Ciudades Inteligentes ¿cómo beneficia el sector de la salud?

 

¿Qué es una ciudad inteligente?

Una ciudad inteligente es aquella que emplea las tecnologías de información y comunicación (TIC) para hacer más eficiente los diferentes servicios y redes que se prestan al interior de ella, para el beneficio de sus ciudadanos y sus gobernantes.

¿Cuáles son los retos de la salud en la ciudad?

La prestación de servicios de salud tiene grandes asuntos por resolver y mejorar como el aumento del personal de salud, consecución de información de interés actualizada y a tiempo, aumento en la demanda a partir de la creciente urbanización y los sucesos de inmigración, enfermedades mentales como consecuencia de la agregación de poblaciones, el aumento de la expectativa de vida, mayor uso de servicios por pacientes con enfermedades crónicas y planes de cobertura universal en salud.

¿Cómo se relacionan la salud, la ciudad y las TIC?

Frente a estos retos, la tecnología actual busca prestar una gama variada de servicios directamente al ciudadano e información a los tomadores de decisión, a través de computadores, tabletas y teléfonos inteligentes. De hecho, ya por extensión, a ampliar las posibilidades de conexión a elementos antes no imaginados: la nevera, las paredes, las canecas de la basura, los semáforos; todos ellos bajo la sombrilla del Internet de las Cosas.

¿Qué ejemplos existen de ciudades inteligentes con enfoque en salud?

  • El índice de vulnerabilidad al calor en San Francisco, Estados Unidos. Emplea imágenes satelitales, medición de temperaturas, monitoreo de factores culturales, sociales y demográficos mediantes TIC para determinar cuáles áreas tienen mayor riesgo de olas extremas de calor.
  • Monitoreo y vigilancia de adultos mayores en Oslo, Noruega. A través del uso de sensores instalados en las casas que monitorean el uso adecuado de espacios como la cocina y el baño, y un sistema de comunicación permanente para cuidadores y profesional de la salud.
  • Reporte de daños ambientales y riesgos de criminalidad en el Reino Unido. Hace uso de un app que permite a los ciudadanos usar el GPS y la cámara de sus teléfonos móviles para documentar y reportar a las autoridades locales cualquier riesgo ambiental o de seguridad en los barrios.
  • Internet de las cosas y Barcelona, España. Esta ciudad ha instalado una larga red de fibra óptica sobre la cual, por ejemplo, las estaciones de bus están conectadas proveyendo acceso a WiFi libre, conectores USB, información en tiempo real de la ubicación y horas de parada de los buses, información turística, publicidad, etc.
  • Los parqueaderos también están conectados dicha red lo que les permite dar cuenta  sobre el nivel de ocupación y la presencia de carros a través de detectores especiales.
  • Sensores a lo largo de la ciudad que proveen información sobre ruido, polución, tráfico y clima.
  • Canecas de basura en las calles sensibles a la cantidad de basura depositada que permiten planear adecuadamente las rutas de recolección.

¿Qué debe considerarse para desarrollar una ciudad inteligente con enfoque en salud?

El reporte “Ciudades inteligentes como ciudades de bienestar” del Leeds Task and Finish Group para el foro en ciudades inteligentes en marzo de 2015, presenta recomendaciones para una implementación adecuada de las ciudades inteligentes en la salud tanto a nivel local como nacional, dentro de las cuales se destacan:

A nivel local:

  • Aumentar el diálogo con los ciudadanos sobre los beneficios de las ciudades inteligentes, lo cual implica, además, darles a conocer las implicaciones y usos.
  • Desarrollo de alianzas multisectoriales y multidisciplinarias en colaboración con la comunidad para la identificación, comprensión y solución de las necesidades de bienestar y salud.
  • Crear un registro completo y disponible a toda las partes sobre la capacidad instalada “inteligente” de la ciudad que incluya personas, proyectos, lugares, organizaciones y bases de datos.

A nivel nacional:

  • Cambios en los marcos normativos para permitir el intercambio adecuado de información entre los diferentes organismos estatales y grupos de interés en salud, en seguridad social y determinantes de la salud.
  • Cambios en los marcos normativos que hagan más fácil al sector privado el hacer negocios con los prestadores de salud.
  • Desarrollo y adopción de estándares de intercambio de información en salud, seguridad social y determinantes de la salud que faciliten la interoperabilidad entre diferentes plataformas e instituciones de interés.

Imagen: @Urbanative, distribuida con licencia Creative Commons CC-BY 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER