Las plataformas de Internet de las Cosas cognitivo: una nueva generación

Para entender Internet de las Cosas Cognitivo, debemos entender lo que es la computación cognitiva. Hay una serie de estructuras para llevar a cabo los sistemas cognitivos como del que vamos a hablar en este artículo, IBM Watson:

  • Ser adaptativo: Pueden aprender sobre los cambios en la información, objetivos y requisitos para evolucionar. Pueden resolver la ambigüedad, tolerar la imprevisibilidad y pueden ser diseñados para alimentarse de datos dinámicos en tiempo real.
  • Es importante que sean interactivos: Se puede interactuar fácilmente con los usuarios de manera que éstos puedan definir sus necesidades con comodidad. También pueden interactuar con otros procesadores, dispositivos, objetos IP y servicios en la nube así como con las personas.
  • Son Iterativos y en estado (en el sentido informático es el conjunto completo de propiedades): Ellos pueden ayudar a definir un problema al hacer preguntas o la búsqueda de la fuente de entrada adicional en el caso que la declaración del problema sea ambigua o incompleta. Ellos pueden “recordar” las interacciones anteriores en un proceso de información y que es adecuado para la aplicación específica en ese punto en el tiempo de regreso.
  • Son contextuales: Pueden comprender, identificar y extraer elementos contextuales tales como significado, sintaxis, hora, lugar, el dominio correspondiente, una regulación, el perfil de usuario, procesos, tareas y su meta. Pueden recurrir a múltiples fuentes de información, incluyendo contenido tanto estructurado como no estructurado y digital, así como los estímulos sensoriales (visual, gestual, auditiva, o del sensor integrado).

Unos de los grandes impulsores es IBM y ha desarrollado proyectos en los que se describen  como plataformas tecnológicas que en términos generales se basan en las disciplinas científicas de Inteligencia Artificial (IA) y del procesamiento de señales. Suelen abarcar campos de aprendizaje automáticos, razonamiento, procesamiento de lenguaje natural, el habla y la visión, los procesos de interacción hombre-máquina (Human Computer Interface, HCI) entre otros. Es una tecnología avanzada que se puede rentabilizar alquilando sus servicios.

El servicio de IBM Watson fue desarrollado en Linux on Power, aprovecha un profundo análisis de contenido mientras las interacciones establecen deducciones lógicas usadas en pruebas y lo que se va aprendiendo de anteriores interacciones. Permite mejorar la toma de decisiones de una forma mucho más veloz, reducir los costos y optimizar los resultados. Utiliza el lenguaje natural, la generación de hipótesis y el aprendizaje basado en pruebas. Combina técnicas de procesamiento paralelo masivo, lo que hace que pueda mejorar la forma de encontrar solución a un problema al cambiarle las variables. Se ha usado en salud para hacer una medicina personalizada y acelerar la investigación médica (Watson Health) y para encontrar mejores resultados de negocio o nichos interesantes, en recursos humanos y otras áreas de una empresa.

La de IBM Watson es una de las primeras y su centro de operaciones o sede central desde Munich, a parte de los centros de experiencia repartidos por todo el mundo. Existen otras que están emergiendo como Nokia AVA, se trata de una plataforma basada en computación en nube y alimentada por altos niveles de automatización, virtualización y análisis inteligente de procesos.

Cuando la computación cognitiva se encuentra con el Internet de las Cosas

El impacto de la primera generación de Internet de las Cosas es algo palpable, pero viene una segunda ola de lo que llaman Internet de las Cosas Cognitiva y también el Internet de las Cosas Colaborativo.

La unión de estos dos campos da como resultado el Internet de las Cosas Cognitivo (en inglés Cognitive Internet of Things, CIoT o Brain-Empowered Internet of Things) como una nueva etapa de desarrollo en el ecosistema de IoT.

Según Harriet Green, Internet de las Cosas Cognitivo marca una segunda generación de IoT que al infundir inteligencia a los sistemas y procesos, las empresas serán capaces no sólo de hacer las cosas de manera más eficiente sino mejorar la satisfacción del cliente, para descubrir nuevas oportunidades de negocio y para anticipar los riesgos y amenazas que se puedan generar ante el peso cognitivo de las decisiones a tomar.

En esta etapa las empresas necesitan tecnologías cognitivas que les permitan reunir e integrar datos de mucho tipos de sensores, apps, interacciones en las redes, diálogos y demás fuentes para poder razonar sobre ellos y aprender de sus interacciones.

Otros proyectos que aplican computación cognitiva son Microsoft’s Project Oxford (de un principio, también llamados Microsoft Cognitive Services), Qualcomm Zeroth PlatformGoogle Cloud Vision y DeepMind (comprado por Google y ahora con el nombre Google DeepMind), incluso Intel ha comprado Saffron Technology para incluirse en este mercado. Estas tecnologías son terreno de los grandes titanes del mercado tecnológico, están tomando posiciones invirtiendo ingentes cantidades de dinero para poder ser competitivos en este sector. No hay manera más clara de visualizar que estamos entrando en la era cognitiva de la computación.

Imagen: @darpas, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER