Modelos de negocio innovadores: una estrategia efectiva para su empresa en Internet

Sin duda alguna, la tecnología y especialmente el Internet han revolucionado nuestro mundo. Muchos de los paradigmas que venían del mundo físico se han ido rompiendo gracias a este nuevo medio, a nivel personal y muy especialmente en los negocios.

Esto es más que lógico, pues Internet nos permite hacer muchas cosas que anteriormente no podían realizarse en el mundo físico, y si eventualmente eran posibles, sólo se podrían lograr a unos costos muy altos los cuales las volvían impensables.

Por esta razón Internet nos debe ayudar a innovar y a “pensar por fuera de la caja”. Debemos olvidar muchos de los paradigmas existentes en el mundo físico y buscar cómo este nuevo medio nos puede ayudar a mejorar y optimizar nuestro modelo de negocio. Si usted sigue pensando que la única forma en que este medio le puede ayudar a su negocio es a través de la facilitación de las comunicaciones con el exterior y exponiendo su empresa al mundo, usted está desperdiciando el gran potencial de éste. Definitivamente existe una nueva forma de hacer las cosas, tal como lo demuestran los siguientes modelos de negocio.

Crowdsourcing: Multitudes que trabajan para su empresa

La palabra Crowdsourcing viene de la unión de dos conceptos: Crowd, que en español significa multitud y outsourcing que en español es tercerización. De esta manera, al utilizar este modelo trasladamos ciertas actividades de la compañía a una multitud que se encarga de hacerlas por la empresa.

Existen varios ejemplos de la aplicación de este modelo que ha sido facilitado por Internet, como la financiación de proyectos con capital de una multitud, la petición de la resolución de problemáticas de mi empresa a un grupo de personas y la transferencia de actividades propias de mi compañía a personas externas, el cual es el caso de la marca americana Threadless.

Esta compañía, que está dedicada a la venta de prendas de vestir con diseños originales, trasladó precisamente esta labor de diseño a una comunidad que la sigue. Así, a través de su página web, diseñadores de todas partes del mundo proveen a la empresa con imágenes únicas, que son sometidas a votación en la comunidad que sigue la marca. Sólo los diseños que obtienen la más alta votación son impresos y a cambio de esto se les otorga un reconocimiento monetario a sus autores.

En este modelo son muchos los beneficios que obtiene Threadless como empresa. En primer lugar, la empresa deja de requerir la contratación de diseñadores a los cuales tendría que pagarles un salario y todas sus prestaciones, aunque no se supiera con certeza si los diseños que ellos realicen serían aceptados por la comunidad. En segundo lugar, la empresa recibe un extenso número de diseños de manera gratuita y solamente debe pagar aquellos que finalmente decida imprimir. Finalmente, al ser la comunidad quien decide cuáles de estos diseños se imprimen en las prendas, el riesgo de que los posibles compradores no gusten de los diseños es eliminado, debido a que es la misma comunidad fanática de Threadless quien adquiere los productos.

Como es posible ver, el modelo que Threadless estableció sólo es posible lograrlo con Internet, pues hacer esto en el mundo físico sería muy dispendioso y costoso. Ellos han sabido crear una gran comunidad y volverlos unos apasionados por la marca para que al mismo tiempo sean sus diseñadores, tomadores de decisiones y compradores, aprovechando al máximo las ventajas que brinda Internet.

Freemium: Su empresa puede regalar servicios

Al igual que el Crowdsourcing, el modelo Freemium une dos conceptos: Free, que se traduce al español como gratuito y Premium que en este contexto significa un servicio superior. Básicamente, la idea detrás de este modelo es que parte del servicio se ofrezca de manera gratuita mientras que otra parte del servicio, que es superior, se ofrezca por un costo.

Ofrecer este servicio no siempre es fácil, pues la parte gratuita debe ser lo suficientemente interesante para atraer al público pero al mismo tiempo no debe atender las necesidades de todos los usuarios, pues requerimos que una buena parte de éstos se sumen al grupo que paga por el servicio premium. Una empresa muy reconocida y exitosa en la aplicación de este modelo es Dropbox.

La plataforma que ofrece Dropbox permite que los usuarios guarden sus archivos en la nube y que accedan a éstos desde cualquier lugar con acceso a Internet. A los usuarios se les ofrece una capacidad de 2GB de manera gratuita, pero si requieren más espacio, éstos deberán pagar – desde aproximadamente US$8 por mes-. Igualmente, si refieren nuevos usuarios a la plataforma son premiados con 500 megabytes adicionales por cada referido.

Es claro que en este modelo la plataforma es sostenida por los usuarios que acceden al servicio que brinda más espacio de almacenamiento, el cual tiene un costo. Sin embargo, la empresa ha sido muy buena persuadiendo a usuarios nuevos que anteriormente no tenían la necesidad de acceder a sus archivos en cualquier sitio y una vez que se han enganchado a este servicio y empiezan a requerir más espacio de almacenamiento optan por el servicio pago.

Evidentemente, un servicio como el que ofrece Dropbox no hubiera sido posible tecnológicamente sin Internet. Pero más allá de este punto, el modelo de persuadir a los usuarios a probar el servicio antes de acceder a un servicio más completo ha hecho que sea innovador, y sobre todo, sostenible a través del tiempo.

Los anteriores casos tan sólo ilustran un par de modelos disruptivos y exitosos que han sido posibles gracias a Internet. En una próxima publicación presentaré otros modelos que de igual manera han roto esquemas del mundo físico.

Imagen @JD Hancock, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER