5 factores que construyen ciudades inteligentes y sostenibles

Medio ambiente, movilidad, planificación urbana, proyección internacional y tecnología: los 5 factores que completan los 10 que forman ciudades inteligentes.

Para 2050 se calcula que el 70% de la población mundial vivirá en las ciudades del mundo, por lo que es necesario prever y enfrentar los retos de desarrollo sostenible que se presentan desde ahora, de modo que sea posible garantizar el acceso equitativo a los recursos y servicios, generar plataformas que provean ingresos y modelos de gobiernos propios de una ciudad inteligente.

Entonces, la inteligencia de un territorio va mucho más allá del número de conexiones presentes en él. Pensar en el desarrollo sostenible de una ciudad implica considerar cuál es el papel de cada ciudadano y cómo se aporta desde cada ámbito de la vida de ciudad para mejorar la calidad de vida de cada uno de ellos.

Bajo este marco, investigadores de la Escuela de Negocios del IESE construyeron el Cities in Motion Index 2016, modelo de diagnóstico para la evaluación de la inteligencia y sostenibilidad de un territorio, a partir de la revisión 10 dimensiones y 77 indicadores aplicados en 181 ciudades del mundo, entre ellas 71 capitales:

Medio ambiente

La noción de sostenibilidad en este caso se asocia con “un desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades”; en este contexto, la protección del medio ambiente es decisiva para brindar garantías de vida a los ciudadanos actuales y venideros.

“Los indicadores seleccionados abarcan mediciones de fuentes de contaminación del aire y de la calidad del agua en las ciudades – que son indicadores de la calidad de vida de sus habitantes –, así como la sostenibilidad de su matriz productiva o urbanística”.

Movilidad y transporte

Los dos retos en este sentido son el garantizar el acceso a los servicios públicos y facilitar el desplazamiento de los ciudadanos por el territorio. En este caso, es fundamental entender el balance entre calidad de vida y generación de impacto en el sector productivo causado por brechas en la movilidad, particularmente de los trabajadores.

“El índice de tráfico general, el índice de tráfico por desplazamiento al trabajo y el índice de ineficiencia son estimaciones de las ineficiencias en el tráfico causadas por largos tiempos de conducción y por la insatisfacción que estas situaciones generan en la población. Estos indicadores, junto con el número de accidentes en carretera, son una medida de la eficiencia y la seguridad de las carreteras y del transporte público”.

Planificación urbana

Busca mejorar la habitabilidad del territorio y por ende el bienestar de los ciudadanos. Los modelos urbanísticos y la forma en que se diseñan planes maestros locales son fundamentales en esta categoría, centrando la evaluación en lo compacta, bien conectada y el acceso a servicios públicos de la ciudad.

“Una planificación urbana deficiente provoca una reducción en la calidad de vida de los ciudadanos a medio plazo y también afecta de modo negativo a los incentivos de inversión, ya que una ciudad sin planificación o con planificación deficiente dificulta y aumenta los costes de logística y de transporte de los trabajadores, entre otros aspectos”.

Proyección internacional

La generación de una identidad local, que muestre ante el mundo el valor de la ciudad y su potencial como epicentro de desarrollo es importante para una ciudad inteligente, por eso desde el turismo hasta el número de eventos internacionales convocados suma en esta dimensión.

“Las ciudades que quieran progresar deben conseguir un lugar privilegiado en el mundo. Mantener la proyección global pasa por mejorar la marca de la ciudad y su reconocimiento internacional a través de planes turísticos estratégicos, la atracción de inversión extranjera y la representación en el exterior”.

Tecnología

La tecnología, que es transversal a todos los factores pero que en este caso se evalúa en un sentido más específico de conexiones y dispositivos, se entiende como un aspecto que mejora la calidad de vida, por lo que su masificación es fundamental, al igual que el uso que se le dé a la misma para impulsar las ventajas competitivas.

“Una ciudad atrasada tecnológicamente tiene desventajas comparativas con respecto a otras urbes, tanto desde el punto de vista de la seguridad, la educación o la salud, todo ello fundamental en la sostenibilidad de la sociedad, como desde el punto de vista del aparato productivo”.

Imagen @mripp, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER