T-learning: la nueva forma de gestionar el aprendizaje empresarial

El T-Learning es un concepto emergente; tanto así que aún se dialoga si se debe traducir literalmente la palabra Transgressive, (transgresión: quebrantar, violar un precepto) o se suplanta por otros términos que también tienen resonancia dentro del círculo académico.

Es el caso de transformative, cuya traducción es transformativo (adjetivación de la palabra transformar) o transdiciplinary, palabra que en español se asemeja a multidisciplinario.

Mientras llegan los consensos, acuñaremos el concepto enunciado por el profesor de la Universidad Wageningen (Suiza), Arjen Wals: Aprendizaje Social Transformativo.

Es aquel aprendizaje que permite a las personas construir un mundo más sostenible, partiendo del aprovechamiento de la diversidad, creatividad e ingenio. 

De esta forma, el T-learning ingresa al grupo de modelos de aprendizajes que usan la tecnología como mediador del saber:

  • E-learning: aprendizaje electrónico.
  • M-learning: aprendizaje móvil, mediado por celulares o tabletas.
  • B-learning: aprendizaje mixto, que combina actividades presenciales y virtuales).

En esta ocasión, nos atañe explicar cómo integrar el T-Learning a la organización.

T-learning: 5 ideas para su integración

  1. Aprendizaje diverso. Sucede que los procesos de capacitación organizacional se desarrollan homogéneamente, la información se distribuye a todos por igual.

Esto ocasiona que algunos empleados, simplemente, ¡no aprendan!

El T-learning invita a aprovechar la diversidad; la formación mejorará si se logra identificar cómo aprenden los colaboradores.

  1. Contenidos transmedia. Es aquella información, que se relata como historia, la cual divide “sus capítulos” en diferentes plataformas.

Transmitir información organizacional usando esta metodología “atraparía” a los colaboradores. Así, se asegura conocimiento.

  1. Creación colectiva. ¿Qué sucede cuando una compañía permite a sus empleados participar en jornadas de creación colectiva? La respuesta la tiene Facebook.

Mediante “hackatones”, la compañía recolecta nuevas ideas e innovaciones.

¿Quiénes pueden participar? los colaboradores de cualquier área, no solo los desarrolladores. Actividades así, promueven el sentimiento de “hacer la diferencia”.

  1. Aportarle al ingenio. La Gobernación de Antioquia diseñó en 2014 el programa de retos ¿Quién se le mide?

Este buscaba que los ciudadanos generaran soluciones a problemáticas insertas en los territorios, previamente identificadas por algunas dependencias.

La primera versión recibió 1.100 propuestas.

Este modelo de innovación abierta aplicado a la empresa sería un ejemplo de integración de T-Learning.

En ocasiones, los equipos bases tienen ideas más frescas.

  1. Plataformas LMS. Cuando las organizaciones desean implementar “novedosos” modelos de aprendizaje empresarial piensan en plataformas de aprendizaje como moodle o blackboard.

Centralizar los contenidos no es precisamente una característica del T-Learning, al contrario, la dispersión es el nuevo “socio” del aprendizaje.

Ejemplo adaptable a la organización

El alumno asiste a clases presenciales. Más tarde accede al LMS, donde descarga los contenidos del día o resuelve dudas. 

Mientras tanto (…) consulta su red social preferida, en la cual, el profesor habrá colgado un par de enlaces relacionados con la materia de estudio.

Luego, recibirá un SMS multimedia que incluirá la fecha de examen y adjunto un podcast que le servirá para repasar el eje central del temario.

¿El T-Learning genera posibilidades muy amplias? Sí, e invita a pensar el aprendizaje organizacional como un proceso sostenible, abierto, tecnológico y ubicuo.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER