Gestión de inventarios: técnicas efectivas que debe conocer

El objetivo central de todo negocio es crear riqueza. Los emprendedores y la sociedad se benefician de negocios rentables. Un aspecto clave para el éxito comercial es la gestión de inventarios: garantizar un flujo óptimo de mercancía para las ventas. Si bien al principio el proceso es sencillo, a medida que el volumen de operaciones crece se hace muy complejo. ¿Cómo puede perjudicar a su negocio una mala gestión de inventarios?

Cuando no se cuenta con un buen sistema de gestión de inventarios, se corre el riesgo de afectar toda la cadena de suministros: desabastecimiento de productos terminados, altos costos de almacenamiento, problemas en la distribución, pérdida de clientes; los errores en la gestión de inventarios pueden provocar grandes pérdidas económicas: el gigante Walmart reportó en el año 2013 pérdidas por 3.000 millones de dólares por mala gestión de inventarios.

En la actualidad existen una gran cantidad de herramientas tecnológicas que ayudan a mantener un control eficiente del nivel de inventario. Es importante entender que no hay un sistema o técnica de inventario que funcione igual para todos los negocios. Cada emprendedor debe decidir, en función de sus necesidades y de la dinámica del mercado, qué técnica le es más conveniente.

5 técnicas efectivas de gestión de inventarios

A continuación presentamos 5 técnicas efectivas para gestionar el inventario.

1. Análisis ABC en la gestión de inventarios

El análisis ABC es una técnica que consiste en clasificar y gestionar el inventario de acuerdo con su rentabilidad. Siguiendo la regla de Pareto, el inventario se divide en 3 clases:

  • Inventario clase A, que representa el 80 % de los ingresos;
  • Inventarios clase B, que representa el 15 %;
  • Inventario clase C, que representa el 5 %.

Dado que el inventario clase A es clave para el éxito de la gestión, se le debe asignar una cantidad de recursos suficiente: inclusive se pueden identificar y clasificar los insumos necesarios para su producción y garantizar un mejor control.

Estas formas de clasificación del inventario tienen como desventajas que requieren recursos sustanciales para mantener su eficiencia: clasificar el inventario de acuerdo con cada clase y reclasificarlos después de los reconteos del ciclo de productos.

2. Just In Time

Una gestión de inventarios eficiente puede ahorrar costos y generar una ventaja competitiva. Esta es la filosofía detrás del método just in time, o justo a tiempo: mantener solo el inventario que se requiere y reabastecer en la medida que se necesita.

El análisis en tiempo real del inventario permite reducir costos e incrementar la productividad. Existen una gran cantidad de softwares basados en la nube que permiten visualizar el inventario real desde cualquier lugar; de esta manera, se hace más eficiente la toma de decisiones.

La desventaja de este método es que una mala programación puede romper con la cadena de suministros y afectar el nivel de servicio. Otra desventaja es que, al adquirirse pocas cantidades de insumos de producción, el precio puede ser mayor.



3. Dropshipping en la gestión de inventarios

El dropshipping es una de las estrategias más frecuentes de gestión de inventarios. Consiste en tramitar la orden de compra de manera directa con el proveedor mayorista, quien se encarga de empaquetar el producto y enviarlo al cliente. De esta forma se elimina el costo que supone tener un stock de inventario.

Gracias al auge del comercio electrónico, se puede contar con un amplio catálogo de productos sin necesidad de inventarios; se elimina el costo de almacenaje y el riesgo de tener productos con poca demanda.

El mayor problema de este método es la pérdida de control del inventario; si no se mantiene actualizado el stock del proveedor, se corre el riesgo de quedar mal con el cliente.

4. Primero en entrar, primero en salir (FIFO)

Es muy usado para la gestión de inventarios de productos con vida útil limitada, como fármacos, químicos y alimentos. Consiste en sacar primero a la venta los productos más antiguos; así se garantiza al cliente un producto de calidad, y se repone el inventario en función de su caducidad.

Una de las ventajas de este método es su simplicidad; vender primero lo que se recibe primero. Su efectividad depende de llevar un buen registro de compra y salida de inventario.

Sin embargo, este método puede no ser conveniente en economías inflacionarias: si sube el precio de los insumos, la venta del stock más antiguo puede afectar la reposición del inventario.



5. Bulk shipments

El método se caracteriza por el envío de productos a granel como: trigo, aceites, combustibles, tornillos, arena y productos similares; lo que facilita la reposición del inventario en los puntos de distribución. Comprar y vender a granel suele ser más económico; sin embargo, su eficiencia dependerá de cuánto tiempo se tenga inmovilizado el dinero con un inventario más alto.

Una desventaja de este sistema de gestión de inventarios es que suele requerir mayor cantidad de mano de obra; o en su defecto, de equipos especializados. Por otro lado, el inventario a granel tiene un mayor riesgo de pérdida y de robo.

Y usted, ¿Qué opina?

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER