¿Cómo lograr resultados positivos con un trabajo en equipo?

El trabajo en equipo es la forma organizada y estructurada de lograr un objetivo común. Su aplicación no se basa en la separación de las funciones, donde cada quien realiza su parte individualmente, sino en un esquema grupal en el que cada una de las partes debe actuar y cooperar conjuntamente.

El trabajo en equipo nace de la necesidad de complementariedad dada en la realización de actividades coordinadas y unificadas, con el fin de generar mejores resultados para perseguir objetivos personales u organizacionales. Así mismo, este les permite a las personas crear y mejorar las relaciones que tienen en su círculo o espacio laboral.

Para que los equipos de trabajo se den, es necesario que en estos se diseñe un plan grupal acompañado de reglas y normativas. Estas reglas les permitirán a los miembros una convivencia interactiva, además de conocer los roles y el desempeño organizado que representa cada uno.

Cuando se trabaja en equipo, se reúnen actitudes y aptitudes, habilidades y experiencia, etc., potenciando los esfuerzos y aumentando la eficiencia en los resultados.



Ventajas y desventajas del trabajo en equipo

Para conformar un trabajo en equipo, debe considerar las personalidades, capacidades intelectuales y de relacionamiento más aquellas habilidades adicionales que las personas pueden brindar. Una participación funcional y disfuncional marcarán el resultado de sus objetivos.

Torres, en su artículo “Trabajar en equipo: ventajas y desventajas” plantea los puntos que se deben tener en cuenta a la hora de conformar un trabajo en equipo. Los resumimos de la siguiente manera:

Ventajas de trabajar en equipo

  1. Aumenta la productividad y la comunicación empresarial. Compartir ideas y opiniones hace que el trabajo en equipo sea fluido, donde la creatividad y la solución a los problemas de manera asertiva crean un ambiente ameno. Además, la colaboración entre unos y otros será la clave de un buen ambiente laboral y tendrá un impacto directo en el rendimiento y en la productividad.
  2. Delegación de actividades y de cargas laborales. Dividir el trabajo entre los miembros del equipo hará que las cargas se compensen y que los implicados estén enfocados en el mismo objetivo. De hecho, cuando un eslabón falle, los demás tendrán la responsabilidad de conocer dónde está el problema y resolverlo con prontitud para que el objetivo se cumpla.
  3. Mejora las capacidades individuales de los integrantes: Posibilita el aprendizaje y el desarrollo de nuevas capacidades; además les permite a las personas demostrar sus habilidades para que se puedan destacar.

Desventajas de trabajar en equipo

  1. No todas las personas son capaces de trabajar en equipo. No todos tienen las mismas capacidades y habilidades de relacionamiento. Algunos tendrán actitudes ególatras, otros serán bastante tímidos y poco comunicativos, a otros no les gustará recibir órdenes y así sucesivamente, como para poner algunos ejemplos. Lo que hace que tenga un impacto directo en la ejecución de los proyectos y se pierdan la fluidez y el entendimiento.
  2. Falta de organización y discusiones constantes. Una comunicación carente afectará el desarrollo del trabajo en equipo. Casos en los que algunos miembros se sienten con mayor carga laboral, otros tienen mayor protagonismo o unos no se sienten reconocidos por su labor pueden dar cabida a discusiones. Es aquí donde es necesario que los líderes del grupo tengan asertividad y constante diálogo.
  3. Se pierde la individualidad. A ciertas personas les es más cómodo desempeñar sus funciones de manera individual, por lo que se les dificulta el desarrollo grupal. Por otro lado, cuando se cohíbe el crecimiento y el desenvolvimiento de la creatividad y otras aptitudes, se opaca el diferencial que proporcionan las personas.

Cómo entender a su equipo de trabajo

La clave para entender a su equipo de trabajo se encuentra en dos pilares en los que es necesario trabajar para que los resultados sean los mejores.

  1. Capacidad de empatizar. La empatía con los demás le permitirá entender las situaciones de su equipo de trabajo, ponerse en los zapatos del otro y captar por lo que está pasando. Esto le facilitará mayores conexiones. Debe entender cómo piensan y cómo se sienten tanto sus compañeros de equipo como la gente que lo acompaña en el proceso. Esto ayudará a reducir la falta de compromiso y la desmotivación, ya que los miembros se sentirán bien en donde están y querrán dar más de sí mismos.
  1. Buen ambiente de trabajo. Que exista un clima organizacional donde lo primordial sea el bienestar de sus colaboradores hará que las acciones de cada uno de estos sea proporcional frente al trabajo en equipo. Aquí es clave el escenario donde se desarrollan las metas y objetivos personales, el reconocimiento y la libertad para expresar opiniones e ideas.

Trabajo en equipo vs. grupo

De acuerdo con Jaramillo (2012), “un equipo no debe confundirse con un grupo, no son lo mismo. Un grupo es una serie de personas que forman un conjunto, es decir, un grupo es una reunión de personas que hacen algo juntos, puede ser asistir a un concierto. Un equipo, en cambio, además de ser un grupo de personas, está organizado con un propósito; esto quiere decir, un objetivo común”.

Los grupos tienen una relación de interdependencia, pero no comparten necesariamente un objetivo en común. Por el contrario, cuando se conforma un trabajo en equipo, la manera en que se delegan las funciones y los intereses comunes con los que se actúa se caracterizan porque distinguen en cada uno de sus integrantes sus habilidades.

¿Cuáles son los roles?

Es necesario conocer y reconocer las actitudes y aptitudes de su equipo; una buena delegación de deberes hará sus procesos más efectivos. Barcelo (2016), de la IMF Business School, nos proporciona ocho roles que deben asumir los integrantes del trabajo en equipo :

  • El jefe de equipo. Coordina, dirige, promueve, escucha, es analítico y acompaña a su equipo en cada una de las tareas.
  • El director de tareas. Es el apoyo del jefe, lo caracterizan la motivación y la perseverancia.
  • El creativo. Es la fuente de ideas.
  • El evaluador. Es analítico, pero no es tan comprometido. Resulta ser una persona de confianza, con una actitud dura y fría.
  • El generador de recursos. Extrovertido y sociable, pero no posee gran iniciativa, por lo que necesita trabajar en equipo.
  • El práctico. Transforma las ideas y las plasma. Es bueno administrando.
  • El motivador. Mantiene al grupo unido, lo incentiva a lograr lo que se proponen.
  • El rematador. Lleva con atención el seguimiento y la comprobación de que lo que se está haciendo vaya por buen camino.

¿Usted quién cree ser, qué capacidades y habilidades lo caracterizan en esta lista de roles dentro de un trabajo en equipo? Promueva de manera atenta y proactiva el interés por cumplir los objetivos con los mejores resultados; pero primero entienda y conozca a las personas que forman parte del equipo para que cada una sea el empalme de la otra.

No actúe como grupo al momento de realizar una actividad en conjunto, distinga las habilidades de los demás, coséchelas y utilícelas a favor de la organización.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER