Gestión estratégica de empresas: herramientas que generan más productividad

Cuando se ejecuta bien, la gestión estratégica se convierte en una herramienta importante en la gestión empresarial de un negocio y de su éxito. Esta implica la implementación de modelos de gestión estratégica, la evaluación de las metas, de la visión y de los objetivos de la organización, así como de sus planes futuros. Interiorizar en profundidad esta estrategia que se construye revisando conceptos internos y externos es crucial para su éxito.

Etapas de la gestión estratégica

Generando alternativas de gestión estratégica: en este paso se busca una serie de alternativas a la luz de los negocios, la industria y la competencia de la empresa. Estas estrategias pueden ser de adquisición o de expansión, centrarse en las competencias básicas, el aumento de la cuota de mercado, etc.

Evaluando las alternativas: en esta etapa, se observan varias estrategias sobre la base de los beneficios que entregan. De igual manera se deben plantear preguntas como:

  1. ¿Mejorará la posición o la cuota de mercado de la empresa?
  2. ¿Aumentará las fortalezas existentes?
  3. ¿Traerá nuevas oportunidades?
  4. ¿Aumentará al máximo el patrimonio de los accionistas?

Selección de la estrategia: la estrategia óptima se selecciona en esta etapa. Es aquí donde entran en juego las herramientas de análisis interno y externo de la empresa.

Cuándo usar el análisis FODA y el análisis PEST

El análisis FODA y el análisis PEST son dos de los métodos de planificación más utilizados en el proceso de la gestión estratégica. A continuación le contamos una breve introducción de ambos métodos.

FODA, cuando se revisa su estructura, simplemente significa analizar 4 puntos básicos:

  • Fortalezas: las ventajas que tiene sobre la competencia en relación con el proyecto.
  • Oportunidades: tendencias externas actuales que están a la espera de ser aprovechadas.
  • Debilidades: las desventajas que tiene internamente en comparación con la competencia.
  • Amenazas: movimientos externos que pueden causar un problema y tener un impacto negativo en su negocio.

Este es uno de los métodos más usados dentro de los tipos de modelos de gestión estratégica. Sin embargo, no basta con ser consciente de las deficiencias y los puntos fuertes de las organizaciones. La gestión estratégica debe cerrar la brecha entre los vacíos de capacidad y las fortalezas de una empresa. Aparte de los recursos internos que debe tener una compañía y de los factores de la industria, existen otros factores macroeconómicos que pueden tener un impacto profundo en el desempeño de una empresa. Un método para descubrir y cuantificar estos factores es el análisis PEST.

Análisis PEST

PEST es un acrónimo de político, económico, social y tecnológico. Es una forma de entender cómo afectan a su negocio las fuerzas externas:

  • Político: los principales temas tratados en esta sección incluyen la estabilidad política, las directrices fiscales, los reglamentos comerciales, las normas de seguridad y las leyes laborales.
  • Económico: esto incluiría factores como la inflación, las tasas de interés, el crecimiento económico, la tasa de desempleo y las políticas arancelarias de su país, y el ciclo económico seguido en el país.
  • Social: con el factor social, una empresa puede analizar el entorno socioeconómico de su mercado a través de elementos como la demografía del cliente, las limitaciones culturales, el estilo de vida y la educación.
  • Tecnológico: estos factores incluyen los avances tecnológicos, el ciclo de vida de las tecnologías y el papel de Internet, entre otros.

Haga que su equipo participe en reuniones de gestión estratégica

Una buena reunión de gestión estratégica organizacional es solo eso: una reunión basada en su estrategia. Este encuentro no debe implicar ninguna discusión sobre las operaciones. Obtener el equipo adecuado es extremadamente importante para el éxito de sus reuniones. Necesita personas que entiendan la organización y que puedan hablar con autoridad y ayudarle a maniobrar. La continuidad en la asistencia también es crítica.

  • Visión: construya una visión clara de cómo será el éxito en el futuro.
  • Prioridades: identifique las prioridades a corto y mediano plazo.
  • Alineación: obtenga alineación y aceptación en torno a la dirección de la estrategia.
  • Identifique los desafíos: hable sobre temas clave a los que se enfrenta el negocio.
  • Dirección: planifique sobre una hoja de ruta clara para el resto de la organización.
  • Comunicación abierta: abra las líneas de comunicación y mejorará el trabajo en equipo.
  • Empoderamiento: delegue en otros las tareas que harán avanzar a la organización.
  • Valores y cultura: usted creará la cultura, los valores y los comportamientos que desea fomentar dentro de su organización.

¿Qué debe tener en cuenta?

Sus objetivos generales no se establecen en piedra. Están abiertos a una reevaluación a medida que las circunstancias se desarrollan con el tiempo. Si ya no son útiles y relevantes, articule nuevas formas de trabajar hacia su misión y visión.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER