El papel de QoS en las organizaciones empresariales

Internet resulta fundamental para el desarrollo de las actividades y el desempeño de las funciones más básicas de una organización. Muchas operaciones se realizan mediante la vinculación de los procesos empresariales con esta fuente de innovación. QoS es la manera de dar prioridad a las aplicaciones más críticas del negocio.

QoS significa Calidad de Servicio, por sus siglas en inglés (Quality of Service). Resulta fundamental para garantizar el mantenimiento de un recurso tan imprescindible como Internet. Mantiene el ancho de banda y optimiza los mecanismos para priorizar las operaciones más importantes para la empresa.

A través de QoS, se puede modificar el modo en que los paquetes de red van hacia Internet o se desvían a otras redes accesorias. Estos paquetes poseen una marca que distingue las clases de servicios.

De este modo, los routers son configurados creando filas digitales diferentes para cada aplicación en función de su prioridad. Del mismo modo, parte del ancho de banda se reserva para que ciertos servicios dispongan de prioridad en el acceso.

Beneficios de QoS

Implementar QoS resulta vital para asegurar que siempre estarán disponibles las aplicaciones críticas para la empresa. Sobre todo para aquellos casos en los que es necesario un ancho de banda diferenciado. Además, se encargará de que la transferencia funcione sin que sea interrumpida o se pierdan paquetes. Por eso es tan importante para la red local de una compañía.

Pero no son estos los únicos beneficios que QoS aporta al entorno organizativo. Además, proporciona una variedad de utilidades a las organizaciones:

  • Los administradores podrán ejercer una gestión más eficaz de los recursos de Internet.
  • Reduce los costes, por la utilización eficiente de esos recursos; lo que permite posponer el gasto en la expansión de enlaces.
  • Disminuye el impacto del tráfico confluente que no tiene nada que ver con la actividad que se está desarrollando.
  • Se reducen los tiempos de espera, gracias a la prioridad de acceso. Todo ello contribuye a mejorar la experiencia de usuario.

La mayoría de las entidades corporativas no acaban de comprender los beneficios de soluciones como QoS. De hecho, en muchas de ellas ni siquiera se implementa. Esto se traduce en más problemas para la empresa.

Se puede tomar como ejemplo las numerosas peticiones de ampliación del recurso de Internet. Ello suele obedecer a la queja de los propios usuarios, cuya experiencia acaba resultando frustrante. Sin embargo, en la mayor parte de los casos se puede resolver con el uso de sistemas de control. Serán los encargados de dar prioridad a la seguridad y a la disponibilidad.

Por esto, antes de invertir en la ampliación del suministro de Internet, se deberá realizar una evaluación. Esta debe incluir un análisis de su estructuración, tanto física como lógica. Hay que verificar si se encuentran puntos negros que deben ser optimizados. De este modo, la empresa usa sus recursos de manera más eficiente y desarrolla inversiones de forma asertiva.

No hay comentarios a esta entrada.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER