Cuidado del medio ambiente: 5 errores que no se deben cometer

Para que haya prosperidad económica, hay que proteger el medio ambiente. Las grandes empresas comprenden que los daños ambientales afectan el desempeño económico, político y el bienestar social: de acuerdo con el Foro Económico Mundial, la contaminación del suelo y del agua es responsable del 50 % de las muertes en el planeta; por si esto fuera poco, el 90 % de la población vive con el aire contaminado. Por eso muchas empresas han implementado programas de responsabilidad ambiental; sin embargo, estas no han sido suficientes para garantizar el cuidado del medio ambiente.

De acuerdo con el Informe de Riesgos Mundiales de 2018, el costo mundial anual de la contaminación alcanza a USD 4,6 mil millones; cifra equivalente al 6,2 % de la producción mundial: según la organización Pure Earth, las industrias que más causan impacto ambiental son:

  1. Baterías de plomo-ácido usadas (ULAB).
  2. Minería y procesamiento de mineral.
  3. Fundición de plomo.
  4. Curtidurías.
  5. Minería de oro artesanal y en pequeña escala (ASGM).

Los mayores desafíos que se afrontan en materia ambiental son: el calentamiento global, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y la contaminación del aire, el agua y el suelo. ¿Qué errores se han cometido y cómo se puede mejorar el cuidado del medio ambiente?

5 errores frecuentes cometen los negocios en el cuidado del medio ambiente

A continuación se presentan los 5 errores frecuentes que se cometen en el cuidado del ambiente y cómo mejorar.

1. No estar comprometidos con el cuidado del medio ambiente

Un error frecuente que cometen las empresas es no tener un compromiso real con el cuidado del medio ambiente; así, muchas organizaciones cuentan con políticas que se ven muy bien en el papel y anuncian que son 100 % sostenibles; sin embargo, no rinden cuentas. Por otra parte, al verificar sus niveles de cumplimiento, se encuentra que son muy bajos, e incluso, en muchas ocasiones, algunas se han limitado solo a plantar árboles.

El compromiso con la sostenibilidad empieza cuando la alta dirección comprende sus beneficios y asigna recursos suficientes para acometer un plan. Esto implica comprender que la gestión ambiental no es independiente de las otras metas empresariales; por tanto, los gerentes deben asumir el cumplimiento de las metas y tomar decisiones para proteger el medio ambiente.

2. Ausencia de liderazgo de los responsables de la gestión ambiental

El liderazgo modela la cultura de la organización. Cuando no se cuenta con las personas adecuadas, es imposible comunicar los valores para el cuidado del medio ambiente. Los líderes deben tener autoridad real para promover la sostenibilidad; además, deben ser personas a las que les guste ahorrar energía, que hagan un uso moderado del aire acondicionado y que promuevan el uso de la luz natural.

El buen liderazgo en la gestión ambiental se caracteriza por:

  • Integrar las políticas de protección de los recursos naturales a la gestión empresarial.
  • Asegurar un presupuesto adecuado para el cuidado del medio ambiente.
  • Dirigir de manera eficiente y apoyar a las personas en las actividades de protección al ambiente.
  • Promocionar el uso de tecnologías que ayuden a cuidar el ambiente.

3. No contar con programas de capacitación ambiental

Algo que sucede con mucha frecuencia cuando se implementa un plan es darle poca importancia a la capacitación del recurso humano; algunos creen que es posible ahorrar dinero reduciendo el presupuesto de capacitación. Cuando esto sucede, los resultados generalmente son negativos; entonces, las empresas deben tener en cuenta que los procesos son llevados a cabo por las personas, por lo tanto si no se las capacita adecuadamente, la implementación fracasa.

Para que las grandes empresas y las organizaciones tengan éxito en el cuidado del medio ambiente, requieren contar con personas capacitadas en cada una de las áreas claves: finanzas, operaciones, sistemas y recursos humanos, entre otras. Estas personas deberán ser capaces de identificar y evaluar los problemas y las oportunidades para mejorar la gestión ambiental.

4. Fallas en la comunicación de las políticas ambientales

Las empresas son organizaciones humanas y, por lo tanto, son espacios conversacionales: en algunas ocasiones no se le explica al personal la importancia ni los beneficios de la gestión ambiental; la comunicación debe llegar a la alta dirección, pero también debe fluir a los niveles de menor responsabilidad en la cadena de mando.

Para que exista un ambiente favorable para el cuidado del medio ambiente, se debe garantizar que los empleados se puedan expresar; además, crear un ambiente de confianza es imprescindible para la discusión de los temas ambientales, ya que todas las personas tienen algo que aportar en esta materia.

5. No apoyarse en las tecnologías

Los CEO de algunas empresas tienen dudas sobre el beneficio económico del cuidado del medio ambiente; sin embargo, los avances tecnológicos recientes han demostrado que las innovaciones tecnológicas pueden aumentar la rentabilidad y ayudar a la preservación del medio ambiente. Ejemplo de esto son los sensores inteligentes que evitan el despilfarro en centrales hidroeléctricas y los dispositivos móviles, que ayudan a la gestión logística y contribuyen a evitar la contaminación atmosférica.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER