Robótica en la salud, una tendencia que revoluciona los procesos quirúrgicos

En la película futurista del 2012 Prometheus, una de las protagonistas descubre que está embarazada y, mediante un sistema automatizado de cirugía (robótica), realiza la extracción de lo que al final es un pequeño alien.

¿Cómo pudo realizar semejante hazaña un aparato sin la ayuda de ningún ser humano? ¿Es, de hecho, posible sólo porque es una película? Pues más o menos: aunque la disponibilidad de robots, completamente automatizados que puedan realizar este tipo de procedimientos, está aún en veremos, las investigaciones actuales apuntan a que será no en un futuro tan lejano. De hecho, ya hay un buen número de servicios en salud que se realizan con apoyo robótico.

Y es que los robots en salud no son sólo para realizar cirugías. Las actuales tendencias los ubican en muchas fases de los sistemas de salud: desde el hospital hasta la casa, para diagnóstico como para rehabilitación.

Uno puede pensar en cuatro aspectos de la robótica en salud: cirugía semi-autónoma de la que podríamos pensar en dos: uno, donde las habilidades del médico son las determinantes en la precisión y, dos, donde la máquina es más precisa que el médico pero requiere de su control, la cirugía completamente autónoma y la participación de los robots en procesos externos a la sala de cirugía (dispensario de medicamentos, rehabilitación, toma de muestras).

A continuación se listan diferentes ejemplos para cada una de esas posibilidades de la robótica en la salud.

1. La robótica que depende del médico para realizar el procedimiento

Es decir, la cirugía que no es hecha en su totalidad por un robot sino la que es asistida por éste. Por ejemplo, el Centro de Cirugía Robótica de la Universidad de Nueva York ya ha realizado alrededor de 2000 cirugías robotizadas entre las que se encuentran las de:

  • Corazón
  • Gastrointestinales
  • Ginecología
  • Urología
  • Oreja, nariz y garganta
  • Reemplazo de cadera y rodilla.
  • Toma de sangre
  • Robot manipulado de forma remota para el seguimiento de pacientes en casa
  • Un sistema completo de robótica para tejido blando

2. La robótica que NO depende del médico para realizar el procedimiento

Es decir, la cirugía no asistida sino aquella que es hecha enteramente por el robot. De esto hay pocos ejemplos concretos pero sí algunos proyectos prometedores:

3. El punto intermedio

En este caso, aunque la cirugía sí es asistida por el robot, es este último quien realiza con mejor precisión el procedimiento final y crucial. ¿Dónde, por ejemplo?

4. Más allá de la cirugía

  • Exoesquéletos para personas con parálisis puedan caminar nuevamente.
  • Robots para la prueba de ropa de protección contra químicos.
  • Robots para la desinfección hospitalaria.
  • Los ingestibles que pueden servir como mecanismo de monitoreo y chequeo en el cuerpo y hasta para el cierre de heridas.
  • Cajeros Automáticos de medicamentos (no de dinero)

Robots de compañía (todo en el contexto de salud mental) como Jibo, Pepper, Paro y Buddy.

Imagen @Army Medicine, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER