Sobre las posibilidades de conexión a la red con el loT

El internet de las cosas (IoT) ha llegado para revolucionar diversas áreas del ámbito social y empresarial. Este tipo de tecnología ha facilitado la toma de decisiones y brinda una mayor competitividad a las grandes empresas. El beneficio y el bienestar que provoca el IoT son innegables. De modo que, a través del IoT, se alojan en una red una variedad de objetos o dispositivos, conectando así cualquier elemento que pueda concebirse.

El alcance del IoT es inimaginable. La Consultora Gartner señala que el Internet de las cosas aumentará a una tasa de crecimiento anual compuesta del 32 % desde 2016 hasta 2021; alcanzando una base instalada de 25.100 millones de unidades. En 2021, se enviarán 7.600 millones de cosas, y el 64 % de ellas serán aplicaciones de consumo. El gasto total en puntos finales y servicios alcanzará $ 3.9 billones en 2021.

La posibilidad de conectar todo a la red es muy probable en un futuro. Para ello se requiere derrumbar la limitación de direccionamiento del protocolo ipv4 con una transición a ipv6, el cual permitirá la conexión de cualquier objeto bajo el IoT .

Lo anterior lleva a pensar el gran impacto que tendrá el IoT. Pudiera ser un gran reto, concebir una red inmensa con una gran cantidad de objetos conectados entre sí. En torno a ello, para que esto pueda ser posible, se requieren condiciones necesarias de la red para evitar el colapso. En consecuencia, las grandes empresas deberán ser flexibles y adaptarse rápidamente a los cambios.

Otras de las grandes limitaciones en la conexión del internet de las cosas, de acuerdo a Chema Alonso de Telefónica, son las fallas de seguridad. Se advierte en este sentido lo vital de reforzar la ciberseguridad en la red, implementando la autenticación más allá de un usuario y contraseña.

Obstáculos de red y conectividad

Por su parte, Castro (2016), visualiza una serie de obstáculos que implican a la red o conectividad:

  • Aseguramiento de la privacidad y seguridad de usuarios.
  • Limitaciones actuales de infraestructura, lo que requiere una gran inversión de equipos.
  • Resistencia al cambio de los usuarios.
  • Capacidad de creación de estándares. Por ejemplo, se supone que en cada ciudad o fábrica, los sensores funcionan independientemente. El reto consiste en que todos puedan comunicarse entre sí y operar conjuntamente.
  • Creación de una red cada vez más compleja de objetos interconectados. Si no es solventado, esto pudiera producir la caída del sistema, que origina anomalías en los dispositivos interconectados.
  • Gran cantidad de datos existentes en la plataforma.

Por lo visto anteriormente, el IoT amplía sus horizontes en el gran potencial de desarrollo que posee. Es preciso que las grandes empresas focalicen la seguridad de la red en sus dispositivos ante amenazas que pudieran presentarse. De igual manera, la infraestructura y la conectividad es un desafío crucial; por lo que ya deben irse gestionando estas oportunidades de mejora para adentrarse a este futuro promisorio. Esta tecnología crece proporcionalmente en función de la demanda del mercado y las necesidades de los clientes.

Artículos Relacionados
No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER