Biometría: El sector bancario se prepara para fortalecer la seguridad digital

La tecnología desde sus inicios ha jugado un papel muy importante en la vida de las personas, nos ha hecho sumergir en nuevas generaciones de productos mediante el uso de componentes existentes, un fenómeno al que es llamado “evolución combinatoria”. El cambio en la especie humana ha ido avanzado a pasos agigantados durante los últimos años y es gracias a las nuevas investigaciones de componentes que tenemos en nuestro dominio para favorecer a las marcas y consumidores.

Así las cosas, el ecosistema de la tecnología cobra vida con el aumento de posibilidades que solo hasta el momento se veían en las películas. Las reglas de la evolución tecnológica hacen un fuerte argumento a favor de la evolución de los mercados y del servicio de parte de las compañías hacia los consumidores, como es el caso de vías digitales donde se puede ahora pagar facturas y realizar transferencias de dinero sin necesidad de ir al banco y hacer filas eternas.

Pero, tenemos que preguntarnos si vamos a ser capaces de gestionar la creciente complejidad de la tecnología o si la visión distópica de algunos futuristas se hará realidad. El caso de la biometría y la seguridad digital es uno de los más importantes en la actualidad e incluso ha creado una enorme necesidad en el sector bancario.

Después de años de evolución, la biometría está abarcando una gran infraestructura en todo el mundo, ya podemos ver los registros en sistemas gubernamentales, en edificios y empresas, pero en este caso en el sector bancario es el punto más importante que discutiremos en este artículo.

La seguridad siempre será el talón de Aquiles de toda entidad bancaria, y de parte de los consumidores –de acuerdo a la cultura en que nos sumergimos- se encuentran preocupados por la falta de seguridad incluso al retirar dinero en los cajeros. El objetivo de la tecnología biométrica será el de implementar seguridad y seguir mejorando la experiencia de los usuarios, la autenticación biométrica permitirá a los bancos y a los minoristas ofrecer una serie de servicios y beneficios adicionales que sin duda alguna agilizarán todos los procesos interrelacionados.

Sin embargo, la tecnología biométrica es algo que hemos estado escuchando desde hace ya algunos años. Especialmente después de sufrir ataques de phishing (suplantación de identidad) o skimming (robo de información de tarjetas de crédito) y se pone en relevancia la necesidad de una mayor seguridad en el sector bancario. Los sistemas biométricos pueden cumplir con exigentes requisitos de seguridad y se pueden convertir en una solución global en muchos otros aspectos y registros de usuarios.

La experiencia del usuario con seguridad incluida

Tradicionalmente, la seguridad en los cajeros automáticos en todo el mundo se ha basado en la autenticación de dos factores, los cuales incluye:

  1. Algo que el usuario tiene: Una tarjeta
  2. Algo que el usuario sabe: Una contraseña o (PIN).

Desafortunadamente, todos nos hemos dado cuenta que este modelo cada vez es más vulnerable al fraude, a la pérdida de la tarjeta, robo u otra circunstancia donde pone en riesgo los ahorros de la persona. Y por otro lado, la creciente multitud de credenciales digitales, identidades y claves de acceso que necesitamos crear nos enfrenta a un problema aún más fundamental: Ninguna de estas identidades digitales están unidas o ligadas a la persona real.

Cada nueva identidad digital que creamos representa otro detalle para gestionar y, peor aún, esto genera una amenaza potencial a nuestra verdadera identidad.

Se avecina un gran desafío

Para los encargados de la protección de identidad de los usuarios, se aproxima un gran camino para fortalecer la autenticación de las transacciones sin necesidad de cajeros automáticos, tarjetas u otro tipo de sistemas, esto es sin duda increíblemente de imaginar. Pero por medio de la biometría es posible resolver esta creciente necesidad ya que proporciona el único medio verdadero de la vinculación de las identidades digitales con el usuario y determina quién es en realidad el que está usando el sistema por medio de su huella dactilar.

Ya han existido varias modalidades biométricas que han sido probadas en los cajeros automáticos y kioscos de autoservicio, la biometría basada en huellas digitales se ha convertido en el sistema más utilizado en países de alta evolución como Estados Unidos y Europa debido a su facilidad de uso, rendimiento, interoperabilidad, capacidad de frustrar los impostores y el cual, representa un menor costo a largo plazo para el mercado bancario.

En la actualidad también existe una tecnología superior a la biométrica digital la cual es llamada “Biometría de Voz”, esta se encarga de autenticar la contraseña y preguntas complejas por medio de la validación de la voz de el usuario sin necesidad de recurrir al uso de contraseñas o preguntas complejas para validar su identidad.

El proyecto ha sido llamado “Mi voz es mi contraseña”, y es la frase que permitirá identificar el patrón biométrico de la voz de una persona ante sistemas como IVR, dispositivos móviles o página web

Certivoz es la compañía encargada de realizar esto y ha sido denominado como un modelo de servicio de autenticación biométrica de voz único en Colombia, ya que no requiere de una inversión en infraestructura para la entidad que lo desee implementar, dado que se trata de un modelo de cobro por consumo.

Entender el nuevo ciclo de los mercados y las necesidades de agilizar todo tipo de trámite es indispensable para trascender los modelos de negocio y brindar una excelente experiencia al usuario y sin duda, una seguridad completa en todo tipo de transacciones o trámites.

 

Imagen @Annagen, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER