El Internet industrial de las cosas y el IoT

El Internet Industrial de las Cosas (IIoT) representa el uso de las tecnologías del Internet de Cosas (IoT) en la manufactura. También es conocido con el nombre del Internet Industrial. El IIoT concentra el aprendizaje de la máquina conjuntamente con la tecnología de grandes volúmenes de datos como big data. Valiéndose de los datos de los sensores, la comunicación de máquina a máquina (M2M) y las tecnologías de la automatización; estos han existido por años en las configuraciones industriales.

¿Qué diferencias existen entre el Internet industrial de las cosas y el IoT?

El IIoT se concentra en las aplicaciones industriales, como, por ejemplo, en la manufactura, la producción en cadena y en los procesos de la industria agroalimentaria. Mientras que el IoT se centra exclusivamente en el incremento de la eficiencia de procesos, la mejora de la seguridad y la creación de nuevas experiencias.

La diferencia que existe entre IIoT de los IoT es que son dispositivos para la industria más robustos y seguros. Ya que la exigencia que hay en una planta es mucho mayor; por los diferentes escenarios que existen como: altas temperaturas, fuertes vibraciones, desgaste y otro tipo de elementos a considerar. Lo cual, seguramente, acelerará el desgaste natural que tienen sus dispositivos además de sus elementos esenciales.

Los dispositivos IIoT se diseñan para ser resistentes al agua, porque son fabricados con materiales especiales para ser anticorrosivos; además, estos dispositivos del Internet Industrial de las cosas deben ser resistentes a los bruscos cambios de temperatura. También sirven para procesar una mayor cantidad de datos sin necesidad de hacer cambios fundamentales. Muchas veces los dispositivos IIoT realizan un análisis previo, antes de enviar los datos a la unidad de control. Estos se preparan para el manejo y recepción de enormes cantidades de datos que algún dispositivo IoT comercial.

Además, deben poseer un excelente nivel de seguridad que pueda evitar los ciberataques. Ya  que esto puede tener consecuencias adversas para la producción. Aseverando que no ocurre por el propio dispositivo en sí mismo; sino que se encuentra conectado a las redes; así como a la infraestructura para el buen funcionamiento de la propia industria.

Finalmente, los dispositivos IIoT están diseñados para la alta resistencia; por lo que se colocan en espacios de difícil acceso. Esto con el propósito de evitar gastos innecesarios en cuanto al mantenimiento; frecuentemente, estas unidades del Internet Industrial de las cosas están proporcionados por un sistema de control y autodiagnóstico.

En conclusión, el IIoT contribuye a la industria en acercar la tecnología de la big data a la factoría; de forma que sea posible llevar la automatización a nuevos niveles de excelencia.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER