Educación del futuro: ¿Un programa que detecta el aburrimiento de los estudiantes? [Te Interesa Conocer]

Una de las emociones más fáciles de detectar en los seres humanos es el aburrimiento. Este estado de ánimo es muy fácil de detectar especialmente entre los jóvenes, que por lo general suelen aburrirse en las clases del colegio o universidad, bien sea porque no les atrae la materia o porque definitivamente la metodología que utiliza el profesor no es compatible con sus preferencias, algo que cambiará con la educación del futuro.

Existen autores como María Acaso, que incluso aseguran que no existe Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), solo niños aburridos en clase”. Aunque es una teoría un poco extremista, en algo tiene razón la autora pues, los niños muchas veces no prestan la atención suficiente en el colegio porque los métodos educativos que utilizan los maestros no les atraen.

Por lo anterior y con el auge de las nuevas tecnologías, sectores como el de la educación han empezado a pedir a gritos un cambio que incluya estas herramientas, para adquirir nuevos conocimientos y realizar tareas académicas. Pero esta no es la única forma en que la tecnología puede ayudar a la educación. Como lo indica Telefónica, la explosión de uso de algoritmos para reconocimiento de todo tipo de detalles en fotografías y vídeos, unida al nacimiento de la computación afectiva, ha hecho que el MIT pueda empezar a detectar el aburrimiento en tiempo real.

Esta novedad tecnológica puede ser de gran utilidad para los profesores, ya que podrían detectar el aburrimiento de alumnos e impulsarlos a prestar atención de forma creativa. Además, este software también podrá detectar cambios de estado de ánimo, miedo, satisfacción, etc. Este experimento del MIT se materializó en ‘Tega’, un robot potenciado por un smartphone que es capaz de analizar emociones y de enseñar a alumnos según estas. Es decir, es capaz de detectar el aburrimiento y actuar de forma más efusiva, o de hacerlo con estados de euforia y tratar de reducirla.

Si esto se integra en los principales asistentes personales que ya existen en smartphones y en robots domésticos, como Siri, Cortana, Google Assistant o Amazon Echo, las posibilidades son infinitas. Además, si esta tecnología pudiera volverse masiva, sería de gran utilidad para la educación a distancia, pues podría aumentar la comunicación entre profesores y alumnos. Gracias a detectar el aburrimiento de los estudiantes, el profesorado puede motivarlos con ciertas técnicas, o simplemente, llamar la atención de alguna forma.

Proyectos innovadores para la educación del futuro

Con el paso del tiempo y precisamente con el auge de las tecnologías que mencionamos anteriormente, es preciso decir que la educación es cada vez más personalizada y hay que enfrentarse a nuevos retos, aprendiendo y enseñando en un mundo que cada vez está más conectado. Para ello es importante, en primer lugar, reconocer las necesidades de aprendizaje de los estudiantes, tanto en el ámbito académico como en el ámbito organizacional. Saber lo que de verdad necesitan aprender los estudiantes, hará que el proyecto de formación por pequeño que sea responda a una educación situada, contextualizada y pertinente.

Otro tema de vital importancia es identificar las preferencias individuales de cada estudiante, cómo le gusta aprender, a través de qué medios, en qué espacios, entre otras características que ayudarán a que el aprendizaje se convierta en una experiencia agradable, ya lo habíamos señalado en un post anterior en donde reflexionamos sobre los desafíos de la educación corporativa en nuevos entorno digitales.

Imagen: @CollegeDegrees360, distribuida con licencia Creative Commons BY SA 3.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER