Beneficios del Data lake para ganar espacio a la acumulación de datos

El Business Inteligence o Inteligencia Empresarial, ofrece nuevas oportunidades a las corporaciones. También llega cargado de una ingente cantidad de datos. Es lo que se ha dado en llamar Big data y puede llegar a convertirse en un auténtico dolor de cabeza para cualquier CEO. ¿Qué hacer con tanta información? El Data Lake puede ser la solución.

Data lake, el recipiente perfecto

Mientras que el Big data guarda información estructurada, el Data lake solo es un repositorio para almacenar datos sin analizar. Están ahí para cuando se necesiten. Solo entonces se analizan, se procesan y pasan a formar parte de lo que se ha dado en llamar Big data.

La transformación digital ha traído consigo una cantidad desmesurada de información. Todos esos datos pueden ser de gran utilidad para los negocios. Sin embargo, no tienen porque servir en el presente y, en cambio, puede que sea de gran ayuda en el futuro.

Los datos que se guardan en el Data lake llegan desde todas las fuentes y pueden ser de cualquier tipo: bases de datos, servidores, información de internet, RR.SS

Es información sensible que, en una sociedad que se rige y avanza a través del conocimiento, no se pueden desperdiciar. Por ello, en el transcurso de ciertos trabajos, se acude a esa información y es entonces cuando se estudian y se someten a un análisis profundo. Es decir, las empresas vuelcan la información en esta especie de silos y recurren a ella cuando lo necesitan. Es una forma barata de contener y acceder a la información, aunque toda la información esté prácticamente apiñada.

Cómo funciona un Data lake

Este mar de datos funciona del siguiente modo. A cada componente almacenado se le identifica con un código exclusivo. A continuación se procede al etiquetado a partir de una aglomeración de etiquetas de metadatos desarrolladas.

En el momento en que la compañía se encuentra con un asunto que afecta al negocio, se intenta resolver. Para ello acude al Data lake, para solicitar aquellos datos que se han etiquetado con el tema relacionado que hay que solucionar.

Cuando se obtienen esos datos, ya en una agrupación más pequeña, se procede a su análisis a fin de encontrar una respuesta al asunto en cuestión.

¿Será el Data lake una solución definitiva?

La respuesta es categórica: no. Si se tiene en cuenta que el 90 % de los datos que se manejan se han producido durante los últimos dos años, es fácil concluir que es difícil resistir a la avalancha de información que se les viene encima a las corporaciones.

Es necesario hacerse algunas preguntas: ¿puede un Data lake ser infinito?, ¿llegará un momento en que el etiquetado se quedará pequeño?, ¿ha llegado la hora de investigar nuevas fórmulas de almacenamiento?, ¿cuál será finalmente el proceso de transición?

En realidad, estas preguntas recuerdan mucho a un ejemplo sencillo. Para un almacenamiento más casero, se empezó utilizando discos duros capaces de guardar algunos megas. En la actualidad, se convive con pendrives capaces de almacenar terabytes en apenas unos centímetros.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER