SaaS: cómo actúa el modelo de distribución de software

El SaaS (software como servicio) es un modelo de distribución de software que utiliza Internet para instalar aplicaciones que son administradas por un servidor externo (un proveedor de servicios mantiene la aplicación en su base de datos y un usuario puede acceder a la misma a través de un navegador). La mayoría de estas aplicaciones se realizan de forma directa por medio de Internet y no se necesitan descargas o instalaciones extras. También se le llama Software on Demand, porque sus aplicaciones se alojan en servidores.

En los últimos años, varios avances han hecho posible que el SaaS se convierta en una herramienta primordial, sobre todo porque es compatible con varios sistemas operativos.

El SaaS interactúa con infraestructuras tecnológicas similares, como las aplicaciones llamadas plataforma como servicio (PaaS por sus siglas en inglés) y las aplicaciones de infraestructura como servicio (IaaS por sus siglas en inglés). Todas ellas son compatibles entre sí y se encuentran disponibles en Internet.



Beneficios de las aplicaciones SaaS

Las aplicaciones SaaS ofrecen muchos beneficios tanto a los empleados como a las empresas, al disminuir costos y tiempo que se invierte en tareas repetitivas, como instalar, administrar y actualizar hardwares y softwares. Esto reduce el empleo de recursos técnicos y disminuye los gastos en la organización. Además, no se requiere de un hardware especial para ser instalado por el cliente.

La implementación de un sistema de estas características en una empresa puede ofrecer muchos beneficios de cloud computing, tales como:

  • Reducción de tiempos

En este tipo de aplicaciones, el software ya se encuentra preconfigurado. Esto permite reducir considerablemente el tiempo en la instalación y distribución del software. Por ejemplo, las aplicaciones conocidas como GNU autotools, que están disponibles de forma gratuita en Internet, están programadas para autoinstalarse.

  • Reducción de gastos

Las SaaS permiten disminuir los costos de adquisición; la ubicación compartida de la aplicación reduce los gastos extras por derechos de hardware y software, ya que el pago por uno de los servicios incluye los posibles costos de los accesorios extras.

  • Escalabilidad e integración de SaaS

Por estar en la nube (cloud computing), las SaaS se pueden combinar con otras aplicaciones disponibles en Internet, pudiendo actualizarse e integrarlas entre sí. A diferencia del modelo antiguo de la instalación de software, el usuario actual ya no requiere pagar por otra aplicación o servicio de este tipo; es suficiente con acceder a Internet y hacerle la solicitud a la empresa proveedora.

  • Actualizaciones

Los proveedores de estas aplicaciones se encargan de actualizar las aplicaciones y ofrecérselas a sus usuarios. Gracias a esto, los gastos y esfuerzos se reducen considerablemente, ya que no es necesario adquirir e instalar la última versión en cada actualización.

  • Fácil uso y prueba

Así mismo, estas aplicaciones son de fácil instalación en los distintos sistemas operativos, utilizados por la mayoría de las empresas. Además, los clientes finales pueden probar las capacidades del software antes de realizar la compra definitiva.

Características del Software como Servicio (SaaS)

Entre las características más importantes de las SaaS se encuentran:

  • Puede ser administrada desde una ubicación central.
  • Se aloja en un servidor remoto.
  • Se puede acceder a ellas a través de Internet.
  • Los usuarios no son responsables de las actualizaciones de hardware o software.

Expertos analistas del área estiman un crecimiento del SaaS del 59% para los próximos años, y para este año, se estiman unos ingresos de más de 32 billones de dólares, en comparación a los 27 billones de dólares del pasado año, aproximadamente un 25% de crecimiento acumulado (CAGR).

 

 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER