Cuál es la realidad cambiante en Internet y por qué adoptar Estrategias Dinámicas

La palabra Estrategia, muy común en el mundo empresarial, tiene sus orígenes en el ámbito militar hace alrededor de 2000 años, con el libro “el arte de la guerra” de Sun Tzu, en donde se introduce la forma de dirigir operaciones militares. De manera similar se ha popularizado dicho termino desde los años 70`s, como la planificación de operaciones, pero en el mundo de los negocios. Hoy en día existen varias definiciones del término, pero creo que una muy concreta y sencilla es la de Kotler y Keller que describe la estrategia como el plan de acción para lograr los objetivos.

Sin embargo más allá de las diversas aplicaciones y definiciones de esta palabra, creo que todos los empresarios coincidimos en que es difícil imaginarnos el accionar de nuestros negocios sin tener una estrategia definida. Esta le permite a la empresa tener un norte que se debe perseguir desde todas la diferentes áreas de la compañía, unificando los esfuerzos de las mismas.

Con la importancia que tiene hoy en día Internet, esta área o ámbito de la empresa no puede ser ajeno a esta realidad. De esta manera, dicho medio debe ser visto por las altas directivas y demás empleados de la organización como una herramienta estratégica que ayudará a perseguir los objetivos que se haya planteado la empresa. Así sin importar si la meta de la empresa es aumentar su base de clientes, lograr mayor fidelización o incrementar las ventas, los esfuerzos que se realicen en Internet deben perseguir dichos objetivos corporativos.

Internet, un medio que evoluciona rápidamente

Este año, la World Wide Web cumplió 25 años y aunque durante este tiempo hemos aprendido mucho sobre Internet, también hemos tenido que desaprender bastante sobre el mismo. La rápida evolución de este hace que lo que hoy en día es una realidad, puede no serlo en algunos años o incluso meses. Podemos encontrar fácilmente varios ejemplos y para esto plantearé algunas preguntas. ¿Hace 15 años usted pensaba que era posible pedir un domicilio por internet? Muchos no lo creían. ¿Hace 10 años usted pensaba que la red social Hi5 podía dejar de ser exitosa? Muchos no lo creían. ¿Hace 8 años creía usted que el servicio de mensajería Msn Live Messenger dejaría de existir? Muchos no lo creían.

Hoy en día las empresas al referirnos a Internet hablamos de páginas web, redes sociales importantes como Facebook, Twitter y Linkedin y correo electrónico. Las tendencias que están tomando fuerza se centran en orientaciones globales, enfoque móvil y modelos de negocios disruptivos e innovadores. Sin embargo debemos recordar que la evolución de Internet es tan apresurado que aun cuando estas son las tendencias que aparentemente tomarán más fuerza en los próximos años, nada nos asegura que la evolución sea de esta manera y no cambie de un día a otro.

Uniendo las piezas del rompecabezas: Internet, estrategia e innovación

En las anteriores secciones he introducido dos temas clave: la importancia de Internet como herramienta estratégica de nuestra compañía y la rápida evolución de dicho medio. En otros términos, en este punto debe ser claro que nuestra empresa debe no solo tener presencia en internet sino un estrategia en este medio, pero teniendo en cuenta que este evolucionará muy rápidamente. Es por esta razón que al hablar de la estrategia en Internet, no podemos estar pensando en las antiguas estrategias del mundo físico que podían durar varios años. Estas deben ser dinámicas, buscando cada vez mejores posiciones estratégicas. Para lograrlo, es de vital importancia que la empresa tenga una cultura de innovación constante y la aplique a su estrategia corporativa.

La innovación, al igual que la estrategia es un término que ha sido definido y redefinido por varios autores. Sin importar cual de las definiciones prefiramos, lo importante aquí es entender que la innovación surge al introducir algo nuevo. Además debemos rescatar y tener en cuenta en nuestra estrategia de Internet los conceptos de W. Chan Kim y Renee Mauborgne que hablan de una Estrategia de Oceano Azul aconsejando realizar negocios en espacios sin competencia en el mercado captando una nueva demanda. Aunque este término no se creó para Internet, muchos empresarios lo han sabido aplicar y han creado modelos de negocio disruptivos. Un caso de éxito lo podemos ver con el gigante Amazon el cual aplicó el modelo de cola larga, dejando de centrase en los top sellers, vendidos por la mayoría de tiendas y se centra en una gran variedad de productos de nicho, que no son vendidos por muchos de sus competidores tradicionales.

Lean Startup para tener una Estrategia Dinámica en Internet

Antes de finalizar esta publicación deseo introducir una metodología que ha tomado mucha fuerza en los negocios en internet. Hace varios años, cuando una empresa deseaba entrar a este medio, invertía una gran cantidad de dinero para salir al aire con la página web que había soñado, encerrándose varios años para desarrollarla y sin mostrársela en ninguna fase de desarrollo al usuario final. Los riesgos de esta metodología eran muy altos ya que una vez estaba al aire no siempre era recibida por los usuarios de la forma en que la empresa creía que iba a ser recibida. Así los costos del fracaso de la misma eran muy altos.

Con el Lean Startup, se cambian muchas de las ideas tradicionales de cómo se deben desarrollar las plataformas para los negocios en Internet. Así las empresas en vez de esperar a desarrollar lo que creen que es su producto “ideal”, invirtiendo mucho dinero en este y demorándose desarrollándolo, realizan varias iteraciones de su página web probándola, recibiendo retroalimentación por parte de quienes la usan y mejorándola en cada una de las iteraciones de acuerdo a los comentarios de los usuarios.

Como es fácil imaginarse, esta metodología permite tener una estrategia dinámica, permitiéndole al empresario reaccionar ante las preferencias de sus compradores y logrando probar a un menor precio las innovaciones que cree que pueden interesarles a estos. Cada una de las iteraciones irá perfeccionado el producto, adaptándolo a la evolución del medio y de los usuarios, reaccionando ante los cambios y todo a un menor precio que los errores que se pagaban con la metodología tradicional.

Imagen: @Mariano Kamp, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER