Las Tecnologías Complementarias que han revolucionado las grandes empresas

Desde hace muchos años, la norma, por así decirlo, es que las grandes empresas utilicen tecnologías de la información en sus operaciones. De hecho, lo extraño es encontrar empresas que no las utilicen en su día a día. Y, además, cada vez son más las tecnologías que utilizan las empresas, complementarias a sus procesos internos. 

Dentro de las múltiples tecnologías que utilizan las empresas, podríamos clasificar esto en 2 áreas diferentes. Las primeras son aquellas tecnologías base o del core, que afectan la operación diaria de las organizaciones, como los sistemas ERP, CRM, contables, logísticos y otros. En segundo lugar, lo que se podría etiquetar de tecnologías complementarias, que no hacen parte del core, que de una u otra forma apoyan las labores de la empresa.

En este artículo analizaré algunas de las tecnologías complementarias que están cambiando y cambiarán la forma cómo operan las empresas. Además, es un llamado para que, si su empresa todavía no las está utilizando o sacando el máximo provecho, es hora de empezarlo a hacer.

Tecnologías complementarias de Realidad Virtual y Realidad Aumentada

Hace unos meses, un App desató una locura casi mundial con un juego de realidad aumentada llamado Pokemon Go. Este juego, que ha tenido más de 500 millones de descargas, mostró lo que estas tecnologías puede hacer y cómo las empresas pueden sacar provecho.

En el caso de Pokemon Go, se vio como un juego podía impactar positivamente a los negocios, desde pequeñas empresas hasta reconocidas marcas. Y aunque su auge inicial se ha reducido, mostró que estas tecnologías pueden ser positivas para las empresas.

Es importante entender y diferenciar entre Realidad Virtual y Realidad Aumentada y cómo aprovecharlas. La primer requiere de gafas especiales para que el usuario esté en un mundo ficticio, aunque puede tener y estar basado en elementos que lo rodean.

Por otro lado, la Realidad Aumentada es un tema que lleva al usuario a añadir elementos a su entorno, como en el caso de Pokemon Go. Esto usualmente se logra con las cámaras de los celulares inteligentes a los cuáles se les añaden unas capas con nuevos elementos.

Hace unos años existió una aplicación que utilizaba la cámara del celular junto con el GPS y añadía información, por ejemplo, con la ubicación cercana de oficinas de las empresas que proveían a los usuarios tal tecnología. Aunque esto parecía tener gran potencial, la verdad es que muchas de las empresas que adquirieron esta tecnología, poco a poco la fueron abandonando por el poco uso de la misma.

A pesar del fracaso anterior, el caso de Pokemon Go muestra que esta tecnología puede tener otros usos y que las empresas están llamadas a analizar este tipo de tecnologías.

Geolocalización

Otra tecnología complementaria que pueden aprovechar las empresas, en especial cuando un número tan grande de personas cuentan con celulares inteligente, es la geolocalización. La idea es que, con los sistemas de ubicación del celular, se le indique al cliente cierta información. Por ejemplo, si soy cliente de la empresa XYZ y estoy cerca de una de sus tiendas, una app de esta empresa me podría invitar a ingresar a esa tienda.

Esto usualmente se logra con GPS, sin embargo, este no siempre está disponible, en especial en espacios bajo techo. Aunque hay otras tecnologías complementarias como los beams, esta tecnología no despega del todo. A pesar de lo anterior, es algo que se debe analizar y tomar muy en cuenta, pues puede traer grandes beneficios en un futuro.

NFC

La tecnología NFC, en una de sus muchas variantes, está disponible en muchas tarjetas inteligentes, como las de sistemas de transporte público e incluso algunas tarjetas de crédito. Básicamente es una tecnología que permite tener cierta información, como el saldo de la tarjeta, entre otros.

Desde hace varios años, celulares inteligentes, especialmente de alta gama, tienen incorporada esta tecnología. En Estados Unidos y algunos otros países se ha venido utilizando para que el celular sirva como medio de pago en establecimiento físicos, como una alternativa frente a las tarjetas de crédito. Sin embargo, en la mayoría de países estas tecnologías están siendo desaprovechadas.

Son muchas las aplicaciones que podrían tener estas tecnologías, como, por ejemplo, en los sistemas de transporte cambiar las tarjetas por el uso del celular. Otra opción sería que los empleados ingresaran a sus lugares de trabajo y se identificaran con el mismo celular en lugar de una tarjeta inteligente, que es lo que predomina hoy.

Estas tecnologías complementarias tienen mucho para crecer y es importante tomarlas en cuenta. Quienes innoven correctamente con estas y otras tecnologías complementarias, podrán revolucionar sus operaciones y ofrecer grandes beneficios a sus clientes, entre otros.

Imagen @pestoverde, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER