Bicicletas inteligentes de Copenhague, ¿cómo adaptarlas a nuestro entorno?

Este es sin duda, uno de los mejores ejemplos de Ciudades Inteligentes en el mundo. La capital de Dinamarca, Copenhague, ha combinado la sostenibilidad con innovación como clave de éxito urbano a través de análisis y estudios de la situación de las condiciones de diseño, infraestructura y culturales dentro de la ciudad.

El éxito de esta ciudad ha sido el resultado de una buena planificación durante 20 años, así lo informa El Confindencial en su último reporte sobre “Smart Cities” mundiales. El uso inteligente de la señal de datos para celulares, los sistemas GPS públicos, los sensores en las alcantarillas y las instalaciones de basura han permitido mejorar la calidad del agua, además de abrir baños públicos en el puerto, conseguido enviar a los vertederos menos del 2 % de los residuos usualmente generados pos sus habitantes. La mitad de los desperdicios se reciclan y el uso mayoritario es para generar calor para la red urbana de calefacción. Incluso, han convertido a una zona desaprovechada del centro de la ciudad, en un sólido espacio de ocio urbano, adicional a ello ido ayudando a disminuir la contaminación y el caos vehicular.

Copenhague ha creado una innovadora gestión urbana, impulsada por las prioridades socioeconómicas basadas en estándares abiertos, los cuales se han ido centrado en el uso de datos en tiempo real de toda la ciudad y servicios –muy bien pensados- para adaptarse constantemente las operaciones en toda la gran región que cubre los terrenos de esta ciudad, con el objetivo de brindar soluciones a las necesidades de sus habitantes.

Una Smart City crea modelos económicos beneficiosos para todos sus habitantes

El proyecto llamado “Conexión” en Copenhague, ya es más que un plan de ganar premios. La ciudad ha entrado en una nueva era, donde inversionistas han puesto su mirada estratégica para hacer parte de este gran proyecto; nueva iluminación, señales de tránsito inteligentes y procedimientos de control de parte de la policía urbana, han sido parte fundamental para la transformación de la ciudad. Se espera que en el 2018 en Copenhague los ciclistas y pasajeros de autobuses puedan tener un tiempo de viaje reducido en un 10%, mientras que el tiempo de viaje en coche se puede mantener sin cambios. Cuando se aplique por completo el proyecto “Conexión”, este producirá beneficios económicos de hasta 735 millones de dólares.

“Se trata de un prestigioso proyecto que demuestra que Dinamarca es líder mundial en soluciones de Smart City y un gran punto de partida para invertir en la obra de esta ciudad, con la atracción de inversionistas e investigación”, así lo dice Dorte Bech Vizard, director de Invest de Dinamarca.

La adopción de nuevas tecnologías para la ciudad y políticas innovadoras, permite la reducción del consumo de agua y al mismo tiempo, protege los recursos de la ciudad.

El ciclismo es parte fundamental de la estrategia y del integrado planeamiento y diseño urbano, ya que brinda la posibilidad de tener un medio de transporte económico, rápido, seguro y cómodo para todos los ciudadanos. Esta clase de integración al transporte público, genera eficiencia, confiabilidad y ayuda a la reducción de los niveles de congestión y contaminación. Por ejemplo, el número de trayectos en auto desde el centro de Copenhague se redujo de 351.000 en 1.970 a 284.000 en el 2010.

Los habitantes de Copenhague llevan utilizando la bicicleta como medio de trasporte independiente para movilizarse por toda la ciudad durante muchos años, la cultura de utilizar la bicicleta para ir al trabajo, universidad y realizar las diversas labores, han convertido a esta ciudad, en uno de las principales lugares para experimentar con bicicletas inteligentes.

GoBike, empresa encargada del servicio público de bicicletas, ha creado un nuevo modelo que incorpora en su manillar una tableta con sistema de navegación GPS y un motor eléctrico con varios modos de velocidad. Los datos generados por la bicicleta son reportados a una central cada diez segundos para ser analizados y almacenados para futuras optimizaciones de vías y creación de acceso a este medio de transporte a sus habitantes.

Además de esto, han incorporado un generador que almacena en su batería una carga de energía la cual es generada por la fricción al frenar. Como parte del sistema inteligente, las bicicletas pueden conectarse con el Smartphone del usuario por medio de conexión bluetooth, de esta forma puede recibir directamente en el celular todo tipo de información como mapas, tráfico, nivel de contaminación o los kilómetros que quedan por recorrer hasta llegar al destino indicado.

Hasta el momento GoBike ha puesto a disposición de los ciudadanos más de 250 ejemplares de estas bicicletas inteligentes, pero el gobierno y las autoridades municipales esperan que esa cifra aumente a miles en los próximos meses. Y sin duda alguna, ya están realizando pruebas para el desarrollo de software que permita recibir publicidad según la ubicación del ciclista, su estilo de vida, su forma de consumo y necesidades, lo cual, genera un modelo efectivo para las compañías e inversionistas involucrados.

¿Cómo hacer que este tipo de transporte independiente sea un éxito?

En Copenhague cuidan y hacen converger cada uno de los empezando por el hecho de que los propios empleados municipales tienen prohibido tomar un taxi, lo cual ha sido todo un éxito y muchos de los empleados de diversas compañías han tomado esta tendencia para optimizar sus tiempos y mejorar su estilo de vida.

Ser una ciudad inteligente no debe ser un fin o un objetivo, debe ser un medio para conseguir el desarrollo integral de la ciudad que incluso, en pocos años, Copenhague puede convertirse en una de las ciudades más eficientes del planeta y en ser la primera gran ciudad con una huella de carbono neutral en el 2025, o sea, que no genere más gases contaminantes de los que sea capaz de absorber.

Para llevar este modelo al éxito, es necesario ver una integración de metas y una visión global en la que elementos como la seguridad, diversidad, ocio y facilidad en movilizarse con puntos estratégicos a tratar, junto con el empleo, los inversionistas la innovación y conocimientos que dan lugar a una ciudad inteligente y sostenible.

Imagen @Steven Vance, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER