La presencia online de las empresas y la necesidad de una visión estratégica

No es un secreto que Internet ha cambiado la forma como vivimos y trabajamos. Según cifras del Internet World Stats, a junio de 2012 más de un tercio de la población mundial contaba con acceso a Internet, una cifra impresionante. Esta situación también está presente en la mayoría de empresas, dónde Internet está presente en el día a día de las organizaciones. Tanto para personas como para empresas, Internet se ha convertido en una herramienta muy importante y sin la cual se nos dificultaría la vida.

En el caso de las organizaciones, Internet se utiliza como herramienta de acceso de información (tal como usted lo hace en este momento), pero también se puede usar para presentarle información a clientes, proveedores, distribuidores y otros, a través de páginas web, listas de correo electrónico y redes sociales, entre otros. Algunas se limitan a presentar información, otras la usan para crear contactos comerciales, hacer ventas y más.

Aunque todavía hay muchas empresas que no cuentan con presencia en Internet, quiero hablar de otro tema y es de la las empresas que si tienen presencia en este medio. Esto lo hago así, por que en mi experiencia he detectado que muchas cometen un error crucial cuando se inicia esta presencia. De hecho es un error muy común, que se presenta en todos los mercados y países del mundo. Este error además trae consigo varios elementos adicionales que no son deseables, los cuáles también analizaré a continuación.

Pero antes de analizar el error, empecemos haciendo una reflexión que planteo en el siguiente apartado de este artículo.

Presencia en Internet: ¿Por dónde comenzar?

La anterior pregunta es muy común y me atrevo a decir que en todas las organizaciones que tienen presencia en Internet la han realizado por lo menos en una oportunidad. En algunas ocasiones el gerente, presidente o CEO, habrá pensado en esto, pero usualmente esta pregunta y tarea es relegada al área de mercadeo y/o al área técnica.

Si en su organización en algún momento han abordado esta inquietud, e incluso si a usted le tocó responderla, lo invito a que recuerde esta respuesta. Ahora, más allá de su respuesta, quiero compartir el proceso que he encontrado en muchas organizaciones y la razón por la cual nace el error que ya mencioné.

En mi experiencia de más de 15 años, en los cuáles he “vendido” plataforma de páginas web y más recientemente he sido consultor, he visto el proceso que llevan a cabo muchas empresas para hacer esto. La mayoría de empresas y las personas a cargo, como se podía esperar, no tienen del todo claro cual es la mejor ruta para crear esta presencia. De hecho, estas personas usualmente están buscando alguien que los asesore y les hable al oído, recomendándoles los pasos a seguir. Esta ayuda con frecuencia no existe, más allá de un colega que recomienda una empresa de diseño y desarrollo de páginas web.

Precisamente aquí comienza el error. Si no existió tal recomendación, la persona busca en fuentes como las páginas amarillas, otro tipo de guía comercial o pregunta a Google sobre diseño de páginas web. Así que con este primer indicio, las empresas buscan que les diseñen, bien sea una página web, una lista de correo electrónico, o más reciente, alguna presencia en redes sociales, como una página de Facebook.

El diseño gráfico en si no es un error, pues es un elemento muy importante para producir un resultado. El error radica en pensar en diseño gráfico en una etapa tan temprana del proceso, ya que este debería venir cuando tengamos las cosas más claras.

¿Por qué no debemos empezar por el diseño gráfico?

Vuelvo y repito que el diseño gráfico como tal no es un error, de hecho es vital para todo este proceso. El problema sucede en que en una etapa temprana, en la cual estamos buscando definir lo que queremos lograr en Internet, lo ideal es dejar el diseño gráfico para una etapa posterior.

Son muchas (millones, quizás miles de millones) las empresas que han empezado la creación o modificación de su presencia en Internet a través del diseño gráfico. Aunque hay excepciones, muchas de estas páginas no logran sus verdaderos objetivos comerciales, pasan desapercibidas, se convierte en una más del montón y finalmente es un gasto, no una inversión.

¿Pero qué tal si antes de comprar la página web, de diseñar, analizamos como empresa lo que deseamos lograr con la presencia en Internet (tome en cuenta que no estoy hablando de página web)? Esto implica entre otros:

  • Definir las razones por las cuáles se desea tener presencia en Internet o mejorar lo que hay actualmente.
  • Crear métricas que definan lo que se va a lograr con esta presencia, por ejemplo, aumento en las ventas, aumento de los clientes, retención de clientes y otros. Cada uno de estos elementos debe contar con cifras y porcentajes exactos.
  • Cuánto estamos dispuestos a invertir y en cuánto tiempo esperamos ver los retornos.
  • Entender el mercado objetivo, que puede ser igual, diferente o una mezcla de los dos anteriores, frente al cliente “físico” actual.
  • Definir cuáles son los elementos de alto valor y únicos que va a tener nuestra presencia para motivar al cliente a que nos visite.

Esta lista es más larga, pero si se da cuenta por el momento no tiene nada que ver con diseño. Este es un llamado a hacer una pausa, sentarnos varias semanas o meses y definir estos elementos. Esto nos lleva a cambiar la forma cómo entendemos a Internet, y estaremos hablando de Estrategias de Internet. Una vez definamos esto, podemos ahora si pensar en el diseño gráfico (y desarrollo técnico), para que lo que se realice, se ajuste a lo que hemos propuesto.

Internet lo podemos ver como una camisa elegante. Podemos comprarla de una estantería, con la seguridad de que a otra persona ya se la han vendido, que no necesariamente es lo mejor y que es probable que en algún momento veamos que varias personas visten la misma camisa. Pero también podemos mandarla a hacer a la medida, con conceptos como los colores, el largo, ancho, medidas del cuello, material, tipo de lavado a usar y otros.

Así que está en sus manos si quiere algo sencillo y que probablemente no sobresale, o algo a la medida, hecho pensando en sus necesidades, objetivos y metas, es decir, con Estrategias de Internet.

Imagen @Horia Varlan, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

1 comentario a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER