Guía práctica para aprender a diferenciar la Deep Internet de la Dark Web

El Internet que conoce (redes sociales, blogs, sitios que visita a diario) son solo una pequeñísima parte de la red. Es decir, esto es solo la punta de un iceberg, conocida como Surface Web. Debajo, en las frías profundidades del océano, está la muy mencionada, pero poco conocida Deep Internet. Y aún más abajo de ella, casi llegando al lecho marino, está la Dark Web.

Se estima que en estas dos últimas partes del cyber iceberg se encuentra el 96 % de los contenidos de Internet. Casi todo, realmente. Pero no podemos tomar esta parte desconocida y agruparla así como si nada, sin distinciones.

Primero, debemos aclarar por qué es común confundir la Deep Internet con la Dark Web; o pensar que son lo mismo. El motivo es simple. La primera alberga a la segunda. Imagine que la Deep Web es una ciudad y la Dark Web un pequeño, y a veces peligroso, barrio de esa ciudad. Y por eso, para quién no ha visitado esta “ciudad” es tan común confundirse con los nombres.

Dicho esto, ahora vamos a hablar de las dos características principales que las diferencian. La primera, los tipos de contenido que cada una de ellas maneja. La segunda, la forma en la que se accede a estos contenidos.

Contenidos y acceso a la Deep Internet

Las páginas a las que se acceden por registro, como las que ofrecen contenidos audiovisuales por un pago mensual. Se almacenan en millones y millones de páginas son los contenidos que alberga la Deep Internet. Y es imposible acceder a ellos ingresando una URL específica o a través de buscadores como Google, Bing, Yahoo, etcétera.

En este cyber lecho marino hay de todo y no todo es contenido ilegal, necesariamente. Aquí funcionan motores alternativos de búsqueda que no utilizan datos para generar los resultados. También servicios de correo electrónico irrastreables. Y medios sociales o chats que ofrecen una forma más segura de comunicarse con personas afines; así también sitios de encuentro seguros para disidentes políticos, entre otras opciones.

Son sitios en donde se antepone el anonimato a todo. Claro que no podemos ocultar que este poderoso anonimato también despierta los más bajos instintos de la naturaleza humana. Y a causa de esto es común encontrar en este “lado oscuro” actividades ilegales de todo tipo.

Como por ejemplo tarjetas de crédito robadas, armas, tráfico de animales, tráfico de personas y pornografía infantil, entre otros. Todo es información cifrada. Por eso, para poder acceder a ella, es necesario usar la red anónima Tor y su navegador Tor Browser. Estos programas mantienen la fuente, el destino de los datos y de las personas que acceden a ella, en anonimato.

Estas son las principales diferencias entre Deep Internet y Dark Web.  Explore más contenidos relacionados con este tema en nuestro sitio, serán muy útiles para continuar aprendiendo sobre la web.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER