Las zonas económicas especiales impactan en el desarrollo económico

Las zonas económicas especiales de exportación (ZEEE) son áreas geográficas ubicadas en ciertos municipios fronterizos, en las que las reglas funcionan de forma especial para favorecer a las empresas que desarrollan en ellas sus actividades. Su propósito es incentivar la producción de bienes y servicios con calidad de exportación

Para el Banco Mundial,  estas «son áreas geográficas delimitadas dentro de las fronteras nacionales de un país donde las reglas de los negocios son diferentes, generalmente más liberales, que aquellas que prevalecen en el territorio nacional».

En el caso de Colombia, las zonas económicas especiales se encuentran establecidas en Ipiales, Valledupar, Cúcuta y Buenaventura. Se han creado con la finalidad de promover la inversión en la producción de bienes y servicios con fines de exportación e incentivar el desarrollo económico.

En Colombia, las zonas económicas especiales se designaron a través de la promulgación de la Ley 677 de 2001 y su reglamentación se hizo mediante el Decreto 1227 del año 2002; con este el Gobierno reguló todo lo concerniente al tratamiento excepcional de los regímenes territoriales.

Beneficios de estas zonas para el desarrollo de la economía colombiana

  • Atraen nueva inversión. El capital extranjero y nacional se ve atraído por los incentivos fiscales y la posibilidad de recibir un tratamiento más flexible en materia tributaria. Además, abre la puerta al comercio exterior, lo que posibilita el crecimiento económico.
  • Generan empleo. Las actividades que se realizan en las zonas económicas especiales generan más plazas de empleos para las regiones en las que operan; en ellas se deben garantizar mejores condiciones laborales en cuanto a seguridad, salud, salarios y beneficios contractuales.
  • Contribuyen al desarrollo económico y social de la región. Los beneficios de operar en las zonas económicas especiales no son solo para las empresas; también favorecen el crecimiento de las regiones, pues consolidan con la sociedad un sistema económico en el cual todos ganan.
  • Aumentan en estándares de calidad de productos y servicios. Como se ha dicho, estas zonas abren la puerta a la inversión extranjera y a un mercado cada vez más exigente. De allí surge la necesidad de mejorar los procesos productivos, obtener buena materia prima y reforzar los controles de calidad; todo esto permite ofrecer bienes y servicios más competitivos.
  • Incentivos fiscales con condiciones como en las zonas francas. El Gobierno busca incentivar el desarrollo de las zonas económicas especiales a través de un tratamiento fiscal más flexible. De esta forma, los impuestos y obligaciones arancelarias son especiales, en comparación con las que deben cumplir las empresas que no operan en dichas áreas.
  • Avances tecnológicos. la inversión en empresas no solo se hace en infraestructura o materia prima, sino también en avances tecnológicos; esta es una ventaja innegable de las zonas económicas especiales, ya que optimizan los procesos productivos y mejoran la competitividad.

Zonas económicas especiales de la mano del avance y el desarrollo de Colombia

Actualmente, Medellín es catalogada como la sede de la cuarta Revolución Industrial en América Latina. Aunque en esta ciudad no hay zonas económicas especiales, los beneficios de que Colombia sea pionero en el Cono Sur en esta nueva corriente se sienten en todo el país. Las empresas ubicadas en ciudades como la capital antioqueña, motivadas por las ventajas que ofrecen estas zonas, apuestan por la inversión en tecnología y la adecuación de nuevos procesos productivos.

En este sentido, las innovaciones y adelantos tecnológicos de estas áreas seguramente no se harán esperar; mientras tanto, en las zonas ya constituidas se han hecho adelantos en materia legal para solucionar los problemas de las regiones en las que se encuentran.

Un ejemplo de ello son las acciones que las empresas ubicadas en Cúcuta han implementado en relación con la situación de desempleo e informalidad producto de la diáspora venezolana. Allí, estas áreas buscan promover la inversión y generar empleos, para ayudar a contrarrestar los niveles de desempleo en la ciudad.

Otros países han replicado la experiencia colombiana en materia de zonas económicas especiales. Tal es el caso de México, que en 2016, con la promulgación de una nueva ley que regulaba la materia, dio un paso significativo para promover el desarrollo del país a través de la creación de las zonas económicas especiales.

Este es un aporte que ha traspasado las fronteras de la geografía colombiana; además, es innegable el impacto positivo que generan en el desarrollo económico del país y la región.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER