Las plataformas de API bancarias, un camino para la Banca Digital

Cada vez escuchamos con mayor fuerza la irrupción de las llamadas empresas Fintech, una amenaza cada vez más real para el mercado financiero en Latinoamérica. Un movimiento que nació en Estados Unidos y que engloba a las empresas tecnológicas que desarrollan servicios financieros, sin necesariamente ser bancos. Estas empresas en general se especializan en algún tipo de servicio, son ágiles, se mueven muy rápido, están cerca del cliente final y la mayoría de las veces en forma de Apps en los celulares de los usuarios.

Ejemplos como el de Transferwise en Reino Unido, Cumplo en ChileSimple en Estados Unidos y Number26 en Alemania, nos muestra que este movimiento llegó para quedarse. Son aplicaciones que están entregando servicios financieros, con tasas menores a las que acostumbran a entregar los Bancos, sin oficinas físicas y con canales 100% digitales.

Por su lado los Bancos y las instituciones financieras ya están reaccionando ante estas amenazas. Inicialmente comenzaron grandes proyectos de transformación, reemplazando sus sistemas Core o plataformas base, sin embargo el vertiginoso ritmo de los avances tecnológicos han dejado a muchos bancos a medio camino para reaccionar ante estos desafíos. Hemos visto la creación y desaparición de áreas de innovación, cambios de plataformas, renovación de ejecutivos y programas de transformación cultural. Algunos bancos incluso, han comenzado a crear organizaciones digitales paralelas al Banco principal.

Un camino complementario y que permitiría a los bancos avanzar en forma incremental en el desarrollo de servicios digitales, es la incorporación de una plataforma de manejo de APIs, que permitiría conectar al Banco con aplicaciones externas de una manera flexible y sin impactar a los sistemas Core.

Las plataformas de API en los Servicios Financieros

Las sigla API significa ‘Application Programming Interface’ y es un conjunto de reglas que permiten a diferentes sistemas comunicarse entre sí, sin la necesidad de reescribir los códigos de los sistemas base. De esta forma los bancos, pueden darle una nueva vida a sus antiguas plataformas Core, con una capa intermedia que permita gestionar la comunicación de sistemas externos con las plataformas del Banco.

Este modelo tiene una serie de ventajas, en lo que se refiere a la flexibilidad de incorporar nuevas funciones o servicios al Banco, sin necesidad de esperar por grandes plazos de desarrollo, ni de reemplazar la tecnología que hoy tienen las instituciones financieras. A continuación describiremos algunos ejemplos de estas soluciones en la industria financiera.

  • Open Bank Project: Esta plataforma alemana, provee las facilidades para conectar la data de los Bancos con aplicaciones de terceros mediante protocolos seguros y una capa de gestión de API, que independiza a los sistemas CORE del Banco y de las aplicaciones de terceros. De esta manera, la capa intermedia es la que se encarga de estandarizar la comunicación y hacer conversar a las aplicaciones externas con los sistemas base lo cual aumenta la velocidad de innovación y contacto con los clientes ya que no es necesario esperar desarrollos dentro de las plataformas del Banco. Toda esta comunicación, está reglamentada por una serie de protocolos que deben ser respetados por las aplicaciones que deseen la conexión y de la misma forma, el Banco tiene el control para autorizar el acceso de sistemas a sus plataformas internas.
  • FaceBook API:Uno de los grandes precursores del desarrollo de soluciones vía API es Facebook, que en cada una de sus convenciones para desarrolladores muestra las nuevas tecnologías que permiten la conexión de terceras aplicaciones a su plataforma. Este tipo de arquitectura, ha permitido que Facebook se transforme hoy en día en un generador importante de ingresos sin necesidad de desarrollar todas sus funcionalidades con equipos internos. La visión de Mark Zuckerberg de transformar a Facebook en un Ecosistema, ha dado sus frutos y este ecosistema permite la conexión de terceras empresas que generan sus propios ingresos y que a su vez le permiten a Facebook aumentar la atracción de los usuarios y el tiempo que pasan navegando por la red social. Este es un gran ejemplo para la industria financiera, que mediante una estrategia similar, puede invitar a terceras empresas a que se conecten a sus plataformas, usen sus datos y generen nuevos modelos de negocios en los que el banco también se vea beneficiado.
  • Hackathones Bancarias:Ya hemos hablado en artículos anteriores de esta tendencia, que ha permitido a los bancos generar nuevos servicios abriendo sus desafíos a las empresas externas. Un caso de éxito, fue el Banco de Chile en su Hackathon del año 2015 el cual desarrolló una capa API para que los equipos que participaron de su Desafío Fintech, pudieran por un lado realizar consultas a datos específicos de un cliente y por otro ejecutar transacciones de pago y transferencia. Estas facilidades, permitieron a los equipos desarrollar interesantes aplicaciones en las 48 horas que duró la competencia sin que el Banco tuviera que modificar el código de sus sistemas base.

La Banca Digital y en general los servicios digitales en Latinoamérica avanzan a pasos agigantados, por esta razón las instituciones financieras deben ejecutar acciones que les permitan avanzar al ritmo en que lo están haciendo los usuarios. La incorporación de estrategias de API Bancarias, es un camino que entregará a los bancos la flexibilidad necesaria para conectar esas nuevas tendencias a sus plataformas tradicionales, permitiéndoles una renovación e incorporación de innovación que de otra forma tardaría años.

Imagen: @GotCredit, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER