Tecnología ingestible: clave para el futuro del sector salud

Cuando nos enfermamos, o sentimos que hay algo que no funciona bien con nuestro cuerpo, vamos al médico quien, eventualmente, puede ordenar una serie de exámenes de diagnóstico para determinar la causa de nuestro dolor. 

Esos exámenes de diagnóstico, impulsados por avances recientes en la tecnología, han permitido acercar esos mismos mecanismos de diagnóstico, primero, a la comodidad de nuestras casas, con equipos biomédicos portables y de menor costo; segundo, con la integración de varios servicios propios de laboratorios clínicos con los teléfonos celulares o mediante el uso de servicios como telemedicina y telesalud, lo que ya lo deja aún más cerca a cada uno de nosotros.

En esa línea han empezado a surgir diversas formas de integrarse directamente con nuestro: ya sea porque los cargaremos en el bolsillo, porque harán parte de nuestra ropa o porque estarán dentro de nosotros mismos bajo la piel o en nuestros estómagos. En esa medida, se disponen de la siguientes categorías establecidas por la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos:

Ingeribles en la tecnología ingestible

Los ingeribles se entienden como las tecnologías que pueden estar conectadas a una banda ancha y que, como su nombre lo indica, las podemos ingerir. Ya algunos estudios han mostrado resultados positivos, al menos en animales, y además muestran que hay una aceptabilidad general de este tipo de tecnologías por parte de la población, a lo cual se ha llegado a llamar hoy en día Tecnología ingestible

Dos compañías están en el proceso de realizar los respectivos ensayos clínicos para sus respectivos dispositivos ingeribles: Proteus, PillCam, VitalSense y Google.

Proteus consiste en un sensor “ingestible”, digamos mejor, digerible, del tamaño de un grano de arena, un parche-sensor vestible (wearable), una aplicación para dispositivos médicos y el portal del proveedor. El sensor está recubierto de metales digeribles por el organismo y una vez estos se disuelven en el estómago, se transmite una señal al parche que, a su vez, transmite datos al app y seguido al portal de Proteus. ¿Qué mide? Permite hacer un monitoreo de adherencia a medicación, pasos, actividad, descanso, frecuencia cardíaca, presión arterial y pesos, entre otros.

PillCam es una herramienta muy poco invasiva que permite a un profesional de la salud tener una vista directa dentro del colon del paciente. Definido por ellos como una endoscopia en cápsula, emplea una cámara de pequeño tamaño encerrada en una cápsula que se puede tragar y disponer con facilidad. ¿El propósito? Detectar la presencia de pólipos. ¿Ventajas? No requiere sedación, no se inserta aire en el colón ni se presenta tampoco radiación.

VitalSense es un sistema telemétrico de monitoreo fisiológico que permite el monitoreo continuo de la temperatura del cuerpo, la temperatura dermal y la frecuencia cardíaca y respiratoria. Es una cápsula que pasa a través del tracto intestinal y que transmite cuatro veces por minuto durante un período entre 12 y 48 horas.

Google ha estado trabajando en desarrollar una tecnología que combine nanopartículas que detecten enfermedades, a través de una pastilla fácilmente “tragable” conectada a un sensor que está en la muñeca. El propósito es monitorear los cambios en la bioquímica del usuario, actuando como un sistema de alerta temprana y ayudar en el diagnóstico temprano de diferentes tipos de cáncer, así como impedir ataques al corazón e infartos cerebrales.

Vestibles: parte importante de la era digital en la salud 

Los vestibles son herramientas igualmente digitales pero cuyo propósito es que sean parte del atuendo diario. Es decir, pueden llevarse en un bolsillo, en la muñeca como una manilla o un reloj y que tienen como objeto el monitoreo de indicadores asociados a la actividad física. Un ejemplo de un dispositivo vestible es el parche mencionado anteriormente. Los vestibles se abordarán en un nuevo post.

Incrustables, dispositivos del e-Health

Los incrustables son pequeños aparatos que se insertan en la piel o dentro de algún área del cuerpo. El más clásico ejemplo: el marcapasos. Actualmente, gracias a los avances de la nanotecnología, estos dispositivos serán fácilmente inyectados en los cuerpos de los pacientes. Estos incrustables permitirán la medición de parámetros como los niveles de azúcar de manera más confiable y precisa, evitando así los continuos punzones de los glucómetros. Igualmente, estos incrustables se abordarán en el siguiente post.

Imagen @quinn.anya, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER