El cambio de las reglas de juego en las plataformas digitales IoT

En un artículo de Russell Walker, autor del libro “From Big Data to Big Profits: Success with Data and Analytics” y asesor para empresas de necesidades tecnológicas, Revolv es una advertencia acerca de cómo la economía digital funcionará en el futuro.

Revolv, el innovador centro de automatización del hogar, que fue comprada por Nest de Google, ha anunciado recientemente que van a dejar de apoyar a todos los dispositivos en las próximas semanas y es uno de los claros ejemplos de cómo va a funcionar esta tecnología cuando se compre en un futuro.

El ejemplo de Revolv nos alerta de lo que puede pasar y lo hace desde su web. Que todo el sistema de una casa pertenezca a una empresa puede dar más de un susto en las configuraciones del Internet de las Cosas. Se necesita crear estándares neutrales más allá de las empresas de primer orden en IoT y un consorcio de empresas para un hogar conectado, en este caso existe Thread Group.

Con casi 200 empresas en el consorcio, entre ellas se encuentra Google, Samsung, Sillicon Labs, Marvell, D-Linkhoc, Huawei, Microsoft, Philips, etc., hace posible que se entiendan los aparatos con IP entre si y se conecten bajo una capa de comunicación.

También utiliza Wi-Fi para conectarse a Internet, lo que permite al usuario controlar los dispositivos desde cualquier lugar a través de una aplicación móvil o de acceso a Internet y el peligro que esto pueda suponer. Se proporciona una solución potente para permitir la automatización a nivel de dispositivos en el hogar, pero el control total o de supersusuario lo tienen las empresas que dan estos servicios.

A medida que las plataformas digitales y la IoT son una parte crítica de la economía digital cómo las empresas y los consumidores que operarán más adelante, hay lecciones importantes sobre el futuro de la economía digital en la decisión de terminar las operaciones de Revolv. Estas son algunas conclusiones que extrae R. Walker al respecto:

1. Sensores y hardware son mucho menos importantes que la plataforma digital

Con Revolv, su hardware y sensores cambian la perspectiva de la tendenciaLos sensores y el hardware son intermediarios, pero no la finalidad de un control por parte del usuario. Aunque los sensores son los dispositivos físicos que conectan las luces, las puertas, el agua caliente sanitaria, y una serie de funciones del hogar y electrodomésticos, el valor de este sistema y el de IoT, se encuentra en la plataforma digital que opera para que funcione.

2. El servicio triunfa sobre la Propiedad

Al igual que el almacenamiento de datos y el uso de software, el servicio se ha trasladado a la nube y opera como un modelo basado en funciones. La automatización no es sobre el hardware, sino más bien un resultado de procesos. Cuando los sensores necesitan ser reemplazados o actualizados, hacen parte del plan de mejora en lugar de comprar sensores, alquilarlos o hacer que se incluye en el precio del servicio. Por todo ello, la propiedad será inexistente en IoT, ya que los propietarios de los dispositivos pueden hacer lo que les plazca. El control de mando no estará en el usuario final, algo verdaderamente preocupante es que uno paga el SERVICIO, pero no tiene su control.

3. Los consumidores pierden el control

Parte del valor de las soluciones de IoT es que permiten la automatización y una mayor eficiencia en las operaciones. Esto es especialmente valioso para las empresas que buscan ahorrar tiempo en el trabajo o quieren  eliminar el error humano a partir de procesos. Depender de la IoT también significa perder el control y las características del algoritmo en cambiar nuestra forma de actuar. Nest se vuelve racional por el calor en su hogar cuando usted está ausente. Sin embargo, la decisión de hacer eso y la decisión de reconocer que nadie en el hogar realiza algo en gran medida sin intervención humana.

4. Los algoritmos de la vida marcan destinos y nuevos retos éticos. ¿Quién tiene la culpa cuando un algoritmo falla?

¿Es el piloto en el coche sin conductor el que tiene la culpa? ¿Es el propietario de la plataforma digital o el codificador del algoritmo el de la culpa? Eso es algo que se va planteando en los nuevos procesos bajo un sistema IoT sin mucha intervención humana. Otros temas a tratar son las preguntas sobre garantías de la IoT, las expectativas de confianza y la responsabilidad que no son plenamente investigadas. Los consumidores deberían entender cómo se establecen esas fallas y también examinar cómo operan sistemas de IoT ya que se deben buscar errores sistemáticos e identificar cuando la intervención humana es crítica antes de poner estos dispositivos en el mercado.

5. La piratería (Hacking) es un gran riesgo.

El funcionamiento de una plataforma digital como Nest requiere sensores, software, algoritmos, centros de datos y una inmensa atención a la seguridad. Supongamos que alguien se introduce  en el sistema de Nest y activa o desactiva todas las condiciones del aire en la red a la vez, podría causar estragos a los suministros eléctricos y daños económicos en forma de gastos innecesarios. También puede ser que un coche sin conductor podría ser controlado con malicia. Algunos expertos en seguridad incluso han argumentado que actualmente un avión podría ser controlado a través del Wi-Fi a bordo, hay ya casos de coches conectados hacheados y que son relativamente fácil hackear por las fallas que supone un coche conectado.

Por ello, la Internet de las Cosas debe dar buenas soluciones de seguridad y sistemas digitales robustos. El caso de Revolv muestra los riesgos y los desafíos que debemos afrontar con la inversión de capital para tomar medidas de seguridad, de control del sistema, de cómo hacer la gestión de datos y la propiedad de estas plataformas digitales IoT.

Imagen: @Imagen Free Adm, distribuida con licencia Creative Commons BY SA 3.0

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER