Instrumentos financieros: guía para gestionarlos con eficiencia

Los instrumentos financieros son contratos que usan las grandes empresas, los gobiernos, las entidades financieras y las personas para gestionar sus finanzas; por medio de ellos, se crea un vínculo favorable para la empresa y su contraparte. Estos son herramientas que, por ejemplo, pueden ser la evidencia de tener parte del patrimonio de una empresa, como sucede con las acciones, o puede servir como garantes del derecho de una entidad emisora a recibir efectivo, como pasa con los bonos.

Además, los instrumentos financieros ayudan a las grandes empresas a financiar sus operaciones comerciales, por eso es necesaro conocerlos, ya que son herramientas que permiten solventar cualquier problema de liquidez o de financiamiento, en general. Algunos de estos instrumentos son los préstamos, las líneas de crédito, la emisión de acciones y la compra venta de moneda extranjera.

A continuación se presenta una guía básica para conocer qué son y cómo aplicarlos en forma adecuada.

Qué son los instrumentos financieros

De acuerdo con la Asociación Española de Contabilidad y Administración (AECA), un instrumento financiero es cualquier contrato que dé lugar a un activo financiero en una empresa y, de manera simultánea, cree un pasivo financiero o un instrumento de patrimonio en otra.

Los instrumentos financieros permiten a las grandes empresas y a la administración pública gestionar sus posiciones de efectivo; para ello, acuden a los distintos tipos de mercados donde se ofrecen y se negocian instrumentos financieros y materias primas, como el petróleo. Por otra parte, estos elementos pueden representar una deuda para un empresario y, al mismo tiempo, un activo para un inversionista.

Los instrumentos financieros que se usan con mayor frecuencia en las empresas para obtener financiamiento son las líneas de crédito, los préstamos, los bonos y la venta de acciones.

¿Cómo se clasifican los instrumentos financieros?

Existen diversas clasificaciones y tipos de contratos financieros, que se dividen por el tipo de activo o el tipo de forma. Los principales son:

Por la forma

  • Instrumentos de efectivo: Son instrumentos cuyo valor está determinado por el mercado. Por ejemplo, cuentas por cobrar, por pagar, bonos, préstamos y acciones.
  • Instrumentos derivados: Los derivados financieros son contratos cuyo valor depende del rendimiento de otro activo implícito. Entre ellos se encuentran forwards, futuros, opciones, swaps y Exchange Traded Funds (ETF), entre otros.

Por el tipo de activo

  • Instrumentos de deuda: Según Market Business, son aquellos en que la entidad emisora recibe un préstamo de un inversionista, como, por ejemplo, los bonos. En el caso de las deudas, los instrumentos pueden ser a corto plazo (menos de un año) o a largo plazo.
  • Instrumentos de capital: Están basados en fondos propios y reflejan la propiedad de la entidad emisora, como acciones.

Cómo gestionarlos 

El propósito de gestionar los instrumentos financieros es optimizar la gestión financiera, es decir, generar el mayor valor agregado en el manejo del dinero. Para lograrlo es necesario desarrollar una estrategia que tome en cuenta al menos estos tres elementos:

  • Balance entre los distintos instrumentos: La distribución de los instrumentos puede afectar las operaciones de la empresa; por ejemplo, cuando se tienen instrumentos de deudas, ahorro e inversión, hay que garantizar el cumplimiento oportuno de las obligaciones.
  • Monitoreo de los mercados en busca de oportunidades de ahorro e inversión: El mercado financiero cuenta con una amplia gama de instrumentos, como opciones, futuros y permutas financieras. Conocer las opciones del mercado permitirá una tomar decisiones sustentadas en datos.
  • Mover los instrumentos de deudas hacia los de inversión: El financiamiento que se obtiene con la emisión de instrumentos de deuda tiene un costo, el interés. Por lo tanto, en la gestión de los instrumentos financieros, el movimiento debería ser pasar de la deuda a la inversión o al ahorro.

Los instrumentos financieros y las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)

Desde el punto de vista contable, es de vital importancia tener claridad del valor de los activos y pasivos representados en instrumentos financieros: como norma la NIIF 9 establece que dichos instrumentos deben reconocerse a su valor justo de mercado. Con la norma anterior, la NIC 39, los instrumentos debían registrarse al costo inicial de la transacción.

La actual norma de clasificación y reconocimiento de instrumentos implica una mayor volatilidad en los estados de resultados; esto puede ser importante en empresas que tengan un gran portafolio de inversiones en instrumentos de deudas o derivados. Por eso, para obtener el mejor desempeño en la gestión de los instrumentos financieros, es necesario contar con personal profesional y tecnología apropiada.

Déjanos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBASE A NUESTRO NEWSLETTER