Tecnología orientada a mejorar la calidad de vida en las ciudades inteligentes

Históricamente, hablar de tecnología ha sido pararse en el universo de los dispositivos y sus interconexiones; sin embargo, la tecnología per se, está definida por la RAE como el “Conjunto de teorías y técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico“.

Entonces, el problema de la tecnología surge cuando su interpretación se limita a la resolución técnica, instrumental, en la que los lenguajes de programación reinan y la lógica causa – efecto reina.

Por otra parte, el desarrollo es otro de esos términos que sirve para justificar casi todo; incluso la misma RAE limita su definición a lo estrictamente económico, cuando hoy se sabe que va mucho más allá de esta perspectiva.

Así las cosas, la primera conexión entre tecnología y desarrollo está dada por la producción tecnológica que deriva en flujo de capitales. Pero esta posición resulta escasa frente al verdadero potencial de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en este ámbito.

En las últimas décadas ha ganado fuerza la idea de lo ‘sostenible’, y el desarrollo resulta ser el prefijo ideal para combinarla. La definición ampliamente aceptada fue promulgada por las Naciones Unidas en 1987, indicando que el desarrollo sostenible se entiende como “la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

Después de la cátedra de diccionario, lo cierto que hoy se puede ver claramente la relación entre tecnologías y desarrollo, donde las primeras se liberan de la carga instrumental y se dedican a pensar soluciones técnicas que aporten a lo segundo, es decir, donde el fin último de la tecnología no es alcanzar grandes mercados sino generar profundas transformaciones sociales.

Desafíos: lo más básico es lo más difícil de alcanzar

Acabar con el hambre, la falta de agua potable o las enfermedades son algunas de las metas que la comunidad científica se ha trazado a lo largo de nuestra historia; desafortunadamente aún no se consiguen resultados definitivos en ninguno de estos campos, pero no por ello hemos de bajar los brazos.

Gracias al avance de la web hoy tenemos acceso a ese conjunto de teorías y técnicas que nos permiten aprovechar de forma práctica lo descubierto por las ciencias; y gracias al espíritu de los tecnólogos, hoy vemos en nuestras manos la capacidad para encontrar una solución definitiva a los problemas de la humanidad.

Esta es la era de la tecnología, pero también ha de ser el tiempo del desarrollo, uno en el que la calidad de vida sea el norte.

Imagen @Loozrboy, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER