Presupuesto en seguridad: Mayor inversión y tranquilidad para las empresas

La dinámica actual de las compañías ha sido marcada por el crecimiento de la cantidad de la información y la importancia que ha adquirido, no solamente para la operación de las mismas, sino además de la sensibilidad de su correcta administración y protección. Los negocios cada día dependen más del manejo de los datos para garantizar su continuidad pues se ha convertido en parte crucial de su estrategia para el abordaje de clientes, diseño de portafolio de productos, inteligencia de mercados, estructura de canales y comunicación y mejoras en la inversión de presupuestos.

Pero a la par de esta realidad, encontramos que los ataques cibernéticos se han enfocado en sacar provecho de las vulnerabilidades de las compañías para conseguir información confidencial con fines económicos. Es por ello, que se han vuelto objeto de riesgo los datos de clientes con el fin de hacer estafas de menor valor pero adelantadas en grandes cantidades, suplantación de identidades y la generación de todo un sistema de economía subterránea de datos personales que se pueden encontrar disponibles en Internet.

Todo lo anterior se ve incrementado por la incorporación de los adelantos tecnológicos en la vida diaria de las empresas y las personas. El Internet de las cosas, el uso de dispositivos móviles, la comunicación entre proveedores y clientes, la nube y las redes sociales, se presentan como las más representativas, pero también como las más susceptibles de ser objetivos del cibercrimen.

¿Por qué deben invertirse presupuestos en seguridad digital?

El incremento en los ataques se ha dirigido a las pequeñas y medianas empresas debido a su mayor vulnerabilidad, con el propósito de llegar a las empresas más grandes con las cuales las primeras tienen un vínculo comercial y operativo. Esto exige una mayor precaución de parte de todo el ecosistema para asegurar el entorno, las herramientas y con ello la confidencialidad de los datos más sensibles.

Por esta razón las grandes empresas se enfrentan a desafíos de la mayor importancia, dentro de los cuales encontramos en primer lugar la educación acompañada de una mayor conciencia en materia de las amenazas a la seguridad de la información. El más reciente estudio de IDC establece que los más altos niveles de las compañías se han involucrado en iniciativas que busquen una mayor y más inteligente inversión de los presupuestos de seguridad.

Estos esfuerzos se ven reflejados en el crecimiento actual y pronosticado de los ingresos de la industria de seguridad, apuntando a industrias específicas cuya dependencia de la información es mayor o donde el impacto de una pérdida de información es superior en su impacto. Es así como las entidades financieras, el sector público, empresas de telecomunicaciones, y en particular algunas que debido a reglamentaciones que regulan el manejo de la información se ven obligadas a cumplir con estándares mínimos de seguridad, como por ejemplo las entidades prestadoras de servicios de salud, han tomado muy en serio las precauciones necesarias para garantizar la protección de los datos y la continuidad del negocio.

Inversiones en seguridad: Una necesidad de las grandes empresas

Según el reporte, en los próximos cinco años veremos mayores inversiones en servicios administrados de seguridad debido a la necesidad no solamente de cumplir con normas regulatorias como decíamos anteriormente, sino además como parte del fortalecimiento de las políticas de seguridad tales como la administración de atribuciones en los accesos, disponibilidad de la información y autenticación de usuarios.

En segundo lugar, la seguridad en los dispositivos finales y en los móviles tendrán prioridad en la inversión debido a que son la puerta de acceso a las redes corporativas, los cuales, en caso de no estar debidamente protegidos, representan uno de los mayores riesgos que enfrenta una compañía debido a la falta de precaución de los usuarios debido a prácticas inconvenientes en materia de navegación de Internet, sistemas de mensajería instantánea o descuido en el momento de compartir datos, archivos o información con terceros.

Con todo lo anterior, el panorama de la seguridad explica que las empresas, de todo tamaño, deberán incrementar su presupuesto en seguridad viéndolo como una inversión y no como un gasto, en especial si se midieran las consecuencias de sufrir un ataque se les haga perder su activo más valioso hoy por hoy: La información.

Imagen @Mr. Cacahuate, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER