¿Cómo aprovechar al máximo los indicadores de producción?

Las formas en las que las empresas se organizan para monitorear si su gestión está siendo exitosa son variadas; para esto deben realizar la medición y el análisis de la productividad empresarial. Medirla correctamente implica utilizar indicadores de producción que permitan valorar el rendimiento y la eficiencia de los procesos. Ellos suelen aplicarse en la llamada Business intelligence, en cualquier tipo de empresa u organización, para dar seguimiento a múltiples renglones de ejecución.

Dentro de este contexto, existen diversos elementos cualificables y cuantificables que deben tenerse en cuenta al medir la productividad de la organización; además, establecer dichos indicadores permite tener una visión conjunta de la organización, lo que repercute en el rendimiento de la empresa.

Lo cierto es que cada tipo de empresa debe seleccionar los indicadores de producción en función de su contexto; sin embargo, existen algunos que son comunes a todas las empresas y de efectividad comprobada, conocidos como KPI (Key Performance Indicators).

Indicadores de productividad KPI cualitativos y cuantitativos 

Indicadores KPI cualitativos

Están vinculados al grado en el cual el producto o servicio satisface las necesidades de los clientes, es decir, al nivel de calidad; quizás la parte más visible de los indicadores de producción cualitativos es que están relacionados con la eficiencia de la productividad y no con la cantidad que se produce.

Como afirman los especialistas, la percepción de los clientes desencadena un efecto multiplicador o de bola de nieve. ¿Sabía que los elementos negativos se comunican ocho veces más que los positivos? Razón de peso para ser considerado como uno de los indicadores de producción de uso generalizado en las empresas. Entre los más utilizados están:

1. Satisfacción del cliente

Por definición, este indicador mide el nivel general de satisfacción que siente el cliente al utilizar un producto o servicio; el resultado obtenido con él muestra qué están diciendo los clientes; generalmente, este aspecto se mide a través de encuestas de satisfacción.

2. Competitividad

En términos empresariales, la competitividad es la capacidad de una organización para mantener o incrementar su participación en el mercado. Deriva de la ventaja competitiva y tiene que ver también con el nivel de adaptación al mercado y la capacidad de innovación y cambio que tenga la empresa.

Indicadores KPI cuantitativos

Están relacionados con el tiempo utilizado para llevar a cabo una tarea y la cantidad representativa del trabajo realizado. Estos indicadores se calculan matemáticamente y son el resultado entre la cantidad de recursos y el tiempo necesario para la producción. Igualmente, se utilizan en la relación entre inversión y número de productos consumados.

A diferencia de los indicadores cualitativos, estos no revelan los atributos del producto o servicio, sino que aportan un valor numérico, el cual se puede calcular sin hacer uso de fórmulas impresionantes. Entre los más utilizados están los siguientes indicadores:

  • Productividad global. Se obtiene dividiendo el total de productos o servicios producidos por el total de mano de obra, insumos y capital utilizado.
  • Productividad laboral. Se calcula dividiendo el total de productos o servicios producidos por el total de horas trabajadas por los empleados.
  • Productividad de la actividad. Se obtiene al dividir el total de  la producción de la actividad por el consumo de la actividad.

5 beneficios concretos que se desprenden de la utilización de los indicadores de productividad

Entre los beneficios que otorga la implementación de los indicadores de productividad en las empresas, se encuentran los siguientes:

  • Saber si la empresa está consiguiendo la rentabilidad adecuada.
  • Hacer control de calidad y de costos.
  • Determinar si los recursos se usaron con eficiencia.
  • Alertar el incumplimiento de metas y objetivos.
  • Comparar la productividad del negocio con la de la competencia.

Estos beneficios suponen que su valor no está en la medición propiamente, sino en las acciones que conllevan una vez analizados para aumentar la productividad. Un aspecto crucial en el análisis es vincular las tendencias, preferencias y opiniones arrojadas por los indicadores de producción cualitativos con la cuantificación de frecuencias en torno al elemento medido. En consecuencia, va a reflejar la eficiencia de los recursos y dará paso a la oportunidad de trazar un camino para maximizar la producción tanto en calidad como en cantidad.

A la hora de escoger los indicadores de producción, no cometa el error de solo considerar las cantidades para medir la productividad y olvidar los indicadores cualitativos. Debe haber un equilibrio entre cantidad y calidad para que con su análisis pueda proporcionar información de valor para la toma de decisiones acertadas.

 

 

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER