Con el paso de los años, la tendencia del BYOD (Bring Your Own Device) ha tomado mayor fuerza, especialmente con el auge de los teléfonos inteligentes. Sin embargo, esto lleva a que las personas no hagan una separación clara entre su vida personal y laboral, lo que puede influir considerablemente no solo en el desempeño de los trabajadores, sino también en la seguridad de la información empresarial.

Además del BYOD, existen otras alternativas en la actualidad para que los empleados lleven sus propios dispositivos al trabajo. Es así como por ejemplo, a través del ‘CYOD’ (Choose Your Own Device), el empleador pone a disposición de sus trabajadores un catálogo de dispositivos y los subsidian para adquirirlos. Esta puede ser una buena opción para tener mayor control sobre el equipo. Así mismo, también existe el ‘COPE’ (Corporate-Owned, Personally Enabled), que es la opción más cercana al dispositivo corporativo clásico, pero contempla también un uso personal.

Aunque existen todas estas alternativas, el problema sigue siendo el mismo: no hay una clara separación entre el uso personal y laboral que se le da al dispositivo. Teniendo en cuenta esta realidad, diferentes empresas han creado herramientas de gestión de la movilidad que separan de forma precisa estos dos entornos.

Una de ellas es Knox, una herramienta que cuenta con diferentes características para mejorar la seguridad de los dispositivos. Es así como, por ejemplo, con una opción llamada ‘Secure Boot’, las personas adquieren completos permisos de administración, por lo que pueden ver si un tercero ha estado revisando el equipo. Además, esta capa solo permite que software autorizado y verificado sea utilizado en el dispositivo.

Knox también tiene un mecanismo llamado Security Enhanced Android, que mejora la separación de la información confidencial aislando apps y datos en diferentes dominios para que sea más difícil recibir un ataque desde software malicioso.

Otra herramienta útil para implementar BYOD en una empresa es Android for Work, una herramienta que viene incluída en la versión 5.0 del sistema operativo de Google, que incrementa la seguridad de los equipos  y cuenta con la posibilidad de abrir un perfil especial de trabajo, que permite separar el entorno personal del profesional e impide trasladar información de un entorno a otro y aplicar políticas de Prevención de Fuga de Datos (DLP). Las versiones anteriores de Android pueden instalar la app en sus dispositivos, para que puedan acceder al correo, contactos y apps corporativas, todo esto bajo administración del departamento TI de la empresa.

Finalmente, existen los Contenedores MDM (Mobile Device Managment), que permiten separar el entorno laboral del personal, aunque perdiendo la posibilidad de configurar el WiFi o establecer restricciones de hardware en el equipo. No obstante, esta solución permite gestionar, controlar y monitorizar los dispositivos móviles de la empresa, además de ayudar a velar por el cumplimento de las políticas corporativas.

En resumen, las herramientas de Gestión de Dispositivos Móviles son bastante útiles para que las organizaciones puedan tener un mayor control sobre lo que los empleados instalan en los dispositivos que utilizan en el ámbito personal y empresarial. Además, pueden ser muy útiles para garantizar mayor seguridad en el entorno laboral (como el caso de la herramienta Knox), o para marcar un claro límite entre el trabajo y la vida de cada empleado.

Como lo dijimos en una oportunidad, estas herramientas permiten implementar configuraciones de seguridad y controles de acceso a los dispositivos móviles, de esta manera se definen las condiciones para la conexión de los dispositivos y su acceso que garantice la seguridad de la información de la empresa.

Imagen @Pexels, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER