En total son 14 países los que se encuentran por debajo del promedio regional. En este grupo se encuentran Bolivia (7,67%), Ecuador (7,67%), Colombia (7,51%) y México (7,17%).

Penetración LTE Latam

¿Y qué pasará con la tecnología 5G?

Con las redes de cuarta generación, las personas pueden manejar más contenidos en vivo, tener mayor rapidez, fluidez, y soportar más plataformas, no solo en celulares, sino también en tabletas, wearables y automóviles. En otras palabras, la tecnología 4G le ha generado al usuario nuevas experiencias digitales, en cualquier momento y lugar, con conexiones hasta 10 veces más rápidas, cambiando la manera en que las personas se comunican o se entretienen.

Sin embargo, el auge de tendencias como el Internet de las Cosas, se requerirá velocidades de datos hasta 100 veces mayores a las que hoy proporciona 4G. Según expertos como Analí Contreras, desarrolladora de Negocios de Redes Móviles para Alcatel-Lucent en la Región Andina, en los próximos años el mundo tendrá más usuarios, más dispositivos conectados y una mayor gama de tipos de terminales, que requerirán un mínimo retardo (1 milisegundo), mayor confiabilidad, mayor duración de las baterías de los dispositivos y velocidades de datos hasta 100 veces mayores a las hoy vistas con 4G.  

En este punto nace la necesidad de contar con tecnologías más desarrolladas, que ofrezcan una mejor conectividad frente al tsunami tecnológico que se aproxima. Es aquí donde aparece 5G, una tecnología que tendrá una mayor inclusión, pues la misión de esta nueva generación será conectar a las personas y a las cosas no solo en las zonas urbanas sino también poder llegar a las zonas más remotas. Para alcanzar este objetivo, 5G debe ser totalmente rápida y soportar la conectividad de varios dispositivos.

Imagen destacada: @Karolina Grabowska distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER