La viabilidad de un proyecto tiene como fin aportar la información necesaria para determinar si se debe continuar con él o no. En este análisis se incluyen estimaciones preliminares de recursos y costos, además de una evaluación de las capacidades internas de la organización.

Principales beneficios de determinar la viabilidad de un proyecto

Lo que busca la viabilidad de un proyecto es garantizar que este sea técnicamente factible, económicamente justificable y totalmente legal. Los principales beneficios de hacer este análisis son:

  • Cercar las diversas alternativas que presenta.
  • Identificar una razón válida para desarrollar el proyecto.
  • Conseguir mejores resultados mediante la evaluación de distintos parámetros.
  • Conseguir una claridad que dé lugar a una mayor rentabilidad de la inversión.

La viabilidad de un proyecto se determina mediante un conjunto de elementos que contribuyen a alcanzar su objetivo estratégico. Esta justificación requiere un importante esfuerzo analítico de preparación; ya que existen muchos eventos que pueden afectarla. Algunas de estas variables son:

  1. Hacer un sobrecosto. En caso de que el proyecto se contemple con una base de retorno sobre el capital invertido, el incremento acontecido por los costos del proyecto puede ser eliminado.
  2. Exceso en los límites de tiempo. Existen proyectos que deben ser entregados en un plazo establecido. Si se superan esos límites, se puede terminar con los beneficios que los justifican.
  3. Los cambios y las variantes. Deben ser afinadamente calculados, en la medida de las posibilidades. Para ello se debe determinar su impacto en la concepción final de los beneficios estimados.
  4. Problemas sobre la calidad. En esta fase de la ejecución del proyecto se puede poner de manifiesto la dificultad de efectuar las perspectivas iniciales, en lo que se refiere a calidad. Este señalamiento tiene un efecto rápido en la aceptación.En cuanto a la capacidad de utilizar los productos del proyecto para el beneficiario, estos cambios precisos son ajustables a la calidad; los cuales deben ser evaluados. Por lo que se deben tener en cuenta los costos que implica y la repercusión en los beneficios.
  5. Cambios dentro del entorno organizacional. La viabilidad de un proyecto puede generar dudas por causas propias de la organización. Frecuentemente se debe tomar un camino estratégico diferente; por lo que la justificación del proyecto queda desfasada. Por esta razón, deja de tener sentido comprometer los recursos para un proyecto, dado que este no representa una necesidad y deja de ser una prioridad.

Aspectos fundamentales que caracterizan la viabilidad de un proyecto

En todo estudio que se realice sobre la viabilidad de un proyecto se deben incluir aspectos fundamentales como:

  • El resumen ejecutivo. Es una síntesis de los puntos más importantes que conforman el plan que se debe desarrollar.
  • La descripción de productos y servicios. Trata acerca de la representación de aquellas variables sobre las cuales se actúa para satisfacer al consumidor.
  • Las consideraciones tecnológicas. Se convierten en un gran diferenciador corporativo a la hora de enfrentarse de la competencia.
  • Las características comerciales del producto o servicio.
  • La estrategia de marketing. Resulta uno de los principales aspectos para definir cómo se van a conseguir los objetivos comerciales.
  • La organización. Es la capacidad operativa de la organización con el fin de conocer sus fortalezas y debilidades para definir la estructura.
  • Los recursos humanos. Del buen engranaje del equipo humano depende en gran medida el éxito de un proyecto.
  • Los plazos. La gestión del tiempo incluye los procesos requeridos para administrar la finalización del proyecto a tiempo.
  • Las expectativas. Representan la confianza que la dirección deposita en el equipo del proyecto para conseguir el objetivo deseado.
  • Las repercusiones financieras. Este aspecto consiste en evaluar la situación económica y financiera para proyectarla hacia el futuro.
  • Los resultados y recomendaciones. Representan una conclusión final, en la cual se demuestra el beneficio o el provecho del proyecto.

Conclusión

Todos estos aspectos tendrán que ser adaptados a cada uno de los casos de manera particular. Si se considera necesario, se pueden ampliar los criterios para evaluar si el proyecto es viable o, si por el contrario, existen dudas sobre su recepción. La viabilidad de un proyecto no se debe determinar simplemente durante su inicio; para ello se deben hacer seguimientos y controles durante todo el proceso con el fin de garantizar su ciclo de vida. 

El monitoreo constante permite la identificación de desvíos relacionados con los periodos de tiempos necesarios para considerar alternativas; así como, las posibles soluciones técnicas, de rentabilidad y potencial que tenga el mercado.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER