Las áreas e industrias más beneficiadas en la implementación del Internet de las Cosas

Las conexiones a Internet aumentan diariamente en todo el mundo, y con ellas también las oportunidades para las empresas. El Internet de las Cosas es una de las tecnologías clave para revolucionar no solo la vida, sino la competitividad de empresas de cualquier tamaño y sector.

Imaginarse la vida sin conectividad resulta imposible en nuestros días. Sobre todo para las empresas pues las oportunidades y desarrollos que se derivan del estar conectados, son tantas que sería como devolverse en el tiempo. En este caso, no todo tiempo pasado siempre fue mejor y actualmente el Internet de las Cosas es una oportunidad que ninguna empresa debería dejar pasar.

Es aquí donde el Internet de las cosas (IoT) entra como un facilitador en la recolección de datos en línea, con un control remoto y con procesos automatizados. Esta tecnología, soportada en la conectividad permite a las empresas mejorar en la toma de decisiones, así como en la optimización de procesos, reducción de costos y volverse más competitiva.

Sin embargo, para una debida adopción es necesario tener en cuenta tres pilares, los cuales fueron compartidos durante el Telefónica TIC Fórum en Bogotá: la estrategia, la cultura y la tecnología, propios para hablar de una verdadera transformación digital.

De acuerdo con Telefónica, solo en Colombia, durante el 2017 el mercado IoT se aproximó a los USD 203,6 millones y proyecta un crecimiento del 20% alcanzando los USD 360 millones para 2020, y en el mundo IDC pronostica que al finalizar el 2018 el gasto mundial en Internet de las Cosas alcanzaría los USD 772.000 millones.Y según la consultora Gartner, para 2020 más del 65% de las empresas adoptarán productos IoT.

¿Cómo lo hacen (o podría hacerlo en su empresa)?

El Internet de las Cosas requiere, como su nombre lo indica: cosas, dispositivos conectados a Internet, que puedan compartir información esencial para los procesos de la empresa, a través de software (aplicaciones) diseñadas específicamente para el campo y proceso en donde trabajará.

El poder detrás que une estos datos para poder transformarlos en información útil está en la nube, que funciona como la central y necesita de poder de análisis y almacenamiento, aprovechando la monitorización completa, la amplia gama de dispositivos y la conectividad.

Uno de los ejemplos más conocidos está en el sector del transporte, en el que por medio de la geolocalización se pueden programar las rutas y tiempos de entrega, mientras es monitoreado remotamente.

Por un lado se pueden programar las entregas exactas por día, hacer el seguimiento de la mercancía en tiempo real, optimizando los tiempos y reduciendo costos, y por el otro, la experiencia de usuario también mejora. Por ejemplo, Alpina cada 30 segundos recibe información de los recorridos de camiones que recogen leche en las fincas.

De acuerdo con un estudio publicado por Business Insider, se estima que en el sector energético se usarán 5,4 millones de dispositivos para extraer petróleo, que habrá 220 millones de vehículos conectados en la carretera y que 75 millones de dispositivos darán información a agricultores para mejorar el rendimiento de sus cultivos. Y esto es solo una mínima parte del potencial detrás del Internet de las cosas.

Los sectores de manufactura, retail, logística, defensa, turismo, seguridad, salud y deporte, entre otros, ya están implementando soluciones de IoT y de hecho, están cambiando el ‘core’ de su negocio para ser exitosos y transformarse digitalmente.

Estos son algunos ejemplos en la implementación del Internet de las Cosas en distintas áreas, que están disponible 24/7 ofreciendo visualización en tiempo real, protección, productividad y sostenibilidad:

Control remoto: en el agro se pueden monitorear cultivos, conocer las variables de los entornos para determinar si se requieren ajustes (temperatura, humedad, entre otros), para mejorar la calidad del producto sin intervención de trabajadores en el lugar.

En la industria petrolera, el contratista internacional Songa Offshore hace operativos los datos de IoT en sus plataformas de perforación mediante la implementación dispositivos conectados que transmiten las lecturas y permiten crear una base para la planificación y optimización de las actividades de mantenimiento en todas sus plataformas.

Gestión vehicular inteligente: las soluciones para el seguimiento de flotas va mucho más allá de la geolocalización, también se han desarrollado dispositivos pensando en la seguridad y seguimiento del producto, como candados o cerraduras inteligentes, para saber en qué momento se abre o se cierra la puerta de un vehículo de carga.

Medioambiente: se han instalado sensores en ríos para medir el crecimiento de su caudal y así prevenir desastres.

El Internet de las Cosas ha sido etiquetado como “la próxima Revolución Industrial” porque su impacto es tal, que está cambiando la forma en que las personas viven, trabajan, se entretienen y viajan, y también cómo los gobiernos y las empresas interactúan con el mundo.

 Si bien nunca había sido tan fácil crear nuevos negocios gracias a las herramientas y a la conectividad, es también cierto que nunca había sido tan difícil ser competitivo. ¿Cómo está aprovechando su empresa estas oportunidades?

 

Déjanos un comentario

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER