Cómo beneficia el Big Data y el Machine Learning a las organizaciones

Los agentes artificiales están desarrollando cada vez más inteligencia. Pueden gozar de mayor autonomía y hasta se han dotado de capacidades sociales. El machine learning está presente en nuestro día a día. De acuerdo a Lloret los modelos de concesión y seguimiento de crédito mejoran entre 25 y 50 %.

Pocos se paran a pensar que hace tiempo que los usan a diario, como es el caso del asistente virtual de Apple, conocido como Siri, o el software de gestión de equipos “Asana”.

En el mundo de la banca o la hostelería, ya se cuenta con robots de asesoramientos o que se encargan de servir a las habitaciones. Es la Cuarta Revolución Industrial, donde la automatización (Machine learning) y el estudio de grandes cantidades de datos (Big data) se están convirtiendo en los grandes protagonistas de los nuevos modelos de negocio.

Cuál es el papel del Machine learning en el progreso empresarial

La tecnología que permite el aprendizaje de las máquinas está creando soluciones capaces de aprender de manera automática, y de la misma manera en que lo haría un ser humano. Con la Inteligencia Artificial se definen algoritmos que son capaces de predecir conductas futuras, reconocer  pautas y renovar constantemente todo el proceso, gracias a la ingente cantidad de datos que les llegan continuamente.

Es el Big Data quien se encarga de recoger toda esa información y dar acceso a ella de una manera muy veloz. De este modo, los sistemas de aprendizaje extraen todo cuanto es servible y lo integran en un programa.

El quid de la cuestión es que, a partir de ese momento, el software es capaz de actuar sin que medie una persona para su programación. La consecuencia es una adaptación a las transformaciones del entorno en tiempo real.

Hasta el momento, las organizaciones habían basado sus estrategias en el Business Intelligence. Se clasificaban datos de comportamientos pasados para establecer un comportamiento futuro.

Ahora los análisis se centran directamente en ese futuro y así las grandes empresas pueden adelantarse a la forma en que se comportará el usuario. Además la acción ya no va dirigida a targets generalizados. Las acciones se idean de forma individualizada para cada cliente.

Esta forma de proceder permite el pronóstico del modelo de consumo para estratos muy concretos y la fiabilidad se ha situado casi en el 100 %.

¿Consecuencias?: beneficios

La forma de operar ha permitido la predicción de las tendencias que aún están por llegar y la automatización de tareas que ya no tienen que realizar personas.

Se pueden observar experiencias como la de una cadena de restaurantes de Singapur donde los camareros son drones o el anuncio de Cabify, que está a punto de sacar al mercado sus vehículos autónomos.

Está claro que esta tecnología tan cognitiva y penetrante tiene un largo recorrido y va a permitir a las organizaciones adelantarse a las necesidades de los consumidores, basado en las necesidades evidentes que el propio cliente demandará.

El potencial es tan grande que las grandes corporaciones ya han apostado por el Machine learning y se están preparando, a pasos agigantados, para sacar todo el partido a una tendencia que parece no tener límites.

Artículos Relacionados

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER