Innovación de los vehículos autónomos en la industria automotriz

Según un informe de Business Insider, se prevé que para el 2020 estén en marcha los vehículos autónomos ya que habrán 10 millones de estos en el mercado automotor. Todas las empresas automovilísticas están llevando a cabo investigaciones de gran nivel para no quedarse atrás e implementar nuevos modelos vehiculares, esto cambiará todo el ecosistema de movilidad y del tráfico. El crecimiento será brutal aunque como todo, contará con un periodo de adaptación.

Este periodo de transición será difícil ya que se tienen que establecer protocolos de comunicación y determinar normas legales. El cambio de la orografía del tráfico, las maneras de transportarse (ya no se piensa en vender sino en ser un servicio de transporte) y la mejora en la seguridad vial, donde la las muertes por accidentes de tráfico disminuirán progresivamente.

En el aspecto de circulación podemos preguntarnos: ¿Y para que queremos semáforos con los carros autónomos?. Esto mismo se ha preguntado el MIT en el proyecto DriveWAVE (desde 2014) en Senseable City Lab. DriveWAVE es una investigación sobre los sistemas de control en las intersecciones de las avenidas y en tiempo real por medio de sensores e inteligencia artificial. El proyecto explora las formas en que este “controlador de tráfico digital” puede llegar a ser una realidad en las ciudades. Con una interfaz de usuario permite a los “conductores” de los coches autónomos tomar el control de la intersección para interactuar a través de una proyección dinámica dentro del carro (puede ser desde los nuevos cristales de proyección de información, los HUD, Head-Up Display).

Estos sistemas no requieren infraestructura vial, como ocurre ahora en la autorregulación del tráfico por medio de rotondas. Asociado a los carros autónomos vendrán nuevos servicios y maneras de transportarse y desaparecerán muchas de las formas de transportación actual. Por ejemplo, los taxis tal como lo conocemos ahora, serán un buen nicho de negocios enfocados en la sostenibilidad de una ciudad inteligente y lo que entendemos por propiedad, irá desapareciendo de nuestra forma de pensar (también coadyuvado por la emergente economía colaborativa).

Por eso, para una ciudad el pensar en tener carros que están detenidos un 98% del tiempo es improductivo y repercute sobre el sentido de propiedad tendiendo más subscripción a servicios de movilidad.

¿Qué tener en cuenta en el servicio de vehículos autónomos?

– Propiedad individual, sobre todo pensada para vehículos de lujo y que sus propietarios no desean compartir (les da igual no rentabilizarlos plenamente usándolos tan solo un 1% del tiempo), pero que sin duda será una opción minoritaria.

– Multipropiedad como servicio, como en los modelos de jets corporativos en los que pagando una cantidad en función del uso que la persona espera hacer del vehículo, tiene derecho a una utilización previamente establecida, que le proporciona una compañía que adquiere y mantiene los automóviles.

– Propiedad y car-sharing, un esquema en el que adquieres un vehículo pero cuando prevés ves que no lo utilizarás, ese automóvil lleva a cabo servicios de car-sharing y te permite rentabilizarlo parcialmente. Empiezan a surgir servicios-apps de este estilo, podemos pensar en servicios de carpooling. En Europa están teniendo éxito los servicios de compartición de coche como Bla Bla Car y aquí en Colombia han surgido empresas como Voy con Cupo.

Servicios de movilidad, un pago mensual que garantiza que siempre tendrás disponible un servicio de transporte que solicitarás a través de una app y que, de una manera u otra, te llevará de un lado a otro siempre que lo necesites en fórmulas diversas según la ocasión y las circunstancias. Un sistema diseñado para ser eficiente, barato y aún situado por encima del transporte público entendido como tal.

– Pago por uso, el modelo actual de Uber o Lyft, pero con esas compañías coordinando sus propias flotas de vehículos autónomos, en lugar de coordinar vehículos en propiedad de conductores que se unen a su plataforma.

El llamado carro o coche dejará de ser algo para obtener y tenerlo con un artículo de lujo y será mejor regulado sistemas de control de las vías de una ciudad.

Imagen @Alexander Nie, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER