Des-aprender: Una competencia necesaria para las organizaciones en entornos digitales

El creciente y acelerado desarrollo tecnológico ha llevado al replanteamiento de políticas, planes y acciones en materia de educación. Las nuevas tecnologías, especialmente las móviles vienen determinando nuevos patrones de interacción que han llevado a las organizaciones a revisar sus prácticas de formación a fin de responder con las nuevas necesidades que impone un mundo cada vez más conectado.

Para Gartner, el mercado de la tecnología en este 2015 en el sector educativo crecerá un 2,3 impactando diferentes sectores, entre ellos el organizacional. Según Carlos Delgado, Ingeniero y licenciado en Investigación de mercados, analizar lo que está pasando con la educación y la evolución digital supone revisar al menos diez estrategias tecnológicas en educación propuesta por Gartner y que podrían ser el punto de partida para comprender la triada que se teje entre la educación, la comunicación y la tecnología.

Propuestas de Gartner en la transformación de la educación

Si bien las tendencias propuestas por Gartner para comprender el nuevo entorno educacional conllevan adaptarnos a nuevos escenarios digitales, estos deberán ser revisados a la luz de las posibilidades, condiciones y en especial del interés de cambio de las mismas organizaciones.

En este sentido, por ejemplo, excluir en procesos de formación contenidos en formatos digital imposibilita que más personas accedan a la información, bien lo plantea Carlos Delgado al afirmar que lo “eBooks adaptativos” permite incluir actualizaciones, interactuar con el estudiante y adaptarse mejor a sus necesidades. Por otra parte ya lo mencionamos en el Post titulado “eBook: El nuevo paradigma de la educación digital en las organizaciones” cuando señalamos las ventajas que tiene este tipo de recursos.

Otro aspecto importante a revisar por parte de las organizaciones es valorar las ventajas que ofrece la llamada “educación móvil” que no es otra cosa sino la de aprovechar las bondades de los dispositivos (celulares y tablets) que facilitan que los recursos (contenidos) estén disponibles ya no sólo en los anaqueles de las bibliotecas o estantes sino en cualquier bolsillo o mejor como plantea Marcelo de la Torre, “el conocimiento ya no está en los libros, está en las pantallas

Una última recomendación es mirar lo que ocurre en otros espacios diferentes a los académicos o lo que algunos llaman el “Aprendizaje Social” que en palabras de Delgado es “aprender de nuestros compañeros de trabajo y de otros profesionales mediante la interacción en comunidades y en redes sociales, ya sean internas o externas

Una fuerte tendencia de formación asociada a este último aspecto es el llamado “Aprendizaje Invisible” que considera los desarrollos tecnológicos como un aspecto esencial para el desarrollo de nuevos conocimientos.

En últimas asistimos a una era en donde las tecnologías digitales adquieren gran relevancia a la hora de encaminar procesos de formación, lo que supone el desarrollo de competencias técnicas, pedagógicas, físicas y hasta motivacionales. Sin embargo, la competencia a mi modo de ver necesaria hoy en día para las organizaciones será las de “Des-aprender” entendida esta como la capacidad de eliminar eso prejuicios que por años han configurado los procesos de formación dentro de las mismas organizaciones para emprender nuevas dinámicas de aprendizaje donde lo digital adquieren un papel determinante.

Imagen @The EggPlant, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER